Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 26/05/2022  

Acento andaluz

La frivolización de la pandemia

No doy crédito a las irresponsables declaraciones que hemos debido escuchar esta semana por altísimos dirigentes políticos. Primero fue el presidente...

Publicado: 16/01/2022 ·
23:48
· Actualizado: 16/01/2022 · 23:48
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • UCI de un hospital.
Autor

Fernando Pérez Monguió

Presentador de 'Acento Andaluz' en 7 Televisión y jefe de informativos de la Cadena SER Andalucía

Acento andaluz

Fernando Pérez Monguió analiza en este espacio la actualidad andaluza, con fibra progresista y corazón social

VISITAR BLOG

No doy crédito a las irresponsables declaraciones que hemos debido escuchar esta semana por altísimos dirigentes políticos. Primero fue el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando planteó evaluar la Covid como una gripe. Enseguida saltaron como un resorte los profesionales sanitarios advirtiéndole del riesgo que acarrea gripalizar una pandemia que está haciendo estragos en esta sexta ola y que sigue intoxicándolo todo o casi todo en nuestras vidas. Luego el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, anticipó que a finales de enero esta nueva oleada caerá en picado en Andalucía.


Declaraciones ambas que no ayudan a concienciar a la ciudadanía de que todavía millones de españoles y andaluces se van a contagiar, decenas de miles acabarán ingresados en las plantas de los hospitales o, lo que es peor, encamados en las UCIs debido a su gravedad, y que miles y centenares fallecerán por el maldito virus.


No puedo entender que se minusvalore la devastación de la variante Ómicron reconociendo la obviedad de que es la cepa más contagiosa, pero añadiendo, a renglón seguido, que no tiene la virulencia de las anteriores: “Que si es una gripe leve, un catarro pasajero o un simple resfriado (…) y que sólo afecta a personas vulnerables”, he escuchado a dirigentes políticos de todos los colores, cuando sin ir más lejos, una media de 30 andaluces han perdido la vida a diario por el coronavirus esta última semana.


Siempre he tenido una empatía extraordinaria con los poderes públicos en situaciones trágicas, como la que nos devasta desde hace más de dos años. Tiendo a ser condescendiente con los errores de las distintas administraciones o dirigentes en tesituras tan adversas, porque deben tomar decisiones muy difíciles, en ocasiones sin las certidumbres de la experiencia pasada y las evidencias científicas. Sin embargo, lo que no debemos consentir los ciudadanos es la frivolización o naturalización de la tragedia con tal de vender un escenario idílico a una ciudadanía ávida de recibir buenas noticias después de volver a la pesadilla de la que creía haber despertado con la vacunación masiva.


La sociedad española y andaluza es lo suficientemente adulta para que le digan la verdad con todas sus consecuencias, pero no que la alimenten con finales épicos de victorias sobre el virus que están lejos de constatarse y que pueden provocar una relajación en las normas y en la responsabilidad colectiva por culpa de la relajación verbal de quienes nos gobiernan.  

TE RECOMENDAMOS