Publicidad Ai
Publicidad Ai

San Fernando

Amede entrega a 4 familias muestras biológicas de víctimas de la represión franquista

Para que se proceda a su análisis de ADN en un laboratorio privado tras haber sido identificado presuntivamente por los técnicos de Amede

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

Los restos entregados a la familia.

Amede San Fernando hizo entrega este martes, 4 de junio, de las muestras biológicas de algunas de las víctimas de la represión franquista que han sido exhumadas en el cementerio de San Fernando para que se proceda al análisis de ADN en el laboratorio privado Labgenetics de Madrid.

Las nietas y bisnietas de Juan José Martínez Blanca, Francisco Javier Biondi Onrubia, Virgilio Pérez Pérez y Manuel de Sancha Morales, cuyos restos han sido identificados presuntivamente por el equipo técnico de Amede, se han encargado de recogerlas en persona. Ahora será el laboratorio privado el que determine la identidad de estas víctimas.

Las familias van a costear con su dinero el proceso de identificación privado que incluye, no solo procesar las muestras que se le han entregado, sino que en algunos casos también tendrán que aportar nuevos perfiles genéticos de familiares vivos, lo que aumenta el coste de la identificación. A ello se une los costes del viaje a Madrid para entregarlas en persona en el laboratorio.

Especialmente destacable es el caso de Dolores, una nieta que cumple la promesa que le hizo a su madre de hacer todo lo que estuviera en su mano para identificar a su abuelo y recuperar sus restos. Ha viajado en avión desde Barcelona, en tren desde el aeropuerto de Jerez, tuvo que hacer noche en un hotel de San Fernando y viajar a Madrid para encontrarse con su primo, que aportará su ADN antes entregar las muestras en el laboratorio. Después volverá a Barcelona a esperar los resultados. Además, en el caso del abuelo de Dolores, ni tan siquiera está identificado presuntivamente con probabilidad alta, por lo que tendrá que procesar y pagar las muestras de hasta cuatro víctimas para ver, sin seguridad de conseguir una identificación positiva, si alguno de ellos es su abuelo.

Todo un ejemplo de compromiso con la memoria familiar, asumiendo unos costes económicos y personales dignos de ser resaltados. Amede, una vez más, se pone al servicio de los familiares de forma altruista y desinteresada coordinando todo el proceso de identificación privada para conseguir que estas familias puedan dar el descanso eterno y el entierro que se merecen estas víctimas del genocidio franquista.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN