Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Martes 28/06/2022  

Andalucía

Los economistas rebajan el crecimiento del PIB andaluz al 4 % en 2022

Debido al impacto de la guerra de Ucrania y a su efecto en la subida generalizada de los precios

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Dinero.

El Observatorio Económico de Andalucía (OEA) ha rebajado del 5,5 % al 4 % la previsión de crecimiento realizada por su panel de expertos para la economía andaluza en 2022 debido al impacto de la guerra de Ucrania y a su efecto en la subida generalizada de los precios.

En rueda de prensa, el presidente del OEA, Francisco Ferrero, ha presentado las previsiones del panel de expertos, en colaboración con la Fundación Cámara, y ha considerado difícil que este año se pueda completar la recuperación de la economía andaluza y recuperar el nivel de PIB de 2019 -antes de la pandemia- debido a las elevadas incertidumbres en los mercados y ha vaticinado que es previsible que se alcance ese umbral en el año 2023.

El crecimiento de la economía andaluza en 2022 se apoyará en la inversión publica, ya que los datos indican una "aceleración en la ejecución de los fondos europeos Next Generation", y en el consumo de los no residentes por "la más que probable normalización de la actividad turística, lo que se reducirá la brecha hasta llegar a niveles previos a la pandemia" en turismo.

La nuevas incertidumbres en los mercados generadas a raíz de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero ha sacudido las previsiones optimistas realizadas al inicio de 2022, ya que ha provocado un aumento de los precios energéticos y de las materias primas que se ha trasladado a todos los productos y han elevado la inflación en marzo a cerca al diez por ciento, aunque, según el OEA, es probable que se modere a lo largo de este año.

No obstante, Ferraro ha alertado de que se dejarán sentir las consecuencias de las tensiones inflacionistas en un freno en el consumo de los hogares por la menor renta disponible e incluso puede llegar a ser negativo en algún trimestre del año.

Entre enero y marzo la economía andaluza ha crecido un 0,2 % respecto al trimestre anterior y un 2,5 % en tasa interanual, en ambos casos una décima inferior a las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística, según las previsiones del OEA, integrado por economistas vinculadas a universidades andaluzas,.

El exiguo crecimiento entre enero y marzo se debió al impacto en el consumo de los hogares de la huelga del transporte por carretera en marzo, que ha restado varias décimas al crecimiento, aunque se compensó en parte con la inversión y la recuperación de las actividades limitadas por la pandemia, sobre todo por la recuperación del turismo y el consumo de los no residentes.

La evolución de la afiliación de trabajadores, que se frenó en el primer trimestre, convalida la hipótesis de la moderación de la actividad por el menor consumo de los hogares, ha apuntado Francisco Ferraro.

La contracción del consumo entre enero y marzo se refleja en un freno en el índice de comercio al por menor y en las matriculaciones de turismos, que también se ha visto afectadas por la crisis en los suministros y agravada por la huelga de transportistas.

El consumo público se estabilizó en el primer trimestre y dejó de aportar al crecimiento del PIB, mientas que destacó el buen comportamiento de la inversión, tanto la extranjera como la producción industrial de bienes de equipo, que creció en tasa interanual por encima de la media nacional, así como en el buen ritmo de la constitución de hipotecas y la recuperación del dinamismo de la construcción con un fuerte amento de las viviendas iniciadas.

Por su parte, la demanda externa, sin considerar el consumo de los no residentes, pudo aportar negativamente al crecimiento en el primer trimestre del PIB andaluz y, aunque hasta febrero las exportaciones subieron con fuerza un 30 también lo hicieron en mayor medida las importaciones, un 65 %.

Esta elevada diferencia vendría explicada por el fuerte aumento de los precios energéticos, muy relevante en la rúbrica de importaciones andaluzas dada la posición estratégica de sendas refinerías en este territorio y que habrían elevado en términos anuales un 127 % el valor de las importaciones de crudo, ha puntualizado.

Esta revisión de las previsiones del OEA a la baja está en línea con las que están haciendo los diferentes organismos internacionales para España y para la economía mundial y están condicionadas a la duración del conflicto bélico en Ucrania y a otras variables como el previsible aumento de los tipos de interés en Europa y al funcionamiento de las cadenas de suministro por la política anticovid en China, entre otras variables, ha explicado Ferraro. 

TE RECOMENDAMOS