Sanlúcar

La Cocina Solidaria de Bonanza clausura un nuevo taller que ha formado a diez personas

La idea es formar a los participantes en conocimientos sobre cocina y mejorando su inserción laboral

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

En un emotivo acto que ha contado con la destacada presencia de autoridades locales y representantes de Cáritas Diocesana, la Cocina Solidaria Nuestra Señora del Carmen de Bonanza celebró la clausura de su novena edición de formación.

Diez participantes, provenientes de familias asistidas por las Cáritas parroquiales de Sanlúcar, concluyeron con éxito el curso, adquiriendo conocimientos fundamentales sobre cocina y fortaleciendo sus perspectivas de inserción laboral.

El evento ha contado con la asistencia de Víctor Mora, primer teniente de alcaldesa de Sanlúcar; Juan Pérez y Mila Díaz, director y coordinadora general de Cáritas Diocesana, respectivamente; y Regina Arocha, coordinadora de la Cocina Solidaria. Todos ellos compartieron este momento especial junto a los participantes y voluntarios del proyecto.

Durante la jornada de clausura, los graduados han recibido con orgullo los diplomas que certifican su exitosa culminación del periodo formativo. Este curso no sólo ha proporcionado conocimientos especializados en cocina, sino que también ha abordado temas cruciales como nutrición y dietética, habilidades sociales, manipulación de alimentos y riesgos laborales.

La clausura de este noveno curso ha estado cargada de emoción en los testimonios de las alumnas, quienes han destacado, además de su agradecimiento por tener la posibilidad de formarse y encontrar una actividad con la que tener un futuro, el respaldo y apoyo que han encontrado en la Cocina Solidaria de Cáritas en Bonanza. “Hemos aprendido lo más grande del mundo, en querernos todas, en respetarnos, en asimilar nuestras virtudes y nuestros defectos y en asimilar que después de Cáritas hay una vida, y mejor, porque Cáritas nos ha enseñado a ser mejores personas, a querernos más, a valorar un simple pedazo de pan, que antes te sobraba y lo dejabas en la mesa. Ahora lo recoges y con este hago yo una sopa de tomate como me ha enseñado María José”.

El primer teniente de alcaldesa y delegado del Área de Promoción de la Ciudad, Víctor Mora, ha acudido a la invitación de la Cocina Solidaria para la clausura de este curso de formación y ha puesto en valor la labor desarrollada por la entidad, motivo por el que este año, desde el Ayuntamiento de Sanlúcar se tuvo a bien concederle la máxima distinción de la ciudad, la Insignia de Oro, como reconocimiento a la labor que vienen realizando desde 2018. “He tenido la oportunidad de ser 10 años alcalde y ver nacer la cocina, ver nacer esa idea que nos trasladaban de cómo se podía, a través de los voluntarios y voluntarias, ayudar a las familias que tienen un problema, que a veces nos creemos que son problemas estructurales pero a todos nos puede pasar en un momento de nuestra vida, y ahí buscamos a quién nos pueda ayudar. Ese trabajo que hace Cáritas es, no de agradecer, sino que desde la Administración tenemos que estar continuamente colaborando con ellos porque se ayuda a ciudadanos y ciudadanos de Sanlúcar, a los que a la Administración puede llegar, pero cuantos más seamos, mejor”.

El primer teniente de alcaldesa ha querido destacar la labor altruista de los voluntarios que componen Cáritas, casi una treintena de personas, que colaboran en formar a personas que tengan posibilidades de futuro, además de compartir el día a día y formar una familia en la Cocina Solidaria. En esta línea, y en cuanto a la formación del alumnado, Víctor Mora ha resaltado cómo tras este año de Sanlúcar como Capital Española de la Gastronomía se ha conseguido que los bares y restaurantes de la ciudad acudan a la Cocina Solidaria demandando profesionales para incluir en sus plantillas. “En mis responsabilidades como alcalde, pero mientras que esté en un Gobierno y después como ciudadano de a pie, podéis seguir siempre contando conmigo porque sé de verdad lo que hacéis y eso no tiene precio y es de agradecer”, ha concluido.

La Cocina Solidaria de Bonanza, inaugurada en 2018 como una iniciativa pionera en Sanlúcar, se destaca por su enfoque innovador, alejándose del modelo asistencialista de comedor social. Su misión es dignificar a las personas, fomentar la autonomía y hacerlas partícipes del proceso de elaboración y manipulación de los alimentos, contribuyendo así a su desarrollo integral.

Este proyecto, orientado hacia la reinserción laboral de los participantes, ha contado con el apoyo crucial del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, cuya colaboración ha sido fundamental para el sostenimiento de la Cocina Solidaria. Cáritas Diocesana expresa su sincero agradecimiento a todas las personas voluntarias, empresas y entidades que han contribuido al éxito continuado de este proyecto promocional.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN