Actualizado: 14:25 CET
Sábado, 17/08/2019

San Fernando

El olvidado Camarón, Olvidados de San Carlos y no olviden las losetas

El gran negocio de la dependencia. Más despidos en las subcontratas de Defensa. Calle Real, peligro público. Haga deporte, pero seguro. Museo Camarón, acto I.

DEPENDENCIA, SECTOR EMERGENTE

Uno de los grandes referentes de la Ley de Dependencia, independientemente de lo que queda de ella, era su proyección laboral además de su objetivo asistencial y social. La dependencia precisa de mano de obra, lo cual en sí mismo era un plan de empleo a escala nacional.

Pero la dependencia genera también una actividad económica independientemente de la solidaridad del sistema, convirtiendo todas las investigaciones para disminuir la dependencia o la discapacidad, que van unidas, en un sector emergente que va a seguir funcionando incluso con los recortes que se han aplicado y se siguen aplicando a la ley estrella de los socialistas.

Dicho de otra forma, la discapacidad es también un negocio, un gran negocio y por eso la investigación no se para a pesar de la crisis. Otra cosa es que la crisis ponga en un brete al sector porque a ver quién compra las aplicaciones que hacen la vida más fácil a todo el mundo.

Ahí está la madre del cordero. Esta semana hemos estado en el Centro de Recuperación de Minusválidos Físicos, el CRMF, ese centro enclavado en Camposoto que es uno escasos referentes que el Imserso tiene en España.

Y obviamente, al ir allí para asistir a una conferencia lo hacíamos con la creencia de que nos iban a explicar los avances tecnológicos aplicados a la discapacidad, pero a la discapacidad de los usuarios del centro donde dicho sea de paso, hace tiempo que trabajan en casa inteligente cada vez más inteligente.


Pues también, pero la sorpresa es que en lo que se está trabajando con ahínco en el Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad no es sólo con la vista puesta en personas visiblemente discapacitadas, sino en el concepto de que toda persona tiene alguna discapacidad.

Juan Luis Quincoces Soler, director general del CENTAC, que son las siglas del Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad, manifestó a este periódico lo que es una obviedad, que estamos en una sociedad envejecida, con una esperanza de vida cada vez más alta y con una necesidades cada vez más exigentes. O sea, una clientela cada vez más numerosa.

Obviamente, el CENTAC es una organización sin ánimo de lucro. Pero eso no deja de implicar que los avances tecnológicos se conviertan en artículos de consumo, con o sin apoyo del sistema sanitario nacional.

OLVIDADOS DE SAN CARLOS

Ya se conocían como tales pero ellos han dado el paso adelante y han constituido la Plataforma Los olvidados de San Carlos. Se trata de los trabajadores de las subcontratas que realizan trabajos de mantenimiento en el Hospital General de la Defensa, un centenar de trabajadores de diez empresas y de los que quedan en activo tres cuartas partes. Veinticuatro han sido despedidos, los últimos -personal administrativo- la semana pasada cuando dejó de funcionar el servicio de Urgencias del centro.

Son perfectamente conscientes de que están en una situación delicada, tanto más porque aseguran que estaban convencidos de que su situación estaba siendo tratada en las negociaciones entre Defensa y la Junta, como la del resto de los trabajadores del centro.

Nada más incierto. De hecho, este sábado, después de visitar ese periódico, se manifestaba desde el PSOE que el Ministerio de Defensa nunca había requerido a la Junta para que subrogara a los trabajadores de esas empresas ni a las empresas que irían perdiendo los contratos con Defensa en función del traspaso.

Silvia Bello, la primera despedida en abril de 2013, es la portavoz de la Plataforma y sabe, como el resto de las plantillas, que están a expensas de la voluntad política de la Junta cuando se haga cargo del hospital y que no pueden exigir nada, pero también a expensas de las prisas del Ministerio de Defensa por ir soltando lastre.

