Actualizado: 22:35 CET
Domingo, 09/08/2020

San Fernando Cofrade

Un Viernes Santo sin los sones de Mater Mea y sin público

La jornada pasa con recuerdos de años anteriores, con la coincidencia de la suspensión de la salida del Santo Entierro en su 225 aniversario fundacional.

  • El sudario original.

El Viernes Santo de 2020 fue tan atipico como la totalidad de la Semana Santa, pero con un detalle por parte de la Hermandad de la Soledad, que destacó la vida de la hermandad durante todo el año, frente al día de la salida. Una demostración de que una cofradía es mucho más que su salida procesional. Fueron momentos malos para hermanos, para cargadores y hasta para músicos, pero por fin pasó el Viernes Santo y lo hizo sin esos sones de Mater Mea en la recogida de Soledad.

Tampoco la Plaza de San José fue un hervidero como otras ocasiones en la tarde del Viernes Santo. La Hermandad de los Desamparados, que ya sueña con el palio bordado de la Virgen de los Desamparados, espera con ganas la salida de 2021, rezando durante la tarde el acto de adoración de la cruz y las oraciones de los titulares.

Santo Entierro por su parte se quedaba igualmente sin salir a la calle, justo en el año en el que se conmemora el 225 aniversario fundacional de la hermandad, La cofradía ofreció un recuerdo por los hermanos fallecidos y especialmente por José Ramón Cué Cereceda, escolta el año pasado de la urna, y Daniel Jesús Nieto Vázquez, que asistió como miembro de la Corporación Municipal al cortejo. Un cortejo oficial que no se pudo ver por las calles isleñas y que sólo las redes sociales llevaron a revivir esos momentos.

Por último, tampoco la Virgen del Rosario en sus Misterios Dolorosos pudo llegar al cementerio, pero los hermanos rezaron el rosario en sus casas, recordando también con un vídeo el itinerario de la procesión en la noche del Viernes Santo y madrugada del Sábado Santo.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
La noche más larga de la Semana Santa que se volvió imposible
chevron_right
El domingo se celebra la solemnidad del Corpus sin procesión