Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 30/09/2022  

San Fernando

Los niños que jueguen en sus casas

Colillas, heces de perros y de personas, condones, orines... junto a los niños jugando en los parques infantiles de la ciudad.

Publicidad Ai
Cargando el reproductor....

¿Quién ha dicho que los ciudadanos están desprotegidos ante la pasividad de los políticos en fechas lejanas a las elecciones? Quien lo haya dicho puede que tenga razón porque el incumplimiento de la ley no se remedia hasta que la Justicia se mueve y la Justicia se mueve lenta. Pero lo que está claro es que se movería más rápida, al menos a nivel administrativos, si la ciudadanía dejara de criticar en los foros y se mojara ante quien corresponda.

La denuncia ante el Juzgado de San Fernando, el Consistorio  y ante la Junta de Andalucía la firma Jelena Anne Kirsten Morgan y se acompaña con 593 firmas de los ciudadanos que la apoyan.
“Denunciamos el reiterado incumplimiento  sobre las medidas de seguridad y salubridad en los parques infantiles de San Fernando, Cádiz, según el decreto 127/2001, de 5 de Junio, de la Consejería de Asuntos Sociales, de la Junta de Andalucía, por parte del Ayuntamiento de San Fernando Cádiz”, dice en el escrito.

“Los parques infantiles donde juegan nuestros niños, sus instalaciones suponen un  gran riesgo para su integridad física y salud, ya que no garantizan su seguridad. Estas  instalaciones infantiles, no están acondicionados adecuadamente, carecen de cualquier tipo de mantenimiento, limpieza, vigilancia y revisión por parte de las autoridades competentes”. 

Y por todo ello exigen que las deficiencias sean arregladas en el menor tiempo posible y que en aquellos  parques en que la adaptación al decreto 127/2001, de 5 de Junio necesita un mayor periodo de tiempo que el estipulado en la ley,  sean cerradas al público, para evitar que los niños que juegan allí, sufran accidentes.

También requieren los informes anuales de los últimos 5 años, resultantes de las inspecciones y revisiones, tanto por  los técnicos competentes según el artículo 8, como por la Policía Local y solicitan la creación de un plan y las medidas duraderas necesarias, para evitar que los parques infantiles de San Fernando, vuelvan al estado de abandono, en el que se encuentran ahora. “Para garantizar que todos los parques infantiles de San Fernando cumplen la ley”.

Eso es lo mínimo que pueden hacer personas preocupadas por la realidad de la ciudad y con conciencia de que si los ciudadanos no se mueven, harán con ellos lo que hacen ahora. Pero eso hasta resultaría fácil si no se acompañara de un informe que debería de tener el Ayuntamiento de San Fernando, realizado por sus técnicos y para actuar sobre el problema. No para meterlo en un cajón de una mesa.

Parque del Barrero
Ese informe pormenorizado recorre y analiza cada uno de los parques infantiles de la ciudad señalando sus deficiencias, unas más importantes que otras, algunas incluso peligrosas para la integridad de los pequeños pero todas incumplimientos de la Ley que se permite el propio Ayuntamiento de San Fernando. Que dicho sea de paso, no es el único que incumple según qué leyes.

La relación comienza con el parque infantil del Parque Barrero Los juegos infantiles se unen con los aparatos de deporte para mayores, al carecer de cualquier tipo de separación sea natural o artificial dándose además la circunstancia de que los aparatos de deporte para mayores están totalmente destrozados y en estado de abandono. “No solo están rotos sino que suponen un peligro constante  al tener  puntas, filos cortantes  y oxidados”.

La zona de juegos infantil está delimitada por seis islas y están separados claramente a través de barreras arquitectónicas, es decir en cada una (bordillos de granitos que alcanzan alturas desde  20 hasta los 40 centímetros) además de poner en riesgo aquellos bebés o niños que utilicen dicho parque infantil.

Carece de cualquier mantenimiento de la seguridad de los elementos del juego. El suelo de caucho está levantando debido principalmente al efecto del sol y los años, lo que provoca caídas a los niños. A los elementos de juego les faltan  piezas  o tiene las piezas rotas, los elementos metálicos tienen la protección desgastada quedando al aire y el mecanismo del carrusel lleva roto años.

Este parque infantil carece de cualquier mantenimiento y además de la limpieza e higiene brilla por su ausencia. Una zona donde hay bebés sin que falténcolillas, cristales rotos y hasta condones, ya que la zona está siendo utilizada por jóvenes para realizar el botellón, “debido seguramente a la permisibilidad y falta de control  por  el Ayuntamiento y Policía Local.  El resultado de un niño tragándose una colilla o un cristal roto puede ser terrorífico”.