Sobre este último caso aclaraban a este periódico que Defensa está rescindiendo contratos que aún tenían varios meses de vigencia, aunque también se dan casos en los que son las empresas, como  la de limpieza, la que ha renunciado al contrato al considerarlo gravoso para sus intereses. Obviamente, dejando a sus trabajadores en la calle.

Tan confiados estaban en que sólo iban a cambiar de patrón que algunos de ellos llevan más de doce años trabajando en el hospital, con empresas distintas que iban subrogando a las plantillas. Ahora no hay nada claro, dice Silvia Bello, quien advierte de que el hospital todavía no está abierto, que no se ha conseguido nada y que hay mucha gente demasiado confianda en que está todo hecho.

Contaban -dice Bello- con el apoyo de toda la Plataforma por el uso compartido del hospital y que ahora cuenta con el apoyo de “parte” de la misma plataforma. Una merma que Bello justifica precisamente en la confianza de muchos de que todo está solucionado cuando quedan tantos cabos por atar, indepedientemente del futuro del centenar de trabajadores de las subcontratas. O de las tres cuartas partes, que son los que quedan.

La Plataforma Los olvidados de San Carlos se reunieron con los andalucistas este semana y este sábado, como se decía, con el PSOE, precisamente el partido que más puede influir en una decisión de la Junta que, de todas formas, no tendrá que tomar hasta dentro de unos meses.

Y ese es sólo uno más de los problemas en un traspaso en el que no está saliendo uno para que entre otro, que sería lo normal, sino que sólo está saliendo uno. Y no obstante, los miembros de la Plataforma reconocen que los servicios se están prestando con los que quedan. Pero no es lo mismo.

 

NO OLVIDEN LAS LOSETAS

Faltan 50 días para el Domingo de Ramos. Menos de dos meses en los que la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía o el propio Ayuntamiento tendrán que ponerse manos a la obra para acabar con los boquetes que provocan la solería rota y el hueco de las vías.

Esa es la demanda que viene haciendo el mundo cofrade, al que se suma el propio Ayuntamiento a través del delegado de Presidencia que anunciaba el envío de una carta del alcalde a los responsables de la obra para que aceleren un arreglo que a estas alturas no es sólo se poner cuatro losetas. Hay tramos que son ya un peligro público.

También el concejal del PSOE, Ignacio Bermejo Martínez, que además de concejal es cofrade, solicitó en el último Pleno que se tapen las vías para evitar lesiones de los cargadores, así como del público en general que camina por la calle Real. Aunque en honor a la verdad, las vías deberían estar tapadas desde siempre porque los esguinces no esperan a la Semana Santa.

Los cofrades confían en que el Ayuntamiento volverá a nivelar el hueco de las vías con cemento, como hizo ya el año pasado, pero lo que realmente preocupa ahora es el estado de la solería. Toda la calle Real está hecha un asco, pero especialmente el tramo que va desde la iglesia Mayor hasta la antigua Capitanía, un tramo por el que cogen muchas hermandades, sino desde Capitanía, si desde la salida por la Herrán.

Hasta ahora hay que reconocer que a pesar de los pesares la Junta están cumpliendo cada año con esas requisitorias, o al menos parece que cumple con más ahínco porque las vallas están en la calle Real todo el santo año.

 

HACER DEPORTE, PERO SEGURO

Hacer deporte es bueno. Hacerlo bien es mejor. Sobre todo más seguro. Porque no se trata de correr por el parque del Oeste, la Ronda del Estero, el sendero del Carrascón o muchos otros sitios, que La Isla es una ciudad llana y propia para darse un paseo o una carrera.

Y hacer caso de los anuncios que proliferan por las redes sociales asegurando que se adelgaza comiendo lo mismo y sin machacarse cada día, es malo. Muy malo. A veces irreversible. Todo lo que no sea un equilibrio entre lo que entra y lo que sale no vale para nada. Y además, hay que tener en cuenta qué se quiere y qué se puede hacer, porque todo el mundo no es igual.

