Actualizado: 18:56 CET
Miercoles, 03/06/2020

Ronda

Reviviendo la Semana Santa de Algatocín

Algunos de los momentos más esperados de la Semana Santa de Algatocín tienen lugar durante el Sábado Santo y el Domingo de Resurrección.

  • ALGATOCÍN

     Este año la Semana Santa en Algatocín será muy diferente, y es que, al igual que en el resto de España, no se celebrarán los tradicionales actos litúrgicos ni los esperados desfiles procesionales a causa de la actual situación de crisis sanitaria provocada por la propagación del coronavirus. Pese a ello, recordaremos algunos de los momentos más significativos de la Semana Santa del municipio.

     Años atrás, el Domingo de Ramos era habitual que los vecinos del pueblo fueran los protagonistas de una popular representación, un Vía Crucis en el que se recorrían calles y plazas rememorando las 14 Estaciones vividas por Jesús de Nazaret desde su prendimiento hasta su crucifixión y sepultura.

     En las siguientes jornadas, en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Algatocín, histórico templo construido en el siglo XVI, un grupo de feligreses suele preparar “El Monumento”, que es una representación de la Última Cena colocando una mesa con el sagrario, doce copas, pan y vino. De esta manera el Jueves Santo, una vez finaliza la eucaristía de “La Pasión” y la posterior procesión de la Santa Cruz, San Juan y la Virgen de los Dolores, es tradicional que los vecinos se dirijan a la iglesia para estar presentes en la Hora Santa frente al “Monumento”.

     Por otro lado, en las mañanas de los Viernes Santos se celebra un nuevo Vía Crucis que, este caso, lleva a los feligreses hasta la Ermita del Santo Cristo. En torno a las 6 de la tarde del Viernes Santo y tras una solemne misa, el municipio de Algatocín vive la procesión del Santo Entierro de Cristo. Los tronos de la Santa Cruz, el Santo Sepulcro y La Dolorosa, en ese orden y engalanados para la ocasión, salen del templo portados por vecinos y vecinas para recorrer el bello entramado urbano del municipio, aunque buena parte del itinerario se lleva a cabo por la travesía de la carretera que conecta Ronda y Algeciras, desde donde se vislumbran unas espectaculares vistas del Valle del Genal, lo que confiere un carácter muy singular al desfile procesional. Tras más de una hora en las calles y en un ambiente cargado de solemnidad y fervor, las tres imágenes regresan a la iglesia entre la emoción de todos los presentes. También los Viernes Santos, pero ya por la noche, el silencio envuelve el ambiente de Algatocín durante la procesión de la Soledad, en la que recorre las calles la imagen de la Virgen más antigua de Algatocín. Cabe destacar en este punto la presencia de las mayordomas en las procesiones, a las que normalmente acuden vestidas de mantilla.

     Algunos de los momentos más esperados de la Semana Santa de Algatocín tienen lugar durante el Sábado Santo y el Domingo de Resurrección. En primer lugar, el Sábado Santo numerosos vecinos del pueblo, con los mayordomos a la cabeza, se encargan de recoger ramas en los campos de los alrededores que sirven para realizar el huerto en la Alameda de Andalucía durante la noche del sábado al Domingo de Resurrección. También el sábado se recolectan naranjas y limones de las fincas de algunos vecinos con el objetivo de ofrecérselos el domingo en el huerto, junto a una copa de licor, a todos los presentes a cambio de la voluntad.

     Por otro lado, a primera hora de la mañana del Domingo de Resurrección los mayordomos se dirigen a la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario para “robar” la imagen del Niño Jesús y llevarla hasta el huerto mientras las campanas del templo repican anunciando este hecho. Más tarde, los tronos de San Juan y la Virgen del Rosario salen de la iglesia portados a hombros en dirección a la Alameda de Andalucía. En este punto se viven los instantes más emocionantes de la representación y es que, como es tradición, tras comprobar que el Niño Jesús se encuentra en el interior del huerto, San Juan corre hacia la Virgen para comunicarle el hallazgo y esta, también corriendo, se dirige al huerto, donde encuentra a su hijo. A continuación, las tres imágenes emprenden el camino de vuelta al templo acompañadas por multitud de personas.

     La Semana Santa de Algatocín tradicionalmente concluye con los vítores y aplausos de todos los asistentes a la entrada de San Juan, el Niño Jesús y la Virgen del Rosario en la iglesia de la localidad.

 

    

    

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Desinfección preventiva de la Residencia de Ancianos de Faraján
chevron_right
La mayoría de los ancianos de la residencia de Alcalá supera el covid