Actualizado: 12:57 CET
Domingo, 18/08/2019

San Fernando

Otra vez les ganamos a los franceses

La recreación del Combate del Portazgo tuvo lugar esta vez en el sendero del Carrascón, lo que permitió participar incluso a una unidad a caballo.

Cargando el reproductor....

La recreación del Combate del Portazgo -en esta edición en el sendero del Casrrascón donde las asociaciones participantes han contado con más espacio para incluso recrear una carga de la caballería- ha puesto fin a los actos con los episodios de la Guerra de la Independencia como argumento.

La Fundación Legado de las Cortes y las asociaciones invitadas han vuelto a repetir el episodio bélico desarrollado entre el 6 y el 11 de febrero de 1810 entre el Portazgo y el puente Zuazo, cuando el mariscal Victor no logra la rendición de la ciudad y envía a sus tropas a conquistarla por la fuerza.

La resistencia de los lugareños y lo que quedaba del Ejército de Extremadura al mando del duque de Alburquerque logran frenar con artillería a un invasor perdido entre los caños, sin posibilidad de usar la caballería y desconociendo el terreno que pisaba.

El 11 de febrero, con la llegada de 3.000 ingleses al mando del  general Stuart y el regimiento portugués de Campomayor, el ejército francés opta por retirarse a los pinares de Puerto Real y Chiclana, desde donde siguió bombardeando las posiciones españolas.

Eso es en síntesis lo que ocurrió en aquella fecha y así lo fue contando la locutura de Radio La Isla, Loli Guerra, mientras la recreación sintetizaba en algo más de media horas los hechos ocurridos en los seis largos días que duró el combate.

El público, además, toma parte de forma activa en la recreación animando a los españoles, lo que para los más pequeños supone toda una aventura ver una batalla en directo en la que siempre ganan los nuestros.


COMENTARIOS

Publicidad Ai
Andaluca Informacin Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Ruiz Miguel, Medalla de Oro por la Federación de Escuelas Taurinas
chevron_right
Danza Invisible pone el punto final a una conmemoración que aún resiste