Roberto Bustillo es diplomado en Educación Física y ha escrito un libro sobre cómo ponerse en forma, o algo más que en forma, en doce semana. En tres meses.

"Yo pienso que cuando hay un deporte de élite y hay que hacer unas marcas, el doping siempre está por ahí metido. Es la oveja negra.
—Esos son los culturistas profesionales. ¿Pero se ha dado cuenta alguna vez en el gimnasio que un chaval joven esté desarrollando la musculatura excesivamente rápido o no acorde con su complexión física y han tenido que decirle que va por mal camino?
—Ya eso está en la persona, si se quiere sincerar contigo, decirte que está tomando esto o estoy haciendo algo. En el gimnasio pocas veces he visto un desarrollo tan desacorde y tan raro. Aunque hay gente que te puede sorprender, personas que pueden dar un gran cambio en el desarrollo pero porque genéticamente tienden a almacenar poca grasa y a desarrollar la masa muscular. Y lo consiguen potenciándolo y comiendo bien. Algunos incluso dan mucho el cante y la gente murmura, pero hay veces que no están haciendo nada. Pero el grupo de los insanos siempre está ahí y si tienen que tomar, tomarán, abusarán y en todos lados. Y siempre lo harán a escondidas.

—En conclusión, para estar bien se necesita trabajo, esfuerzo, machacarse más o menos pero…
—Hay que entrenar. Una buena planificación es importante.

—La segunda conclusión es que es para todas las edades.
—Para todas las edades pero con sentido común. Un niño no debería de hacer algunos ejercicios entre los diez y los catorce años, como cargarse la espalda excesivamente porque no tiene la columna bien formada. Pero a partir de 17 ó 18 años que haga ejercicio habitualmente, que haya estado o esté introducido en una disciplina deportiva, está preparado para trabajar el componente de la fuerza e incluso le puede venir hasta bien. A partir de esas edades no hay ningún problema. Y el límite que cada uno lo ponga. Puede haber personas muy en forma con 70 años. O con 90 años, incluso.

 

MUSEO CAMARÓN

El alcalde isleño, José Loaiza, acompañado por el teniente de alcalde de Presidencia, Daniel Nieto, y el coordinador de Espacio Camarón , Enrique Montiel, dieron a conocer este miércoles lo que se puede considerar como un hito histórico tras más de dos décadas: el legado material de José Monje Cruz, Camarón de La Isla, descansará en su tierra una vez que abra sus puertas su futuro museo. 

Las gestiones iniciadas por el Gobierno municipal con la familia del cantaor isleño desde que comenzó este mandato corporativo, en especial con su  mujer Dolores Montoya La Chispa y su hijo Luis Monje, han dado sus frutos y esta semana que entra se firmará el convenio de cesión en usufructo por un periodo de 50 años, a razón de 2.500 euros al mes, de todo este material. Un acuerdo que fue aprobado por unanimidad por el Pleno Municipal  al que llegó por el procedimiento de asuntos urgentes.

El patrimonio familiar que podrán contemplar los que vengan a La Isla y los propios isleños estará formado por la vestimenta que Camarón usaba en sus actuaciones, sus inseparables gafas de sol, los premios obtenidos (discos de oro, de platino, los Grammy), guitarras, fotografías y hasta su coche, entre otras pertenencias.

Es un primer paso y como tal lo presentó el alcalde, aunque señalando que se trata de un paso de calidad. Esto es, un museo no sería un museo sin contenido. “Podríamos comprar todos los discos de Camarón en El Corte Inglés y ponerlos allí, pero eso no es lo que quiere ver la gente”, aventuró Loaiza.

El alcalde no dejó para el final los agradecimientos, sino que lo hizo antes mencionando al delegado de Presidencia, Daniel Nieto, sobre el que ha caído la misión política de la negociación. Y también mencionando a Enrique Montiel Sánchez, el hombre que escribió la biografía del cantaor y que se sumó al proyecto hace un año, precisamente el periodo en el que más han avanzado las conversaciones.

