Actualizado: 17:01 CET
Martes, 18/09/2018

Punta Umbría

"Eduardo Manostijeras", del extravagante Tim Burton, cumple veinte años

"Eduardo Manostijeras", uno de los proyectos más personales del director Tim Burton, celebra mañana veinte años desde su estreno en Los Ángeles convertida en una cinta de culto para muchos aficionados al cine.

 "Eduardo Manostijeras", uno de los proyectos más personales del director Tim Burton, celebra mañana veinte años desde su estreno en Los Ángeles convertida en una cinta de culto para muchos aficionados al cine.

Drama enternecedor, romántico y oscuro, supuso la primera colaboración de Burton con Johnny Depp, actor con quien ha hecho hasta la fecha siete filmes, el último "Alicia en el País de las Maravillas"", y la confirmación del cineasta como uno de los más creativos y extravagantes.

A falta de ediciones especiales en DVD o blu-ray con motivo del vigésimo aniversario -sí hubo cuando cumplió una década-, los fanáticos de la película lanzaron en internet un proyecto para homenajear a su manera la obra de Burton.

Titulado "Scissorhands20th", el blog recoge una serie de ilustraciones en las que diversos artistas de diversas partes del mundo muestran su particular punto de vista sobre el universo mágico de suburbio ideado por el cineasta.

"Eduardo Manostijeras", una modernización de los cuentos de hadas, se centraba en Eduardo, un ingenuo Frankenstein con alma de Pinocho, personaje interpretado por Depp, que su creador (Vincent Price) construye con el deseo de que sea un ser puro.

El joven Eduardo se queda huérfano antes de que le implanten unas manos humanas, condenado a tener que llevar unas tijeras en su lugar, y pasa su tiempo en soledad hasta que es descubierto por una vecina, que lo acoge en su hogar cambiando la vida de su familia y la de su entorno.

Un argumento inspirado en la adolescencia del propio Burton, que quiso reflejar en el largometraje su experiencia como un adolescente excéntrico, imaginativo, solitario y con problemas para establecer relaciones sociales.

Esa misma incomprensión y aislamiento ha sido un tema recurrente en las películas de Burton, quien tras su debut como director de largometrajes con una comedia familiar ("La gran aventura de Pee-wee", 1985), mostró su lado siniestro en "Beetle Juice" (1988), para después entrar en el mundo del caballero oscuro con "Batman" (1989).

"Eduardo Manostijeras" llegó en 1990 y en ella de nuevo Burton contó con Winona Ryder ("Beetle Juice"), que en esa ocasión dio la réplica a Depp.

La película recaudó en EEUU más de 56 millones de dólares, una buena taquilla para un año en el que tuvo que compartir cartelera con "Solo en casa", "Ghost", "Bailando con lobos", "Pretty Woman", "Desafío total" o la tercera parte de "El Padrino".

Aún así, la película de Burton logró situarse entre las veinte que mejor resultado obtuvieron en los cines estadounidenses.

A "Manostijeras" le seguirían otros títulos en los que Burton volvería a demostrar su capacidad para normalizar lo extravagante en la gran pantalla.

Escribió y produjo "Pesadilla antes de Navidad" (1993) y dirigió la también animada "La novia cadáver" (2005) y fue responsable de proyectos como el relato exagerado de "Big Fish" (2003) o el vengativo "Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet" (2007).

Burton se atrevió también con los "remake", y aportó su particular visión a historias como "Sleepy Hollow" (1999), "Charlie y la fábrica de chocolate" (2005) y, este año debutó en 3D con "Alicia en el País de las Maravillas".

COMENTARIOS

Andaluca InformacinPublicidad Ai