Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 13/05/2021

San Fernando

Nerviosismo y quejas en la primera jornada de vacunación en el Pabellón Enrique Márquez

Tardanza en la llegada de las vacunas, problemas de comunicación y los retrasos consecuentes levantaron quejas hasta que se normalizó la vacunación.

Publicidad AiPublicidad Ai

Cautelosa y alborotada. Así se podría definir la primera jornada de vacunación realizada en el Pabellón Deportivo Enrique Márquez. A las 10.00 horas estuvieron citadas casi un centenar de vecinos que, por orden de agenda, recibieron la dosis correspondida. En el acto estuvieron presentes la concejala de la Mujer, Virginia Barrero y tercer teniente de Alcaldía, Antonio Rojas.

Muchas de las personas que se presentaron a la jornada recibieron su segunda dosis. Como Alfonso Pérez, vecino isleño de 81 años, que estrenó la vacunación en el pabellón con la dosis de Pfizer después de recibir una primera con la vacuna de AstraZeneca. Otra vecina de la ciudad, Josefa Torrejón, también recibió su segunda inyección, al igual que varios familiares suyos: “En mi familia, gracias a Dios, estamos casi todos vacunados ya”.

No obstante, el inicio ya tuvo algunos contratiempos. La jornada no arrancó pasados 40 minutos debido al retraso de la entrega de las vacunas y a unos fallos técnicos con los ordenadores de registro. Esto provocó el malestar de muchos vecinos que con el paso de los minutos comenzaron a impacientarse por la falta de control. “Llevo esperando desde las nueve de la mañana y aun no me han llamado”, exclamaba una vecina que, según ella, debería de haberse vacunado de las primeras.

Otro problema con el que se encontraron los vecinos y sanitarios fue la comunicación. Al exclamar los nombres de los citados a vacunarse, el eco del pabellón impedía comprender bien la llamada de los sanitarios, lo cual provocó el desconcierto de los vecinos. Para ello se recurrió a colocar un altavoz para que se pudiera entender mejor el reclamo de los sanitarios.

El retraso generado por estos contratiempos no calmó los nervios ya presentes en muchas de las personas que estaban esperando su dosis. A pesar de que tanto Virginia Barrero como Antonio Rojas colaboraron en todo momento tanto con los citados como con los sanitarios para agilizar el proceso y que se llevase a cabo con total normalidad, algunos vecinos quisieron expresarles sus quejas por las molestias.

A pesar de lo ocurrido, la tranquilidad se apoderó del ambiente y todos los citados a la jornada pudieron recibir su correspondiente dosis. A partir de hoy, las jornadas de vacunación se realizarán en este mismo escenario, aunque algunos vecinos podrían recibir la llamada para vacunarse en el ambulatorio de Tomás Del Valle.

COMENTARIOS