Actualizado: 17:57 CET
Martes, 25/06/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

En román paladino

Cruz y Batet

Publicado: 21/05/2019 ·
23:02
Actualizado: 21/05/2019 · 23:02

En las formas se busca un protagonismo que no dieron las urnas

Los nuevos presidentes del Senado y el Congreso -Cruz y Batet- antes de comenzar su mandato ya han sido descalificados por los que creen tener  la patente, el ADN, el santo y seña y la marca registrada de España y la Constitución no se sabe dónde. Pero tenerlo, creen tenerlo. Por eso es pertinente contestarles con las mismas palabras que el propio filósofo y presidente del Senado escribió hace poco: “Nadie violenta más la Constitución, nadie le hace más daño, que quien intenta utilizarla en su provecho, quien cree que se puede instrumentalizar con fines partidistas en el combate político”. La Constitución Española es una pieza fundamental de liberalismo democrático y social porque se hizo tras cuarenta años de dictadura. Los constituyentes vinieron  vacunados contra la intolerancia y sabedores  –recordando la Guerra Civil que asoló nuestro país- de que  el diálogo era el único camino para salir de lo que parecía una maldición histórica, tras las dos repúblicas, las constituciones que duraban meses, los exilios –por turnos- de monárquicos y de liberales,  la dictablanda de Primo de Rivera y la dictadura de Franco.

Quién  haya visto a  Pasionaria, Alberti,  Fraga o Blas Piñar no matarse en las primeras Cortes del 77 no podría –cuarenta y dos años más tarde – extrañarse  de que Junqueras, Pedro Sánchez, Casado, Rivera o Abascal se saludaran civilizadamente. No ha sido el caso de Casado y Rivera. La diferencia es que ahora hay una Constitución en vigor y –rememorando a Cicerón- todos somos esclavos de la Ley Fundamental.  No es una línea roja, es la condición de la convivencia.

Popper dixit: “Hemos de estar orgullosos de no tener una idea, sino muchas, buenas y malas; de que no tenemos una  creencia única, ni tampoco una sola religión, sino muchas: unas buenas y otras malas”.  Por eso existen los parlamentos para encontrar el mínimo, o el máximo, común denominador para dirimir, no con la sangre – como en el Antiguo Régimen o en las dictaduras-  sino con el diálogo y la discusión,  los problemas de los ciudadanos. Los detalles  cuasi folclóricos en algunos juramentos o las pillerías en la colocación en los asientos, los pateos a las promesas o juramentos y otras hierbas son formas de querer obtener un protagonismo que no les dieron las urnas. Flor de un día. Luego,  como el niño de Bescansa, irán a la guardería.

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Rafael Román

Rafael Román es profesor universitario, miembro del PSOE, exconsejero de Cultura y expresidente de la Diputación de Cádiz

En román paladino

El autor aborda en su espacio todos los aspectos de la actualidad política tanto de España, Andalucía y la provincia de Cádiz.

VISITAR BLOG
Publicado: 21/05/2019 ·
23:02
Actualizado: 21/05/2019 · 23:02
Publicidad AiPublicidad Ai
Andaluca InformacinPublicidad Ai
chevron_left
Zoido reclama el "voto unido" en San Fernando para José Loaiza
chevron_right
La isleña María Jesús Castro jura su cargo como senadora en Madrid