Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 13/08/2022  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sanlúcar

Las Cofradías de Pescadores barajan parar por la subida del gasóleo

Trasladan la necesidad de que se adopten ayudas directas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Tres barcos regresando al Puerto Pesquero de Bonanza
  • La Federación Nacional de Cofradías pide medidas que garanticen la supervivencia del sector
  • Ha solicitado una reunión con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas
  • Piden medidas razonables sobre la mesa

El patrón mayor de Burela (Lugo) ha incidido en que las embarcaciones pesqueras no pueden seguir soportando un precio superior a un euro el litro de gasóleo, en el que se incluye la bonificación de 20 céntimos que el Ejecutivo ha extendido este pasado sábado hasta final de año.

La Federación de Cofradías de Pescadores ha solicitado una reunión con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, para trasladar la necesidad de que se adopten ayudas directas al gasóleo y así garantizar la viabilidad de las embarcaciones pesqueras. La solicitud fue acordada en la asamblea general de la federación, cuyo presidente, Basilio Otero, ha trasladado que el paquete de medidas aprobado en el Consejo de Ministros extraordinario “no sirven” para el sector, que precisa líneas “sostenidas” al precio del litro del gasóleo.

En declaraciones a Europa Press, el también patrón mayor de Burela (Lugo) ha incidido en que las embarcaciones pesqueras no pueden seguir soportando un precio superior a un euro el litro de gasóleo, en el que se incluye la bonificación de 20 céntimos que el Ejecutivo ha extendido hasta final de año.

La celebración de una reunión con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas es solicitada por la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP) para poner sobre la mesa la “inviabilidad del sector al día de hoy” debido al encarecimiento del gasoil. Basilio Otero, patrón mayor del pósito de Burel informó que asistirían el propio ministro (o, en su defecto, la secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz), el propio Otero, el vicepresidente de la FNCP y los presidentes de las distintas federaciones autonómicas. ¿Fechas? Lo antes posible: “Esta semana mejor que la que viene y la que viene mejor que dentro de dos”. Otero lo cifra en 70 céntimos, pero el presidente de la Cooperativa de Armadores del Puerto de Vigo (ARVI), Javier Touza, lo situaba hace solo unos días en los 60 céntimos. Sea como fuere, el litro de gasoil está ya por encima del euro. “Es inasumible”, protesta Otero. También Opromar, asociación de armadores de altura, también mantiene la posibilidad de iniciar un paro. En este sentido, ha remarcado que “la viabilidad” para el sector está en precios inferiores a los 70 céntimos por litro de gasóleo y que así lo defenderán ante el ministro Planas, al que dan dos semanas de plazo para recibirlos. “Necesitamos soluciones inmediatas que sean directas al gasoil”, ha remarcado Basilio Otero, que ha subrayado la necesidad de que el Gobierno atienda sus demandas de manera “urgente”.

La pesca no puede permitirse esperar en un contexto en el que el precio de los carburantes está ya por encima del coste máximo con el que resulta rentable salir a faenar. “El ministro tendrá que poner sobre la mesa las medidas necesarias” para hacer que el sector sea rentable, toda vez que las que se han tomado hasta ahora “son insuficientes”, valora el presidente de las cofradías españolas.

Pone como ejemplo el descuento de 20 céntimos al litro de combustible, que entró en vigor el pasado 1 de abril: “Aquel día, el gasoil estaba a 60-65 céntimos; hoy está en un euro o más”. Si esta rebaja ya se la ha comido la inflación, ¿qué medidas consideran las cofradías que contribuirían a salir del bache? Otero entiende que lo que hace falta son “ayudas directas al sector, ya sea poniendo un tope al precio del combustible, como se hizo con el gas, o con descuentos directos”.

Pero esto plantea también un problema derivado, ya que, ante la mala situación económica que viene arrastrando la pesca por el encarecimiento de los combustibles en los últimos meses, las empresas están económicamente en mínimos. En este contexto, señala Otero, estas compañías van a priorizar el pago a los trabajadores frente al pago a la Seguridad Social y, si una empresa no está al día con las arcas públicas, eso la elimina como candidata para acceder a ayudas de carácter público como las que ahora pide el sector. Sí se conoce que el desenfrenado encarecimiento del gasóleo, ha producido cierre de empresas en distintos puntos del Mediterráneo español. La flota del Cantábrico y Noroeste se encuentra participando en la costera de bonito contrayendo importantes gastos en el gasoil.

La Federación Nacional de Cofradías de Pescadores no es la única que teme por la viabilidad del sector pesquero. En un informe reciente, la Comisión Europea alertaba de que, “si los precios de la energía se mantienen en este nivel, la flota pesquera de la UE-27 perdería globalmente 300 millones de euros de beneficio operativo en 2022”. En casos como Galicia que representa el 10% del sector a escala comunitaria, el resultado de esta autonomía es que perdería 30 millones de euros solo este año.

Pero las alarmas de la Comisión Europea no se quedaban ahí. El organismo presidido por Ursula von der Leyen advertía de que “alrededor del 40% de la flota de pequeña escala, el 66% de la flota de gran escala y el 87% de la flota de aguas lejanas no serían rentables si los precios de la energía se mantienen en este nivel durante el resto de 2022”.

TE RECOMENDAMOS