Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Lunes 06/02/2023  

Rota

La OMIC recibe quejas de usuarios sobre posibles abusos en las revisiones de las instalaciones de gas

La delegación de Consumo, dirigida por Laura Almisas, emite consejos prácticos para detectar irregularidades

Cargando el reproductor....

Durante las últimas semanas, la OMIC de Rota está recibiendo diversas consultas por la presencia en los domicilios de empresas o personas que les obligan a realizar las revisiones de las instalaciones de gas. Con el objetivo de evitar o prevenir que se sigan produciendo este tipo de abusos y que los consumidores y usuarios conozcan cuáles son sus derechos con respecto a este tipo de servicios, la OMIC ha iniciado una campaña de información para alertar sobre estas revisiones fraudulentas.

Cada cierto tiempo se produce un aumento de empresas o personas que con cada vez mayor frecuencia reaparecen por la localidad acudiendo a los domicilios particulares sin que previamente los consumidores y usuarios requieran su presencia, para realizar la revisión de las instalaciones de gas y en algunos casos, proceder a la sustitución de las gomas o de los reguladores de butano.

Según la OMIC, la normativa vigente en esta materia dispone que los usuarios de gas deben mantener en buen estado su instalación doméstica. Por eso tienen la obligación de solicitar la revisión de esa instalación cada cinco años, en el caso de gas butano y propano, o cada 4 años si se trata de una instalación de gas natural.

Para realizar esta revisión periódica, los usuarios pueden elegir libremente la empresa que más les convenga, comparando previamente los servicios que ofrecen y sobre todo los precios que cobran por este tipo de servicios.

Sobre este respecto, la Oficina Municipal de Información al Consumidor quiere puntualizar algunas cuestiones que está provocando bastante confusión entre aquellos usuarios que ya han recibido la visita de estas empresas y la prevenir al resto de los ciudadanos para que no caigan en el mismo error.

Según la OMIC, la primera regla de oro que los consumidores y usuarios deben tener en cuenta es la de no permitir la entrada al domicilio a personas o empresas bajo el pretexto de llevar a cabo la revisión de la instalación de gas, si previamente no se han contratado sus servicios. Son los consumidores los que han de ponerse en contacto con cualquiera de las empresas legalmente autorizadas, para que realicen este tipo de servicio.

El tipo de empresas de las que advierte la OMIC prestan libremente sus servicios y no representan ni son enviadas por ningún Organismo Oficial, ni tampoco sus trabajadores tienen ninguna relación profesional como Inspectores de la Junta de Andalucía, o son enviados por la Oficina Municipal de Información al Consumidor del Ayuntamiento de Rota.

Igualmente, todas las Empresas Instaladoras que prestan este tipo de servicios deben estar autorizadas por el Organismo Territorial competente para prestar este tipo de servicios, debiendo estar sus trabajadores debidamente acreditados. Además deberán cumplir una serie de requisitos, como tener a disposición de los usuarios las tarifas de las piezas, de la hora de trabajo y de otros servicios concretos que realicen, así como las hojas de quejas y reclamaciones oficiales.

Al finalizar la revisión, deberá hacernos entrega un Certificado acreditativo de la revisión periódica, y en el caso de que se sustituyen piezas, los usuarios tienen derecho a quedarse con las piezas viejas, que pueden servir de prueba en caso de presentar una reclamación.

Si la instalación no está en buen estado, o no se dispone de Certificado de la revisión una vez transcurrido los 5 años, la empresa suministradora del gas butano o propano puede negarnos el suministro. Y si se opta por contratar los servicios de estas empresas, hay que pedir siempre la factura de la revisión.

Además, la OMIC ofrece una serie de consejos a los consumidores, como que antes de dejar entrar en el domicilio particular a ninguna persona que ofrezca la revisión de la instalación de gas si no la hemos solicitado, pedir siempre la acreditación de instalador y de empresa autorizada por la Comunidad Autónoma.

Tambiés recomendable antes de realizar el trabajo la solicitud de un presupuesto escrito y detallado de materiales y mano de obra, así como de los desplazamientos si los hubiera, para aceptar o rechazar el servicio sin ninguna objeción, tomando el tiempo necesario para leer incluso la letra pequeña. El usuario tiene derecho, y es conveniente que compare las tarifas de distintas empresas instaladoras puesto que son precios libres y pueden variar considerablemente de unas a otras. Por otro lado, no se debe firmar ningún documento ni factura si no se ha recibido y aceptado antes el presupuesto escrito.

Otra práctica habitual de las empresas multinacionales más conocidas es el envío de cartas o de su personal a los domicilios de sus clientes para ofrecerles la revisión de las instalaciones de gas. Desde la OMIC aclaran que los clientes tampoco están obligados a aceptar este servicio ni a dejar pasar a dicho personal al domicilio. Si se aceptara la revisión que ofrecen, también es obligatorio acreditar su autorización, recibir presupuesto escrito y aceptarlo antes de realizar la revisión.

La gomas del butano no hay que cambiarlas si no están defectuosas o caducadas. La fecha de caducidad viene indicada en las mismas gomas. Si hay que sustituirlas, puede hacerlo uno mismo, si tiene la destreza necesaria. Las gomas nuevas y homologadas se pueden comprar en cualquier establecimiento o empresa distribuidora y también varían los precios de unas a otras.

El regulador y las abrazaderas de las bombonas de gas butano no tienen caducidad determinada. Si fuera necesario el cambio por avería o deterioro, el instalador autorizado será el que lo indique, para que el dueño de la instalación acepte o no la sustitución.

Como consejo final, la OMIC recomienda que las empresas elegidas se encuentren adheridas al Sistema Arbitral de Consumo y en sus documentos o publicidad figure el distintivo correspondiente. Esta adhesión supone una garantía para el consumidor en caso de que tuviera que hacer reclamación.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN