Actualizado: 21:35 CET
Miercoles, 13/11/2019

Sanlúcar

Grandioso Jueves Santo en Sanlúcar

Atado y Cautivo por las calles de la ciudad

  • Nuestra Señora de la Amargura
  • Y Cristo expiró en el Barrio Marinero
  • El Silencio reinó en toda Sanlúcar
  • El Señor de Sanlúcar hizo grande la 'Madrugá'

En el Jueves Santo, día del amor fraterno y en el que Cristo instauró la Eucaristía, los cofrades temían lo peor, los pronósticos apuntaban que iba a ser el peor climatológicamente hablando. Tras la decepción del Miércoles Santo en la que ninguna de las dos cofradías pudo realizar su Estación de Penitencia, los sanluqueños miraban al cielo con el miedo metido en el cuerpo. La mañana del Jueves Santo estuvo marcada por la visita de muchos cofrades a las distintas sedes de las cuatro Cofradías que tenían previsto realizar su desfile procesional: las hermandades de la tarde  noche del Jueves Santo y la del Señor de la Madrugada. 

Atado y Cautivo por las calles de Sanlúcar. A las 17:00 tenía programada su salida de la iglesia de Ntra. Sra. de los Desamparados,  la Fervorosa, Humilde y Franciscana Hermandad de Nazarenos de Ntro.  Jesús Cautivo y María Santísima de la Estrella, cofradía que tiene su sede en la pequeña iglesia de los Desamparados, en plaza de san Roque, situada en todo el centro de la ciudad.  En el primero de los pasos contemplamos a Cristo atado, obra del imaginero sevillano Antonio Eslava Rubio y que fue solemnemente bendecida el 6 de febrero de 1949. En la parte musical el paso del Señor estuvo acompañado por la Banda de cornetas y tambores de la Caridad de Santa Marta, de Jerez de la Frontera. El gran cortejo que va acompañando a Ntro. P. Jesús Cautivo visten túnica y antifaz morados y cíngulo franciscano debido a que esta Hermandad ostenta el título de franciscana con Carta de Hermandad otorgado por la Orden Capuchina en 1984. 

Por su parte, la Virgen de la Estrella también es obra del mismo escultor, el carmonense Antonio Eslava Rubio, realizada en 1949. La parte musical corrió a cargo de la Banda de Música Maestro Dueñas, del Puerto de Santa María. El paso de la Señora estrenaba candelabros de cola en plata de ley y es obra de Ramón León.

Sin duda esta Cofradía cuenta con dos fabulosos pasos, ambos dos cada año se va completando, aún más si cabe, con enseres de gran valor tanto artísticos como materialmente; ya en su día el paso de la Virgen estrenó también unos magníficos respiraderos de plata de ley. 

En cuanto a su recorrido procesional podemos destacar su salida, por la dificultad que entraña, debido a las características de la puerta de los Desamparados; su paso por Plaza del Cabildo; el momento sublime de ambos pasos cuando pasan por delante de la iglesia de san Jorge, sede de la Hermandad del Rocío. Todos los años se agolpa numeroso público para ver el encuentro entre las dos advocaciones. El recibimiento de la Junta de Gobierno de la hermandad rociera,  la petalada que se ofrece a la Virgen de la Estrella, el sonido de la marcha Rocío en honor a la Reina de las marismas... constituyendo uno de los momentos cumbre de su recorrido procesional. Una vez acabado ese acto de confraternidad entre ambas hermandades, el cortejo emprende ya  la subida por el Carril de San Diego, camino de la Parroquia Mayor. Ya en el Barrio Alto destacamos su solemnidad por carrera oficial y su estación penitencial en la iglesia  Mayor de la O, su transitar por calle Caballeros y su bajada por Cuesta de Belén, cuando la Hermandad viene ya de regreso hacia su sede canónica.

La Hermandad del Cautivo es una de las que cuentan con mayor número de hermanos y que pone más  nazarenos en la calle. Seña de identidad de esta Cofradía es la gran cantidad de mujeres que van de penitencia tras el paso del Señor, recordando aquel pasaje evangélico del que nos habla el evangelista san Lucas: Lo seguía gran gentío del pueblo y muchas mujeres que se golpeaban el pecho y gritaban lamentándose por él Lc 23, 27-28. 


Era ya eso del mediodía, cuando se oscureció el sol y toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. La cortina del santuario se rasgó por medio. Jesús gritó muy fuerte: -Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu. Y dicho esto, EXPIRÓ Lc 23, 44-47.

En ese momento de la Pasión de Cristo se basa el paso de misterio de la Muy Ilustre, Venerable y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de la Esperanza Coronada. Esta Hermandad radica en la iglesia de san Nicolás y fue erigida canónicamente el día 9 de enero de 1926, por el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Excmo. y Rvmo. Don Eustaquio Ilundáin y Esteban. El paso de misterio de esta Cofradía nos muestra a Cristo en el momento de expirar su espíritu. Es una talla de 1663, perteneciente a la Ilustre Hermandad de Mareantes, bajo la advocación de Cristo de las Aguas, es de autor anónimo y está realizada en madera de cedro policromada y tiene una altura de 1,76 metros. El Cristo de la Expiración es una magnifica obra, tal es así que, junto a la de la Veracruz de Sanlúcar, viene recogida en un libro de la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), entre las mejores 100 tallas de Cristo crucificado de España.

