Actualizado: 13:12 CET
Martes, 26/05/2020

CinemaScope

'Penny Dreadful. City of angels': El demonio está en todas partes

John Logan cambia Londres por Los Ángeles para poner en pie este entretenidísimo pastiche en el que sobresale su extraordinaria dirección artística

Su título original, Penny dreadful (Terrores de a penique), hace referencia a unas ediciones impresas que se hicieron muy populares en el siglo XIX en Inglaterra y que recopilaban relatos de miedo, desde vampiros a fantasmas, fundamentalmente. La serie creada por John Logan se fundaba en ese mismo espíritu, de notables reminiscencias góticas, para hacer convivir dentro de la misma trama a hombres lobo, demonios, vampiros, e incluso a Dorian Gray, y al doctor Frankenstein y su monstruo. El resultado fue tan desproporcionado como notable y ha dado pie ahora a un spin-off en el que cambia de escenario y de época, aunque bajo un mismo compromiso estético (la virtuosa recreación de Los Ángeles a finales de los años 30: City of Angels) y narrativo: el demonio está en todas partes y toma diferentes formas. 

Logan se apoya además en el realizador sevillano Paco Cabezas, que ya participó en la serie original, y que ahora ejerce como productor y director de los dos primeros episodios -una de las cuatro encarnaciones del mal a las que da vida Natalie Dorman “nació en Sevilla”: ¿influencia de Cabezas?-, y el resultado es de una espectacularidad fastuosa, pese a su condición de pastiche, porque lo es, pero muy entretenido y con una sobresaliente dirección artística que convierte en auténtica fascinación lo que no deja de ser un enorme parque temático en el que conviven policías honestos y violentos con emisarios nazis, políticos corruptos, sectas religiosas, pachucos y chicanos, judíos, gangsters y, por supuesto, ángeles del bien y del mal.

City of angels está escrita y desarrollada con enorme trazo grueso, tanto en la definición de sus protagonistas como en las evidentes referencias y géneros cinematográficos bajo la que está concebida, y que van desde el cine negro de L.A. Confidential al Chinatown de Polanski, pasando por el musical racial, el suspense hitchcockiano, el melodrama romántico y el sentido de la espectacularidad de Spielberg (hasta los nazis parecen sacado de alguna de las entregas de Indiana Jones), pero todo suma en su favor, pese, o a causa de, su preclara voluntad por servirse de todos esos elementos para construir una historia que, como decían en True detective, es la historia de la eterna lucha de la humanidad, la de la luz frente a la oscuridad.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Rota apagará el alumbrado público este viernes para observar el cielo
chevron_right
De Clerck: "El Gobierno tiene que trabajar para salvar a las empresas"