Actualizado: 17:47 CET
Miercoles, 12/12/2018

Andalucía

El PSOE-A de Susana Díaz se desangra por los cuatro costados

Desde 2012 y tras la marcha de Griñán los socialistas han perdido más de medio millón de votos y catorce diputados

  • Susana Díaz presidiendo la reunión de la ejecutiva regional el lunes.
  • Ya no representa ni a un tercio de los andaluces, cuando tuvo la mitad de los votos (1982)
  • Debacle en el medio rural, donde se deja 219.753 votos, y las grandes urbes, con 155.287 menos

El PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra, que se identificó a sí mismo con Andalucía al lograr en su año mágico de 1982 la mayoría absolutísima en las primeras elecciones autonómicas andaluzas con más de la mitad de los votos (el 52,60%) y 66 escaños en el Parlamento regional, cayó doce años después hasta los 45 diputados (la época de la pinza PP-IU), remontó sucesivamente hasta los 61 en 2004 para, a partir de entonces, iniciar un declive (47 en 2012 con Griñán) que Susana Díaz pudo contener manteniendo la cifra de escaños aun perdiendo votos en 2015 pero que ahora ya se desangra por los cuatro costados. En las elecciones del pasado domingo, 2 de diciembre, ha cosechado los peores resultados de su historia en todos los sentidos tras 36 años en el poder y afronta el riesgo cierto de perderlo frente a la mayoría absoluta que suma el bloque de centro-derecha.

Tras cinco años al frente del partido y del gobierno de la Junta de Andalucía, el balance de Susana Díaz es de 518.680 votos perdidos, catorce diputados menos y una representatividad que cae por debajo del psicológico límite del 30%. Con tan sólo un 27,95% de los votos, el PSOE va camino de representar a una cuarta parte de los andaluces, cuando inició la andadura autonómica mereciendo la confianza de más de la mitad.

Cómo ha evolucionado el PSOE desde Griñán a Susana Díaz.

La sangría de votos se produce en todo tipo de municipios, y más aún en los situados en los dos extremos. Contrariamente a lo que podría creerse, es la Andalucía profunda, la de los pueblos con menos de 20.000 habitantes asentados en el medio rural en su inmensa mayoría, la que más fe ha perdido en los socialistas. Entre estos 698 municipios del total de 778 existentes en la comunidad, el PSOE ha perdido 219.753 votos desde que está dirigido por Susana Díaz. Dicho de otro modo, el 42,36% de los sufragios que ya no cuenta el Partido Socialista estaban antes en el grupo de municipios menos poblados de la región. Y de esa cantidad, 176.741 se los ha dejado en las elecciones del pasado domingo.

La segunda gran sangría electoral socialista se produce en las ocho capitales de provincia más los cuatro municipios con una población superior a los 100.000 habitantes (Jerez, Dos Hermanas, Marbella y Algeciras), en los que en el quinquenio de Susana Díaz ha perdido el PSOE el apoyo de 155.287 votantes, prácticamente un tercio del total. Lo peor para el partido del puño y la rosa es que el desplome se ha agudizado en el último trienio: 95.896 votos menos en este conjunto urbano desde las elecciones de 2015 a las de 2018, que Susana Díaz adelantó con un resultado catastrófico y cometiendo un grave error de cálculo.

El partido hasta ahora gobernante ha obtenido una media del 27,95% de votos en el conjunto de Andalucía, pero no la alcanza en ninguno de los doce municipios más poblados de la comunidad. Sólo en su tradicional feudo de Dos Hermanas se aproxima a esos dígitos, con el 27,61%, seguida de Almería (25,32%) y Sevilla capital (25,26%). En el otro extremo se sitúan Cádiz (18,01%), Granada (18,62%) y Córdoba (19,80%). Además, los socialistas no son hegemónicos en siete de las grandes urbes andaluzas: son la tercera fuerza en Cádiz, Granada y Córdoba; y la segunda en Almería, Jaén, Algeciras y Jerez. Mantienen la supremacía en Sevilla, Dos Hermanas, Huelva, Málaga y Marbella.

Evolución de los resultados del PSOE en los últimos comicios autonómicos.

Ciudades de tamaño medio

Las menores pérdidas de votos, si contabilizar 58.039 sirve de consuelo, las registra el PSOE en las ciudades medias, las que tienen entre 50.000 y 100.000 habitantes. Son un grupo de dieciséis entre las que están Utrera, Chiclana, Torremolinos, Linares y Roquetas de Mar. En este conjunto, los socialistas sólo son hegemónicas en cinco (un tercio del total), concretamente en Alcalá de Guadaíra, Utrera, La Línea de la Concepción, Linares y Motril. Son cuartos en El Puerto de Santa María, El Ejido y Roquetas de Mar; terceros en Mijas, Estepona, Benalmádena y Torremolinos; y segundos en San Fernando, Chiclana, Fuengirola y Vélez-Málaga.

Y un dato muy significativo: sólo superan su media regional del 27,95% en Utrera (33,04% de los votos). La peor proporción la obtienen en El Ejido (15,80%), Roquetas (17,35%) y El Puerto de Santa María (18,40%).

Por último, en el poco más de medio centenar de municipios de entre 20.000 y 50.000 habitantes el PSOE se ha dejado en las dos últimas elecciones, con Susana Díaz al frente, 85.601 votos, que suponen el 16,50% de todos los perdidos en los últimos cinco años. De esta cifra, la inmensa mayoría (76.554) han sido en las elecciones del 2 de diciembre.

A este grupo de municipios pertenecen Ayamonte, Moguer, Écija, Camas, Carmona, Barbate, Los Barrios, Cabra, Baena, Puente Genil, Armilla, Ronda, Nerja, Adra, Úbeda, Martos...Los socialistas mantienen la hegemonía en 39 de ellos, la inmensa mayoría, y obtienen los peores resultados en Conil (son la cuarta fuerza política); Rota, Alhaurín de la Torre y Rincón de la Victoria (son la tercera).

En este conjunto de municipios superan su promedio regional en 27 de ellos (casi la mitad del total), por lo que dentro del pésimo resultado general obtenido en el último quinquenio, podrían constituir la base desde la que empezar a recuperar el mucho terreno perdido.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Utilizan las arquetas de las alcantarillas para robar en el centro
chevron_right
Una veintena de multas por arrojar basura