Actualizado: 19:57 CET
Martes, 24/04/2018

San Fernando

Carriles bici, o los agujeros negros que tragan pintura verde y blanca

El PA -con el PP- licitó en 420.000 euros la conexión de los carriles exteriores en uso con los nuevos y demostraron la ineptitud de técnicos y políticos.

Cargando el reproductor....

Todo comenzó en el mes de junio de 2009, con el Gobierno Andalucista, cuando se procedió a licitar una serie de trazados de carril bici con el fin de enlazar los que ya existían –el de la Ronda del Estero, Carretera de la Batería y el trozo desde Buen Pastor a la rotonda de las Banderas.

El de la carretera de la Batería de la Ardila enlazaría con el de Ronda del Estero a través de Constitución; la unión del carril bici de Buen Pastor que llega a la playa con el del final de la Ronda del Estero en Gallineras y la continuación del  de la carretera  Batería de la Ardila enlazaría con Pery Junquera.

A partir de ahí se establecieron de forma progresiva distintos ramales y fue cuando comenzó todo. O sea, cuando la ciudad de vio casi de la noche a la mañana invadida por franjas de color verde, las más de las veces pintada sobre el enlosado, serpenteando por entre los árboles y las paradas de autobuses y otras que se cortaban de pronto y nadie encontraba la continuación. Porque no existía continuación o la habían puesto en la otra acera.

Y todo ello sin una Ordenanza que dejara claro quién tenía preferencia, si el ciclista con su bicicleta o la señora con el carrito del niño chico; si la anciana con el tacataca o la pareja de enamorados dando tumbos –sin hablar de lo que dan tumbos sin que Cupido tenga nada que ver- o el niño con el triciclo.

Los andalucistas perdieron el Gobierno –esa vez sí- en 2011 y todo siguió igual, sin ordenanza y sin orden ni concierto.

Eliminaron aparcamientos para hacer carriles por los que no caben dos bicicletas y a veces ni una porque el morro de los coches ocupa la mitad; los metieron con calzador por las mediadas de las avenidas, con los árboles en medio y el mamarracho fue creciendo. Por cierto, la licitación sólo de las conexiones con los carriles que ya estaban hechos era de 420.000 euros.

A saber cuánto habrán costado los carriles bici desde entonces, habido cuenta que junto a los pasos de peatones se han convertido en el mayor agujero negro de la ciudad, sólo que lo que traga es pintura verde y pintura blanca –muy andalucista- cada dos por tres. Sin olvida que la mayoría de los ciclistas que tienen dos dedos de frente no los utilizan, sencillamente porque carecen de la más mínima lógica y además son extremadamente peligrosos.

Que alguien pruebe, por poner un ejemplo, a cruzar desde el carril de la carretera de la Batería al de la avenida de la Constitución. O Salir de Constitución, por la mediana y cruzar hacia Buen Pastor.

Asamblea Ciclista
La Asamblea Ciclista de Cádiz lo ha dejado muy claro, con éstos y con los que la Junta, que es la impulsora de todo –de los 420.000 euros, también, porque ese dinero era del plan ZP cuando se dio cuenta de que había crisis- está haciendo desde Chiclana a Cádiz, pasando por San Fernando y obligando a los ciclistas a ir hasta Bahía Sur para coger el de la carretera de la depuradora. Ha puesto de inútiles a los políticos y a los técnicos que casi con toda seguridad no suben a una bicicleta desde que eran niños.

Los socialistas, que son los que gobiernan ahora, decía en 2009 que los carriles bici no se adaptaban a las normativas y era verdad. Lo decía el que ahora es delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, entonces portavoz del PSOE.

¿Qué decían los socialistas? En el artículo 18 del Decreto 293 se cita textualmente cómo deberán ejecutarse estos carriles. En su apartado a) expone que “su pavimento se diferenciará, de forma significativa, en textura y color respecto de la acera o itinerario peatonal”.

Este punto es incumplido de manera sistemática por Desarrollo Sostenible y valga como ejemplo que existen grandes tramos -León Herrero, Carretera de La Carraca o Ronda del Estero, por citar algunas- en donde la única diferencia con respecto al acerado es el color, ya que, literalmente, se ha procedido a pintar la acera de un tono distinto. (Luego lo han corregido en parte, pero ya en tiempos del PP).

Posteriormente el punto b del decreto cita que “dispondrán de pasos peatonales coincidentes con pasos peatonales de viales o calzadas”. Prueba de que tampoco se da esta circunstancia es el desarrollo del carril-bici por Hornos Púnicos o Avenida Al-Andalus

El apartado c regula la ubicación correcta del carril-bici en el acerado o su integración en la calzada. “Cuando se dispongan carriles reservados al tránsito de bicicletas contiguos o paralelos a los itinerarios peatonales, su trazado discurrirá junto o próximo al bordillo de las calzadas o viales, y el de los itinerarios peatonales próximo o junto a las alineaciones de fachadas o frentes de parcelas”. Queda en evidencia lo dispuesto en este punto, ya que el carril bici de La Isla discurre en muchas partes de su trazado por el mismo centro del acerado.

Para finalizar el enunciado de normas, el último de sus puntos, el d), subraya que “los pasos exclusivos para viandantes y sus correspondientes vados en cruce de calzadas no podrán ser compartidos con el paso de bicicletas”. Que esta circunstancia se ha pasado por alto a la hora de desarrollar el carril bici isleño es evidente es en la Avenida Rafael Alberti, Gómez Pablo, Carretera de Camposoto. En estos puntos, tomados como ejemplo ya que existen muchos más, el carril bici pasa por en medio de los paso de peatones. Eso lo decían los socialistas de Fernando López Gil.

Después de casi dos años gobernando los socialistas -de Patricia Cavada que es de Fernando López Gil-, esos carriles bici siguen sin adaptarse a las normativas, el agujero negro sigue tragando pintura verde y blanca y las señoras sigue caminando por el centro del carril bici con sus auriculares a todo volumen y su ropa deportiva, que no se diga.

El Partido Popular, que ya estaba cuando se licitaron los carriles aunque en un gobieno paralelo y ha estado cuatro años más gobernando con los andalucistas, los últimos con la Alcaldía pero también en un ayuntamiento con dos gobiernos, han sacado un estudio en el que dan a conocer las deficiencias y peligrosidad de los carriles bici.

Y claro, a los populares siempre les sale el tiro por la culata porque lo primero que les dicen es por qué no los arreglaron cuando estaban gobernando o cuando le podían decir a sus socios de gobierno que aquello era una chapuza. Y además peligrosa.

El estudio del PP está bien, pero lo mejor es preguntarle a un ciclista porqué le tienen tanto miedo al carril bici.

COMENTARIOS

Andaluca InformacinAndaluca InformacinAndaluca Informacin