Actualizado: 15:21 CET
Jueves, 20/06/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Sábado Santo de Soledad y Santo Entierro en Sevilla

Bajo un cielo plomizo, que sólo amenaza lluvia, Sevilla ha podido tener su Sábado Santo tras frustrar el agua la jornada de ayer

Sevilla amanecía este sábado bajo un cielo plomizo y se mantenía a lo largo de la tarde, permitiendo que, tras la frustración por las lluvias del viernes, el Sábado Santo hicieran la estación de penitencia las cofradías que así lo tenían previsto.

Así, puntual, sin alcanzar siquiera la una de la tarde, la parroquia de San Diego de Alcalá abría sus puertas para que comenzara su estación de penitencia la Hermandad del Sol, que iniciaba su recorrido casi en soledad hasta que llegaba a carrera oficial, abriendo ya a las seis de la tarde la penúltima jornada de la Semana Santa de Sevilla.

Los Servitas, con su impresionante misterio y su hermosa María Santísima de la Soledad, era la siguiente cofradía en salir en este Sábado Santo, partiendo de la céntrica capilla de Nuestra Señora de los Dolores.

Sin solución de continuidad, era La Trinidad la que tomaba el relevo en carrera oficial. De sus tres pasos, que habían partido unas tres horas antes del santuario de María Auxiliadora, destaca el Santísimo Cristo de las Cinco Llagas, de Luis Álvarez Duarte, mientras Nuestra Señora de la Esperanza de La Trinidad es de Juan de Astorga.

Tras esta cofradía, la sobriedad del Santo Entierro, en especial el Cristo en la Urna, cuya imagen del Santo Entierro de Nuestro Señor Jesucristo está atribuida a Juan de Mesa, mientras la talla de la alegoría del Triunfo de la Santa Cruz, que abre el cortejo, es anónima del siglo XVII.


El impresionante paso de María Santísima en su soledad, talla anónima del siglo XVI, en silencio y sin música, cerraba un Sábado Santo que, pese a las nubes, ha podido completarse.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Andaluca Informacin
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La Policía detiene a los autores de robos con intimidación a menores
chevron_right
Abellán defiende la libertad del ciudadano de acudir o no a los toros