Quantcast
El tiempo en: Andalucía
14/08/2022  

San Fernando

La Infantería de Marina participa en el homenaje en honor al granadero Martín Álvarez

Se descubrió un mural en su localidad Montemolín y asistieron efectivos del TEAR y la banda del Tercio del Sur

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

Imágenes del homenaje.

En la localidad de Montemolín se llevó a cabo el pasado sábado un acto militar con motivo de la inauguración del mural homenaje al insigne granadero de Marina Martín Álvarez Galán, nacido en esa población en 1766 y declarado héroe de la Infantería de Marina española.

El acto consistió en el izado solemne de la Bandera Nacional, un homenaje a los Caídos por España y un desfile militar por las calles de la localidad, desde la plaza de la Virgen de la Granada hasta la plaza de la Constitución.

El homenaje fue presidido por el Comandante General de la Infantería de Marina, Rafael Roldán Tudela, y por el alcalde de la localidad, Juan Elías Mejías Castillón, y asistieron numerosas autoridades regionales, provinciales y comarcales, así como distintos representantes de la Infantería de Marina.

La fuerza estuvo compuesta por una sección de honores y una escuadra de gastadores del primer Batallón de Desembarco de la Brigada de Infantería de Marina Tercio de Armada, por la Unidad de Música del Tercio del Sur y por personal de organización y protocolo del Cuartel General de la Fuerza de Infantería de Marina, que se desplazaron desde San Fernando.

El 14 de febrero de 1797, el granadero Martín Álvarez formaba parte de la guarnición del buque San Nicolás de Bari cuando la flota en la que estaba encuadrado se enfrentó a una escuadra inglesa en las cercanías de las costas del Cabo San Vicente.

En esa batalla naval, Martín Álvarez se distinguió por su valor en el combate defendiendo la bandera de su navío, lo que hizo que fuera reconocido y admirado hasta por el propio Horatio Nelson. Herido de gravedad, fue trasladado a un hospital en Portugal desde el que conseguiría regresar a España y volver con su unidad. Para perdurar su memoria, mediante dos Reales Órdenes de 1848 y 1878 se dispuso que siempre hubiera en la Armada un buque con el nombre de Martín Álvarez y que este infante de marina figurase constantemente en la nómina de revista de la primera compañía del primer Batallón de Infantería de Marina.

TE RECOMENDAMOS