Actualizado: 18:53 CET
Jueves, 06/08/2020

San Fernando

Los padres están contra las medidas de escolarización de la Junta

La Federación de AMPA de San Fernando recreó en el Parque Almirante un aula para demostrar que es imposible mantener las distancias de seguridad.

  • Las AMPA demostraron que en un aula no se pueden guardar las distancias.

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Flampa) de San Fernando se manifestó este jueves en el Parque Hermanos Laulhé con representación de las asociaciones de la ciudad para mostrarsu rechazo a las medidas que quiere adoptar la Junta de Andalucía en lo referente al protocolo a seguir de seguridad frente al Covid 19 en la vuelta a las aulas el próximo septiembre.

En el parque recrearon un aula para demostrar que es imposible mantener las distancias de seguridad.

La concentración se realizaba el mismo día que llegaban nuevas noticias sobre la transmisión de la Covid-19 a través de los niños, unos estudios preocupantes sobre la afectación para los propios niños y sus familiares como trasmisores de la enfermedad.

Los niños menores de cinco años con síntomas leves o moderados de COVID-19 podrían transmitir el virus "tanto como otros grupos de edad", según un estudio que publica la revista Jama, de la asociación médica americana.

El equipo de científicos vio que "los niños menores de cinco años con COVID-19 tienen una carga viral más alta que los más mayores y los adultos, lo que puede sugerir una mayor transmisión, como vemos con el virus sincitial respiratorio", explicó el investigador principal, Taylor Heald-Sargent.

Además, considero que "esto tiene importantes implicaciones de salud pública, especialmente durante los debates sobre la seguridad de reabrir los colegios y las guarderías".


El estudio "no fue diseñado para probar que los niños más pequeños propagan COVID-19 tanto como los adultos, pero es una posibilidad", agregó Heald-Sargent, del Hospital infantil Ann & Robert H. Lurie de Chicago (Estados Unidos)

Sin embargo, consideró que hay que tenerlo en cuenta "en los esfuerzos para reducir la transmisión mientras seguimos aprendiendo más sobre este virus".

El equipo analizó 145 pacientes con COVID-19 de leve a moderada en la primera semana de aparición de los síntomas y comparó la carga viral en tres grupos de edad, menores de 5 años, niños de 5 a 17 años y adultos entre 18 y 65 años.

Los niños menores de 5 años con COVID-19 leve a moderado tienen "niveles mucho más altos de material genético para el virus en la nariz en comparación con los niños mayores y los adultos", agrega el estudio.

Además, apunta que es posible que la capacidad de los niños más pequeños para propagar la COVID-19 "no se haya reconocido lo suficiente", dado el cierre rápido y mantenido en el tiempo de escuelas y guarderías durante a pandemia.

Denuncia sindical

Por otra parte, durante la mesa sectorial del día 28 de julio USTEA exigió una explicación acerca de por qué, un año más, se han planificado aulas con un número de alumnos que supera el máximo legal establecido por la norma. La propia viceconsejera de Educación reconoció esta realidad pero sin adquirir ningún compromiso de poner fin a la misma de forma inmediata, ni siquiera en el contexto actual de pandemia.

USTEA lleva denunciando una situación que es "del todo inadmisible: la administración andaluza incumple la legalidad de manera deliberada al planificar la educación en base a una ratio que supera la máxima legal. Esta situación no es nueva y, tristemente, la Junta de Andalucía va a permitir que siga existiendo durante el próximo curso 2020/21".

Hasta la fecha y ante las continuas exigencias de USTEA al propio consejero, Javier Imbroda, para que pusiese fin a esta flagrante ilegalidad, "hemos recibido la mentira por respuesta". "Continuamente se ha negado la mayor y hemos tenido que soportar como se cacareaba la inexistencia de esta situación en nuestras aulas, a pesar de que cientos de docentes la sufren y padecen día a día. Pero precisamente por ello, no deja de ser sorprendente lo ocurrido en la pasada mesa sectorial del 28 de julio. María del Carmen Castillo, Viceconsejera de Educación, reconoció abiertamente que se han planificado aulas con un número superior al establecido por la norma".

Desde USTEA entienden que que es de una "enorme gravedad" que, desde los máximos responsables de la educación en nuestra comunidad se incumpla la norma de esta forma tan descarada, más aún en un aspecto tan significativo como la ratio. El año pasado, desde este sindicato, se denunció judicialmente esta situación, que se detectó en más de 700 aulas de toda la geografía andaluza, pero lo que el año pasado era únicamente ilegal, este años constituye un ejercicio mayúsculo de irresponsabilidad porque atenta contra la salud de la comunidad educativa al dificultar o impedir el cumplimiento del distanciamiento social necesario para reducir el riesgo de contagio del coronavirus. Resulta evidente que un descenso significativo de la ratio es más necesario que nunca en las actuales circunstancias, sin embargo, "lo que nos encontramos es que en los meses de junio y julio los servicios de planificación de las delegaciones territoriales han diseñado grupos masificados ilegalmente, por encima de 25, 30 y 35 en infantil y primaria, secundaria y bachillerato respectivamente". 

Además, la cuestión de la ratio no constituye solamente una exigencia desde el punto de vista sanitario, sino que, este años más que nunca, es imprescindible para poder actuar y mitigar todos los efectos perjudiciales para los procesos de enseñanza y los desfases curriculares que la interrupción de la docencia presencial durante más de un trimestre del curso 2019/20 han provocado, especialmente en el alumnado que precisa medidas de atención a la diversidad.

En consecuencia, no podemos más que concluir que la administración educativa de nuestra comunidad muestra un importante desprecio hacia la comunidad educativa y sus necesidades reales, poniendo en entredicho la seguridad de la educación presencial y no poniendo los medios necesario para que nadie se quede atrás como consecuencia de la pandemia que venimos sufriendo.

Desde USTEA seguiremos exigiendo un descenso de la ratio y denunciando la ilegalidad que actualmente se está cometiendo, por lo que pedimos la colaboración de todo el profesorado y de las directivas de los centros para que nos ayuden a detectar aulas con ratio ilegal y de esta forma poder reclamar y exigir el cumplimiento de la norma.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
El PP cree posible que el Gobierno incumpla la Ley de Protección de Datos
chevron_right
El Ayuntamiento propicia un acuerdo de la Armada con el San Fernando CD