Actualizado: 18:06 CET
Sábado, 15/12/2018

Deportes

Fernando Alonso brilla a pies del Monte Fuji

El español Fernando Alonso, líder del Mundial de Resistencia (WEC) junto a Buemi y Nakajima (Toyota Gazoo Racing), inicia un gran fin de semana

  • Fernando Alonso en Japón.

El español Fernando Alonso, líder del Mundial de Resistencia (WEC) junto al suizo Sebastien Buemi y al japonés Kazuki Nakajima (Toyota Gazoo Racing), brilló en la jornada de ensayos para las Seis Horas de Fuji, la cuarta prueba del campeonato, en una jornada marcada por largas interrupciones para intentar arreglar los bordillos de una de las curvas del circuito.

El doble campeón del mundo asturiano de Fórmula Uno (2005 y 2006, con Renault), que había ganado junto a Buemi y Nakajima las primeras dos pruebas del campeonato -las Seis Horas de Spa-Francorchamps (Bélgica) y las prestigiosas 24 Horas de Le Mans (Francia)-, antes de ser descalificado tras vencer en las Seis Horas de Silverstone (Inglaterra); inició muy bien un fin de semana en el que aspiran, en el circuito propiedad de Toyota, a reforzar su liderato con una nueva victoria en el WEC (siglas inglesas del certamen).

Alonso marcó la vuelta rápida de la jornada con su TS050 Hybrid durante el segundo entrenamiento libre, en el que cubrió los 4.563 metros de la pista situada a pies del Monte Fuji, el pico más alto de Japón (3.776 metros), en un minuto, 23 segundos y 973 milésimas, un segundo y 95 milésimas menos que el tiempo del otro Toyota, que pilotan el japonés Kamui Kobayashi, el inglés Mike Conway y el argentino José María 'Pechito' López.

Un equipo que, asimismo por irregularidades en el fondo plano de su vehículo, también quedó descalificado en Silverstone, donde acabó segundo una prueba cuya victoria le fue concedida finalmente al Rebellion Racing del estadounidense Gustavo Menezes, el suizo Mathias Beche y el francés Thomas Laurent.

Tras ser declarado vencedor en Inglaterra, el Rebellion le arrebató el segundo puesto en la general del campeonato a Kobayashi, Conway y 'Pechito', que también habían secundado al equipo de Alonso en las dos primeras carreras del campeonato.

El Rebellion se quedó a un segundo y 724 milésimas del mejor crono del día de Alonso, en el mítico circuito a pies del volcán de ese nombre, que se inauguró en 1965 y que albergó, en 1976, la primera carrera de Fórmula Uno disputada en Japón. Una carrera que decidió, bajó el diluvio y de forma dramática, el Mundial de ese año en favor del inglés James Hunt y en detrimento del gravísimamente accidentado -sólo un par de meses antes- austriaco Niki Lauda.

Que mantuvieron ese año, tal y como reflejó fielmente la película 'Rush' una dura pugna deportiva que no debería repetirse este fin de semana en una prueba en la que, en teoría, los Toyota partirán de nuevo como claros favoritos.

A pesar de las limitaciones que les ha impuesto el WEC -las "equivalencias de tecnología" (EoT)- para que se reduzca la diferencia de prestaciones entre los dominantes TS050 y el resto de LMP1, de escuderías privadas y con motorizaciones no híbridas.

De tal forma, los dos Toyota TS050 Hybrid de Alonso y del argentino 'Pechito' López han tenido que aumentar su peso mínimo hasta los 904 kilos -26 más que en Silverstone- para afrontar las Seis Horas de Fuji. Una pista en la que Alonso logró, en 2008, una de sus 32 victorias en F1 y la segunda -después de la lograda dos años antes- en un Gran Premio de Japón.

Y en la que en el segundo entrenamiento mejoró la vuelta rápida de su compañero Buemi, que había girado en un minuto, 25 segundos y 847 milésimas 47 con el coche 8, en el primer ensayo. Parado durante casi media hora, con bandera roja, para arreglar los 'pianos' disuasorios interiores que se habían levantado en una de las curvas. Que, después de dos nuevas interrupciones (de casi una hora, en total) en el segundo entrenamiento, acabaron siendo retirados.

"Con todas estas banderas rojas y amarillas que hemos tenido, hemos podido rodas bastante menos tiempo que el que queríamos. Pero ha sido un día positivo y estoy contento con el coche", explicó Alonso tras volver a brillar en un campeonato en el que, según había comentado a Efe el jueves en Fuji, no es más feliz, pero en el que lucha "por victorias, por 'poles' y por el campeonato".

"Esperemos tener mañana otra jornada sin problemas", explicó el astro astur tras la primera jornada de ensayos, que se completará este sábado con el tercer y último entrenamiento libre, horas antes de la sesión de calificación que ordenará la parrilla de salida de la carrera dominical. En la que Alonso y sus compañeros buscarán la cuarta 'pole' de la temporada para Toyota.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai
chevron_left
El alcalde presenta la mejora integral de la zona de La Dehesilla
chevron_right
Sanlúcar, en alerta ante los posibles efectos de 'Leslie'