Llama la atención que el parque infantil es el único lugar del parque que carece completamente de sombra, pudiendo causar insolación a los niños que juegan allí. “Debido a la climatología de Andalucía, la sombra es un elemento fundamental para proteger a nuestros ciudadanos más débiles como son los niños”, dice el estudio que acompaña la denuncia presentada por los vecinos.

Parque Almirante Laulhé
El otro parque infantil en pleno centro de la ciudad, el del parque Almirante Laulhé, tiene dos accesos de entrada  a través de dos rampas,  cuyas barreras arquitectónicas no permiten el acceso a las personas con discapacidad o niños discapacitados, además de suponer un peligro de caídas para  niños pequeños.

Este parque colinda con una zona de tráfico rodado, incumpliendo artículo 4 (separado del tráfico rodado)y el único vallado que dispone sólo cubre parcialmente un lateral. El problema se agrava porque está roto y  se puede acceder directamente al tráfico por su parte central.  En  las otras caras del parque, no existe vallado y tiene caídas de hasta  un metro sin ningún tipo de protección, pudiendo causar lesiones graves.

Como el anterior, está en estado de abandono, carece de la limpieza y mantenimiento adecuado, habiendo colillas en el parque infantil fácilmente accesible para los niños.

No hay nunca presencia de la Policía Local para  garantizar el cumplimiento de la ley 28/2005 de 26 de diciembre, articulo 7, que prohíbe que se fume en los parques infantiles. También incumple el artículo 8 sobre mantenimiento.

Alameda Moreno de Guerra
El de la Alameda Moreno de Guerra no está debidamente separado del tráfico rodado ya que la calle Real no es peatonal según normativa municipal, sino semi-peatonal y la circulación de vehículos es constante y está a menos de 30 metros. Y además carece de sombra.

Las planchas del suelo para proteger de los golpes están rotas o sueltas y son de tal envergadura que en vez de proteger,  crean accidentes. Se avisó a la Policía Local pero no hicieron  nada para remediarlo. Nohay ni mantenimiento ni señalización.

En cuanto al parque Infantil situado en el Parque Sacramento,  su entorno está rodeado de cristales rotos, debido a que la zona se utiliza para hacer botellones  con la pasividad y permisividad de la Policía Local. Su limpieza es muy deficitaria o nula.

Este parque está rodeado de colillas, heces y orina de perros y en ocasiones hasta de caballo, por lo que no es un entorno  seguro y mucho menos saludable para los niños. 
Tampoco se entiende que en la cercanía del parque,  a unos 10 metros, haya un parque canino donde depositan sus heces y orina los animales, siendo ambas transmisoras de enfermedades y olores, sobre todo cuando aprieta el calor, habiendo suficiente espacio en el parque para instalarlo en un lugar más lejano al parque infantil.

Parque Hispanoamérica
El Parque Infantil Hispanoamérica, situado entre  calle Cuba y calle Puerto Rico incumple varios artículos. La arena que compone la superficie sobre la que juegan los niños no se limpia ni se airea (ha crecido hasta la  hierba), creando un problema de salubridad, debido a la falta de mantenimiento y limpieza. Dentro del parque  hay  colillas, cristales rotos, orina y heces de perros.

Entre otros motivos,  resultado de  la pasividad y permisividad de la Policía Local, que cuando patrulla y ve un perro o alguien fumado o bebiendo o cualquier incumplimiento de la ley,  no cumple con sus obligaciones.

Hay piedras de gran tamaño que pueden causar heridas a los niños. Los elementos de juegos están rotos y sin mantenimiento. Las piezas de estos elementos tienen  puntas y ángulos peligrosos, astillas, y tornillos sin protección y oxidados, sigue diciendo el informe remitido al Ayuntamiento, a la Junta y al Juzgado.

En Camposoto
El Parque Infantil zona Camposoto,  situado entre  calles Verderón y Lugano es otro parque que es todo lo contrario a un sitio agradable, seguro y saludable para niños, idóneo para el armónico desarrollo de su personalidad.
Está delimitado por un bordillo bastante elevado que impide el acceso a cualquier discapacitado, además de provocar caídas. En los alrededores y dentro de la isla, hay colillas, cristales y heces caninas. Los elementos de juego, al carecer de mantenimiento, tienen astillas, tornillería al aire,  hierros oxidados, punzantes, etc, con el consiguiente peligro y por supuesto carece de sombra.

Fran Romero dice que es una “utopía” tener unos parques seguros

El listado sigue recorriendo toda la ciudad. En el Parque Infantil Las Huertas, situado entrela carretera de Camposoto y calle Compañía de María, “la nula aparición de la Policía Local para garantizar el cumplimiento de la ley, propicia el uso de las bicicletas y patines, a veces a gran velocidad, que pone en riesgo a los niños  más pequeños. Esto ocurre de forma habitual dentro del parque infantil, ya que  en el parque  no existe un  circuito específicamente destinado a tal fin.

