Actualizado: 14:47 CET
Sábado, 19/09/2020

San Fernando Cofrade

Dos años sin procesiones en el Miércoles Santo de San Fernando

Los cofrades de Gran Poder, Vera-Cruz y Servitas viven una tarde de oración y recuerdos a la espera de un nuevo año.

  • Carrera Oficial en la tarde del Miércoles Santo de 2019.

Quedan 353 días para una nueva Semana Santa y esa es la cuenta atrás de los cofrades isleños, que asumen desde hace días la imposibilidad de la salida procesional. No es ya sólo la suspensión, sino los momentos previos. Se echan en falta las reuniones de preparación de los claveles para el monte, de apretar el último tornillo, de preparara la canasta de los acólitos, etc. Y en parte se vive una gran frustración pues la cofradía de la Vera-Cruz, que celebró diversos actos y una eucaristía, quería hacer ver su nuevo cuerpo de acólitos, mientras que Gran Poder tenía previsto el estreno de los cuatro arcángeles para el canasto del paso, una nueva corona para la Virgen del Amor y un simpecado bordado, mientras que Servitas iba a mostrar la terminación de su canasto delantero y trasero, ropón para el pertiguero y tortas de orfebrería para las imágenes de San Felipe Benicio y Santa Jualiana de Falconieri.

No hubo lágrimas en los templos, como tampoco pasos en las iglesias, ofreciendo una imagen atípica en este tiempo de Semana Santa, cuando anoche las calles estarían llenas de público y el hotel Salymar con una gran ocupación hasta el próximo sábado.

Servitas celebró un Via Matris a la hora de la salida, mientras que Gran Poder rezó las oraciones de los titulares y centró en las redes sociales su actividad. Una actividad también importante entre sus hermanos.

En 2019 las tres hermandades suspendieron sus salidas por la amenaza de lluvia. Este año, por la declaración del Estado de Alarma y la suspensión de la celebración de la Semana Santa en las calles en toda España. Ahora, todos miran a 2021 con la esperanza de poder procesionar.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Un Martes Santo en perfecto silencio y soledad en las calles
chevron_right
La noche más larga de la Semana Santa que se volvió imposible