Actualizado: 18:39 CET
Miercoles, 23/09/2020
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Ojos de plato

Ojos de plato. Inundaciones de Goya

La gran fiesta del cine español, repatriado en el festival de Málaga, quedó privada del calorcillo de nuestras multitudes jaleantes y procesionales

Cargando el reproductor....

Mientras granizaba turismofilia y racheaba turismofobia en el FRITUR de los mil cargos, cuando sacábamos pecho palomo con un récord hostelero rematado con los focos de la industria audiovisual, el cielo se desplomó sobre nuestros cabezones. La gran fiesta del cine español, repatriado en el festival de Málaga, quedó privada del calorcillo de nuestras multitudes jaleantes y procesionales.

A nuestra concejala Teresa Porras, le arrastró “Lo imposible” y por eso deberían de consolarla con un premio a los mejores defectos especiales. Con lo preparadito que debía tener su brilli brilli de gala y reservada hora en la peluquería, en vez de chupar reporterismo cuché, pasó una noche de Campanillas allende las inundaciones desbordadas. Con la querencia que tiene nuestra munícipe a los retratos y a las cámaras de televisión, estar embarrada la noche de actos tuvo su mérito.

Habrá sido un contratiempo perderse ese malagueñísimo photocall estelar. Un paraíso de cartón y moqueta feria que ha renacido reciclado por el director del centro de Misioneras Cruzadas de La Palma Palmilla. Un giro de guión propio de los autores de la serie “Malaka” que conocen el paño y el daño. Un día estás en todo lo alto, y al siguiente okupando la más necesitada realidad. Gloria y dolor. Saturación de turismo y paro. Muy inquietante, como de aguafuerte de Francisco de Goya y Lucientes, o deslucidos de la ciudad.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
Contigo Ronda valora de manera negativa la presencia en Fitur
chevron_right
Presentan un puente peatonal desde la Plaza del Campillo al Parador