Los perros andan sueltos. El parque carece de mantenimiento y la limpieza adecuada, existen planchas de caucho rot, que provocan caídas y no garantizan la amortiguan los golpes.
En cuanto al Parque Infantil Parque de Oeste está ubicado en un parque donde se practica habitualmente deporte de bicicletas. Las bicicletas pasan, muchas veces a gran velocidad por el camino que colinda con el parque infantil. Al no haber vallado, los niños que juegan allí pueden ser fácilmente atropellados.

Los perros andan sueltos con el consiguiente peligro para los niños pequeños y las deposiciones de heces y orina en el parque. La tornillería y elementos de juegos rotos o deteriorados. Este parque además de las barreras arquitectónicas, suciedad, falta de sombra, carece de mantenimiento. Le falta piezas a los elementos como escaleras, tornillos al aire, oxidados, tobogán desconchado...

El Parque Infantil situado en Avenida Reina de la Paz carece de sombra y tiene elementos contundentes de granito. Hay consumo de alcohol, tabaco y drogas - sólo hay que ir por la noches y al mediodía- en el parque, debido a que la Policía Local no realizar su trabajo de prevención.
Este parque tiene piezas de los elementos de juegos rotas, tuercas y tornillos al aire, oxidados y sin protección. Han rellenado las juntas del suelo de caucho con cemento, incumpliendo las normas UNE.

El Parque Infantil situado en avenida Ponce de León incumple varios artículos sobre seguridad y mantenimiento -lo del mantenimiento es crónico- y el de la plaza Emperador Carloscarece de sombra, de mantenimiento  y de señalización. Tiene planchas de caucho rotas.

Recién estrenado
Lo mismo ocurre en el parque infantil situado en la Plaza de las Esculturas, recién estrenado que carece de la seguridad, higiene y mantenimiento necesario para ser un parque infantil.

Los elementos que llevan movimientos bruscos no tienen un área de seguridad convenientemente señalizado a su alrededor para evitar el peligro de colisión.  El suelo se compone de tierra dura o fangosa con charcos llenos de colillas y basura.

En el parque se mezclan maquinas de deportes para mayores y “obras de arte” de los cuales algunos han tenido ser vallados posteriormente debido a tener puntas afilados y oxidados. Llama la atención que este parque fue inaugurado por el alcalde José Loaiza García en febrero 2014, cuando el decreto ya llevaba 13 meses en vigor. También es llamativo que dispone de la placa con la información de la inauguración, pero carece del cartel que exige el artículo 9.

El parque infantil, situado en calle Poeta Vicente Alexandre está al lado del tráfico rodado. Tiene caídas por muros de más de 1,80  metros y una escalera al alcance de cualquier menor, ya que la valla que protege supuestamente, no cumple las normas UNE y permite la salida de los menores a la calzada con tráfico, la caída por el muro o  bajar la escalera.

No existe mantenimiento o el que hubiera es deficiente. Las piezas de los elementos de juego o el suelo no se reponen y los tornillos están al aire pudiéndose clavar cualquier menor al tener un accidente. Hay colillas y suciedad continua. También carece de cartel informativo.

El parque Infantil Plaza de las Alegrías situado entre las calles Escritor Luis Berengue y Milongases un foco decolillas, heces y un terrible olor a urina, tanto de animales como de personas. No hay limpieza y mucho menos vigilancia  por parte de la autoridad competente, ya que por las noches es frecuentado por chavales adolescentes. Las piezas rotas no se reponen creando un verdadero peligro ya que este parque, tiene un nivel muy alto de usuarios. Es continua el uso de las bicicletas y  los patines.

Denuncia, silencio y políticos
En este parque  se comunicó que había heces en el parque, desde hace más de una semana llamando al teléfono del  Ayuntamiento, departamento de Medio Ambiente, Desarrollo Sostenible con nº de registro 8198 el 28/05/2014, el parque no fue limpiado y las heces permanecieron allí hasta su descomposición natural con los niños jugando encima y al lado.

Una vez que el escrito se llevó al Ayuntamiento, los denunciantes recibieron “inmediata respuesta” de los concejalesJavier Cano y Maite Mas los cuales” no se comprometía absolutamente a  nada, solo a denunciar a través de notas de prensa”.

También recibieron una citación en el parque de Barrero por parte del delegado competente del Ayuntamiento, Francisco Javier Romero, quien dijo que los  arreglos de los parque de San Fernando es una “utopía”  y que sólo se iba a crear un proyecto para el Parque Barrero en donde solo alquitranar el suelo costaría  más de 60.000 euros, pero que actualmente no disponía de fondos.

TE RECOMENDAMOS