Actualizado: 02:08 CET
Lunes, 17/06/2019
Publicidad Ai
Publicidad Ai

San Fernando Cofrade

Un Lunes de Oro al que solo las rachas de Poniente restaron brillantez

Las tres cofradías procesionaron con calles repletas de público y recogidas centradas en las plazas de la Iglesia y de la Pastora.

Cargando el reproductor....

San Fernando Siempre el Lunes Santo fue uno de los mejores días de la Semana Santa y de nuevo lo confirmó ayer con calles repletas de público y disfrutando de las tres cofradías. La hermandad de los Afligidos (Los Estudiantes) abrió la jornada a las 18.30 horas,  con el sol como testigo y mucho público en su salida.

La última vez que pudo verse el esplendoroso paso de los Afligidos fue el pasado 7 de julio de 2018 en las calles de Cádiz, por el Vía Crucis diocesano.  

La cuadrilla de Pepe El Mellao portaba el paso, que llevaba un lazo negro de luto por el fallecimiento de hermanos como Luis Sánchez Ordóñez y Eugenio Baturone Linares.

La banda Fernando Guerrero, de los Palacios acompañó el paso de la hermandad, como lo hace después de más de dos décadas tras el paso de la hermandad, que lucía un exorno floral a base de rosas rojas, calas blancas e iris morado.

En el cortejo se podía ver el nuevo plateado de los faroles que escoltan los atributos, y las astas de la bandera Asuncionista, Sinelabe y cuatro incensarios.

La cofradía se recogió con retraso y el paso entró cuando ya era madrugada de Martes Santo, a las 00.04 minutos, algo que no ocurría desde que la cofradía salía a las 19.30 horas.


Un itinerario algo más largo para Medinaceli

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

La Archicofradía de Medinaceli, salía a las  19.00 horas de la iglesia Mayor y lo hacía para recorrer un itinerario ampliado hasta la calle Losada, dejando nuevas imágenes bajando la calle Real. Realizó por segundo año la estación de penitencia en la capilla de Nuestra Señora de los Desamparados, tras la marcha de las madres Capuchinas.

El paso del Medinaceli estuvo acompañado un año más por la banda de cornetas y tambores Santísimo Cristo de la Columna, de Daimiel, estrenó el dorado del respiradero lateral izquierdo y estucado del derecho, obra del taller de los hermanos González. La banda municipal de Villalba del Alcor  acompañó el paso de palio.

La venerada imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado llevó bajo su túnica todas las peticiones recibidas por sus hermanos, fieles y devotos que durante la pasada cuaresma y de forma anónima fueron depositadas en la urna que se habilitó a las plantas del Medinaceli. Llevaba la túnica restaurada y que presentaba como novedad, con el valor de la fe tantas peticiones bajo su cola.      

Bellísimo resultó la bajada de la calle Real y  la subida de las calles La Herrán y Murillo, cuya estrechez destaca con el paso de palio de cajón de la Virgen de la Trinidad, gracias a las maniobras de los cargadores de la Asociación de Jóvenes Cargadores Cofrades.

La banda municipal de Villalba del Alcor, de Huelva acompañó por segundo año consecutivo el paso de la Virgen de la Trinidad. La cofradía dedicó su estación de penitencia a la  a la Solidaridad Internacional Trinitaria (SIT); ONG fundada por la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos por la Familia Trinitaria en 1999, con el fin de luchar a favor de los cristianos perseguidos a causa de su Fe. Los pasos estuvieron exornados con monte de lirios morados en el Medinaceli y rosas Blancas, rosas ramificada champagne, dianthus blancos y brunia, en el paso de Trinidad.

Mucho público para ver el Ecce Homo

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Completaba la trilogía de hermandades del Lunes Santo la cofradía del Ecce Homo, que nuevamente brilló en la calle con sus portentosos andares. Supuso el primer día de la Semana Santa del barrio de la Pastora, al igual que el del Cristo. La agrupación musical San Juan de Jerez de la Frontera y la banda de música Maestro Dueñas, de El Puerto de Santa María, acompañaron los pasos, demostrando un gran nivel.

La imagen de San Juan que acompaña a la Virgen de la Salud estrenó diadema realizada por Jesús Domínguez, aportando una gran novedad en la visión del conjunto.  

Dos cuadrillas de la JCC portaron los pasos de Ecce Homo, una hermandad muy esperada en las calles y que abre la puerta a la Semana Santa en el barrio de la Pastora, eso sí, con el recuerdo siempre de Alfonso Berraquero, presente en el cortejo.

La cofradía llevó el lazo rojo por los cristianos perseguidos en su cruz de guía y procesionó con firmeza hasta su recogida, viviéndose grandes momentos en la calle Ancha y Alfonso Berraquero.

Sólo las rachas de viento de poniente restó brillantez a un Lunes de Oro que hace honor a su denominación.

COMENTARIOS

Publicidad AiAndaluca Informacin
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La Federación Isla de León sigue presentando sus propuestas
chevron_right
El centro de salud de Camposoto es un "ejemplo claro de despilfarro"