Predisposición de la familia
Pero nada hubiera sido posible si desde la otra parte no hubiera habido la predisposición necesaria. Loaiza aseguró que había algo de lo que la familia estaba convencidad antes de entablarse negociaciones y que ese algo ha sido fundamental para dar este primer paso. “Su familia estaba convencida de que el mejor lugar para mostrar su patrimonio era la ciudad en la que nació y creció, San Fernando”.

Para el alcalde este acuerdo supone “dar los primeros pasos, algo que en los 22 años anteriores no se ha hecho”, refiriéndose a los muchos anuncios y pocas nueces que había deparado el proyecto en los últimos cuatro lustros.

Sobre el futuro museo no quiso adelantar nada sobre su ubicación, sólo que antes de que finalice este mandato corporativo se espera que estén acabados todos los trámites necesarios para iniciar su construcción. Esto es y haciendo cálculos lógicos, queda un mínimo de tres años, o más en función de que entren en colación las oportunidades políticas, concepto que no hay que explicar a nadie a estas alturas.

Lo que sí tiene claro el alcalde, independientemente de la ubicación y de los plazos, es que este Museo, cuando esté construido, hará que “San Fernando entre por derecho propio en el mundo del flamenco y ese museo debe convertirse en un centro de estudios del flamenco contemporáneo”.

Eso sí, Loaiza dejó muy claro que el Ayuntamiento sólo ha firmado con la familia la llegada, exposición y salvaguarda del patrimonio del cantaor, nada más. Todo lo demás que rodea a su figura, el  merchandaising, las relaciones con los sellos discográficos, etc., están fuera de este acuerdo y los siguen gestionando los que ahora lo gestionan.

El convenio no sÓlo va a suponer poder usar este material tangible, sino también poder utilizar de manera legal el nombre de Camarón, que en más de una ocasión incluso ha llegado a costarle algún que otro disgusto al Ayuntamiento.

Lo que falta
¿Cuáles son los siguientes pasos? Pues el primero y como se ha dicho, la firma del convenio con los herederos de José Monje Cruz que está prevista para dentro de unos días. Luego toca hacer un peritaje sobre el patrimonio. No porque haya una opción de compra, mucho menos de un material que no tiene precio de mercado sino sentimental. La valoración de lo que llegue se hace para poder contratar un seguro, indispensable en cualquier museo, sobre el contenido que se expone.

El segundo, obviamente, es construir el museo, pero mientras tanto hay más trabajo por hacer. El alcalde de San Fernando explicó qué es ese concepto etéreo de Espacio Camarón con que se ha llamado algo poco explicado y posiblemente excesivamente extenso, algo que va contra todas las leyes del marketing. Pero ahí está.

El Espacio Camarón -dijo el alcalde- es la casa donde nació el cantaor, la fragua de su padre, la  Venta de Vargas, el Parque Sacramento donde ofreció su último concierto en San Fernando, la plaza Iglesia donde cantaba saetas al Nazareno... “El Espacio Camarón es La Isla entera”.

Entendido así, es lógico que Loaiza, además de anunciar que ya está en trámite el proceso de licitación y musealización de la casa natal de Camarón, quiera conseguir que la fragua pase a formar parte del patrimonio municipal. “Sabemos que hay complicaciones, pero lo conseguiremos porque además de ser la fragua del padre de Camarón,  es la única fragua que existe en La Isla.

Y volvió a repetir que el Museo Camarón será como el Guggenheim de Bilbao y que “se va a convertir en uno de los revulsivos económico y cultural de esta ciudad. Esto es algo único de los isleños y necesitamos poner en valor la figura de José Monje”.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiAndaluca Informacin
Publicidad Ai
chevron_left
“Cuando hay que hacer marcas, el doping siempre está por ahí metido”
chevron_right
Espacio Camarón