La Patrona recorre las calles rodeada del fervor popular

Publicado: 17/07/2018 · J.M.Fraile
Numeroso público rodeó a la Patrona en un itinerario que vivió sus mejores momentos en la calle Carmen, ya de regreso al templo.
La Virgen del Carmen Coronada procesionó rodeada del fervor popular un nuevo 16 de julio, después de que la hermandad recuperara hace cuatro años la salida en el día de su festividad, eliminando así la salida procesional de octubre.     

Era una procesión muy especial, pues la Virgen del Carmen vestía su capa bordada, que ha sido restaurada en el último quinquenio, además de los faroles traseros del paso.     

La procesión salió a las 20.00 horas con representaciones de hermandades, de salineras, Consejo y hermandad del Santo Entierro con corbatas negras en recuerdo del que fuera prior del convento isleño, fray José Manosalvas Eslava,  y la corporación municipal, bajo mazas, presidida por la alcaldesa.     

La procesión de alabanza ponía el broche de oro a la novena que se ha estado celebrando en el Carmen desde el pasado 7 de julio y que culminó en la mañana de este lunes con la función principal que presidió fray Romano Gambalunga, postulador general para las Causas de los Santos de los Carmelitas Descalzos en España, que también salió en la procesión. Tras esa función principal comenzó el besamanos a la Patrona, que culminó a las dos de la tarde, para poder subirla a su paso de cara a la salida procesional por las calles de San Fernando. Mucho público en la calle Los aledaños de  la iglesia del Carmen estaban repletos de público para presenciar la salida de la hermandad, dispuesta a recorrer las calles Real, Losada, General Valdés, Alameda Moreno de Guerra, Real, Lope de Vega, San Bruno, Olivarrillo, Santa Gertrudis, Carmen, Real y a su templo.    

 La banda de música, cornetas y tambores Maestro Agripino Lozano fue la encargada de acompañar el paso de la Patrona, que con la marcha Pasión, Azahar y Sal del compositor Sergio Flor, comenzó a sonar cuando la Santísima Virgen del Carmen Coronada avance por el pasillo central de la iglesia hasta llegar al cancel de la puerta. Ya una vez realizada la salida a la plaza del Carmen, tras el himno nacional sonó la marcha La Virgen del Carmen, de Camilo Pérez Monllor. El repertorio contó con una treintena de marchas, que contó además con una novedad en la subida de la calle Carmen, como fue la interpretación de la marcha La Esperanza de Triana, en la que intervino el violinista Guillermo Luis Moreno Cordero, ya que el solo de esta marcha,que fue escrito para violín por López Farfán en 1925. Y con la música petaladas de flores y gritos de Viva la Virgen del Carmen.     

Eran momentos de subida de la calle Carmen grabados por el programa Andalucía de Fiesta, de Canal Sur, que también grabó el ángelus y en la caseta de El Poderío 1977, del Gran Poder en el ferial.      La calle Carmen volvió a contar por segundo año consecutivo con alfombras para el paso de la Virgen del Carmen por la calle, montado por grupos jóvenes de hermandades isleñas, que desde la mañana trabajaron en la calle a pleno sol y con alegría.

La restauración de la capa bordada llamó la atención



El paso de la Virgen del Carmen Coronada estrenó los dos candelabros traseros de su paso procesional, los cuales han sido realizados en plata de ley por el orfebre sevillano Jesús Domínguez Machuca, añadiéndose así a los dos que se estrenaron en el año 2011 y figuran en la delantera del paso. Estos dos nuevos candelabros culminan otra fase más en la ejecución del paso procesional de la Patrona. El diseño de los brazos que sustentan los faroles de estos candelabros está inspirado en las farolas del puente Alejandro III de la ciudad de París, y el farol propiamente dicho se basa en los de la antigua galera Real desde la cual Juan de Austria comandó la flota cristiana en la batalla de Lepanto. El conjunto realizado por el orfebre sevillano consta de un farol central de cuerpo cilíndrico, y tres brazos que sustentan cada uno de ellos un farol de igual diseño y menor tamaño que el central al que rodean a inferior altura. También llamó la atención la capa bordada ya restaurada. La pieza, realizada en 1891, luce en todo su esplendor después del trabajo realizado en el taller de Dolores González Fuentes, que ha recuperado la imagen original del manto, que tras sufrir varias intervenciones perdió su esencia.

El deterioro en la conservación de la capa manto llevó a su restauración en el año 2013, culminando la misma cinco años después, tras un arduo trabajo en la selección del tejido de tisú y varios estudios estilísticos. La capa, enmarcada estilísticamente dentro del “bordado decimonónico o romántico”, presentaba un estado de conservación muy deficiente, tanto por el uso y función que posee la pieza, así como por la intervención a la que fue sometida en 1987 en la que el diseño ornamental sufrió considerables cambios en su morfología, impidiéndose la correcta lectura del conjunto. Los trabajos, han consistido en el exhaustivo estudio y reconstrucción del diseño original de 1891, el estudio de los materiales constitutivos, los tratamientos de limpieza sobre los distintos bordados y el pasado de éstos a un nuevo soporte de tisú, y la realización de nuevas piezas que, por motivos que se desconocen, no habían llegado a nuestros días.

El estudio ha sido posible gracias a encontrarse restos del tisú original bajo piezas bordadas, de forma que se ha buscado el más parecido al original. También se ha recuperado el fleco que, originariamente, ornamentaba todo el perímetro de la capa y que fue sustituido en una intervención realizada en 1950, antes de la coronación.

La cuadrilla de Pepe El Mellao

La cuadrilla de cargadores de José González García, conocido como Pepe El Mellao, fue la encargada de portar el paso de la Virgen del Carmen Coronada.  Lo hacía con una cuadrilla ilusionada que el pasado 7 de julio también portó en Cádiz el paso de Jesús de los Afligidos, logrando captar las miradas del público con un mecío sencillo, al compás de la música y donde la cuadrilla demostró su conjunción.      Anoche volvió a lucir con el paso de la Virgen del Carmen, que se encuentra en la iglesia desde su regreso de la iglesia Mayor, ya que ha sido necesario hacer un nuevo pollero para la capa manto de la Virgen del Carmen.      

Se notó que la incorporación de los candelabros traseros y la capa bordada incrementó el peso del paso, aunque subió la calle Carmen como corresponde. La procesión se recogió con retraso.

En la salida y junto a Pepe El Mellao, ya se notaba la gran ausencia de Antonio Valverde Muñoz, mayordomo de la hermandad, fallecido el pasado mes de junio, por lo que un lazo negro iba en el llamador del paso de la Patrona.

Comentarios

© Copyright 2018 Andalucía Información