La Virgen de la Esperanza es obra del valenciano Pío Mollar del año 1927. Está realizada en madera de mélix con una altura de 1,30 metros. Es una imagen de candelero para vestir.

Acompañó el paso del Stmo. Cristo de la Expiración la Banda de Cornetas y Tambores del Stmo. Cristo de los Milagros (Estudiantes); detrás del paso de la Esperanza Coronada iba la Asociación Filarmónica Banda de Música Julián Cerdán de nuestra localidad.

Multitudinaria fue su salida y su recorrido por calle Barrameda, donde pudimos contemplar varias petaladas lanzadas por los cofrades al paso de la Señora del Barrio, así como su transitar por las añejas calles como Rubiños, san Salvador, Sargenta con parada especial delante de su grandiosa casa de Hermandad. Emotivo igualmente fue  la llegada de ambos pasos a los pies del monumento dedicado a la Virgen de la Esperanza, situado en el conocido enclave sanluqueño de El Pino. 

Un total acierto el recorrido por esas calles de su barrio a la salida de la hermandad en lugar de como la cofradía la realizaba años atrás, que era cuando iba de regreso a su sede canónica. Debido a este cambio vemos todo un barrio entregado a esta popular y querida Hermandad, una de las más numerosa en cuanto a hermanos y la que más nazarenos pone en la calle. Fuimos testigos in situ, de los largos cortejos tanto del Cristo como el de la Virgen y, sobre todo, del fervor, cariño, entusiasmo y amor con los cuales es recibida por el pueblo esta querida Cofradía.

Al paso de Ntro. P. Jesús del Silencio todo era recogimiento, devoción y silencio, al contemplar a Cristo cargando la pesada cruz camino de su crucifixión. La Hermandad Lasaliana de Ntro. P. Jesús del Silencio y Ntra. Sra. del Amor, con sede en la iglesia de san Francisco, salió a realizar su estación penitencial a las 21:45 de la noche. Era la tercera de las cofradías del Jueves Santo sanluqueño y que hacía su presencia por las calles de Sanlúcar con sus dos pasos en absoluto y riguroso silencio. 

Esta Hermandad fue erigida canónicamente en febrero de 1986, realizando ese mismo año su primera estación de penitencia solo con el paso de Cristo. Desde el año 1992 ostenta el título de Hermandad Lasaliana otorgado por el hermano visitador provincial del distrito de Andalucía. 

La imagen del Cristo data de finales del siglo XVI o principios del XVII, algunos expertos lo atribuyen a la Escuela Granadina de Mena. Por su parte, la Virgen del Amor es una magnifica talla que es atribuida con casi toda seguridad, según el historiador sevillano Fernando Cruz Isidoro, al imaginero Diego Roldan Serrallonga, nieto de Pedro Roldán El Viejo y sobrino de Luisa Roldán La Roldana. Está fechada su ejecución hacia 1752.

Los nazarenos de ambos pasos visten capirote y túnicas de cola de ruán negro, con escudo bordado a la altura del pecho, cinturón ancho de esparto, zapatillas negras de esparto y calcetines negros. La recogida estaba prevista para los 02:00 de la madrugada en un clima de absoluto silencio y meditación.

La Madrugá sanluqueña se vistió de morado, pues es este el color que predomina en el primer paso de esta señorial y antigua cofradía de Ntro. P. Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Amargura. Una cofradía que el pasado año no pudo salir por las inclemencias del tiempo, pero que en esta pasada madrugada llevó a cabo su Estación de Penitencia como única Hermandad en la calle. Salió a las 3 de la madrugada de la Basílica Menor de Ntra. Sra. de la Caridad la que es sin duda una de las hermandades más querida y popular de Sanlúcar. No en vano el Divino Nazareno es la imagen de mayor devoción de cuantas procesionan en Semana Santa.

Jesús Nazareno es una talla completa, en madera de cedro policromada de autor anónimo del XVII. De dulce y serena belleza, destaca sus manos y cabeza de extraordinaria finura. La Hermandad del Nazareno fue fundada entre los años 1572 y 1573 en la antigua ermita de Santiago y san Bartolomé, donde se asentaron los padres agustinos, que posiblemente tuvieron mucho que ver en dicha fundación.

En el segundo de los pasos contemplamos a la Virgen de la Amargura bajo palio  acompañada por san Juan Evangelista, el discípulo amado de Jesús. El quinteto de metales Mirabrás acompañó al Seño durante todo su recorrido y la Banda Municipal de Nuestra Señora del Carmen de Villalba del Alcor iba tras el palio de la Señora. Estrenó el paso del Nazareno la continuación del tallado de la canastilla, que está realizando Antonio Ibáñez, y dos faroles laterales para el mismo.

Jesús Nazareno hace que la Madrugá de Sanlúcar sea una noche mágica, que a su paso, como decía el poeta, se abran las rosas mágicas del alba; que tras sus pasos vaya una larguísima penitencia de mujeres que lo siguen durante todo su recorrido, con sus rezos y peticiones al Varón de Dolores. Sanlúcar y Nazareno, Nazareno y Sanlúcar dos conceptos inseparables. Por eso siempre será: Jesús Nazareno de inmensa bondad, tu amor fue el amparo de la humanidad.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El alcalde entrega el Bastón de Mando de la ciudad al Nazareno
chevron_right
Viernes Santo de ausencias de Veracruz y Angustias en la ciudad