Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 17/09/2021

Puente Genil

Pedro V. Cabello prepara la publicación de su tercera obra literaria

”Eso no estaba en mi libro del Antiguo Testamento”, editada por Almuzara, verá la luz el 5 de marzo

Publicidad Ai
Publicidad Ai
  • Pedro V. Cabello Morales.

El sacerdote pontanés Pedro Vicente Cabello prepara el estreno de su nuevo trabajo literario, una obra que lleva por título “Eso no estaba en mi libro del Antiguo Testamento”, editada por Almuzara Libros, que verá la luz el próximo 5 de marzo, y que, en boca de su autor, es un libro “desenfadado y coloquial” accesible “para todos los públicos” y que se puede leer “en pequeñas dosis”.     

Entre otras curiosidades, el trabajo contiene numerosos guiños a la música, la literatura, el cine o la televisión, y repasa interesantes anécdotas para responder a preguntas abiertas como “por qué ni la manzana del Paraíso ni la ballena de Jonás aparecen en la Biblia, cómo se explica que Matusalén muriera a los 969 años, o por qué aparece en el relato del Paraíso una serpiente como encarnación del Diablo y no cualquier otro animal”.     

A pesar de que su incasanble trabajo como delegado diocesano de Acción Social y Cáritas, que concilia con el ejercicio de su ministerio sacerdotal en la Parroquia de San Miguel Arcángel de Córdoba, le dejan muy poco tiempo libre, Pedro Cabello ha vuelto a sorprender con un libro que ofrece, desde una perspectiva amena, divulgativa y rigurosa, los pasajes menos conocidos de la primera parte del libro más vendido de la historia, aportando luz y desgranando detalles de aspectos poco conocidos, como el hecho de que en el Antiguo Testamento encontramos el primer manifiesto ecologista además de la primera reivindicación feminista.     

Esta es la tercera publicación del sacerdote pontanés, tras «La Córdoba del Seminario», publicada en 2018 y «Arqueología Bíblica», que vio la luz con la misma editorial un año más tarde, trabajo este último que despertó un gran interés entre los especialistas, al realizar un minucioso y detallado trabajo de investigación unánimemente alabado por la crítica.   

 “Eso no estaba en mi libro del Antiguo Testamento” responde, en sus 400 páginas, a numerosas preguntas que quizás, hasta ahora, no tenían respuesta o eran muy poco conocidas para todos. Una obra muy apetecible, que habrá que ir saboreando, “también con alguna que otra sonrisa”, como ha avanzado su autor.     

Pedro V. Cabello (Puente Genil, 1976) ingresó en 1994 en el Seminario Conciliar de “San Pelagio” donde cursó los estudios eclesiásticos obteniendo el Bachiller en Teología por la Universidad Eclesiástica “San Dámaso” en el año 2000. Ese mismo año se ordenó sacerdote y fue enviado a Roma a ampliar estudios. Estuvo cinco años en el Colegio Español de San José y uno en el Convictorio de la Iglesia Nacional Española de Santiago y Monserrat, de la que es becario.   

 Licenciado en Ciencias Bíblicas por el pontificio Instituto Bíblico de Roma, obtuvo el doctorado por sus estudios sobre el Evangelio de San Lucas con el trabajo de investigación que lleva por título “Tened cuidado y guardaos de toda codicia. Hacia una interpretación del tema pobreza-riqueza”.     Vicerrector y jefe de estudios del Seminario Conciliar de “San Pelagio”, profesor de Sagrada Escritura y Griego Bíblico en el mismo centro y en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas “Beata Victoria Díez” (Córdoba), Pedro Cabello también fue coadjutor de la parroquia de Santo Domingo de Guzmán de Lucena y de la parroquia de El Salvador y Santo Domingo de Silos (Iglesia de la Compañía) de Córdoba. Del mismo modo estuvo tres años como  delegado diocesano de Juventud, y también ha sido capellán del Monasterio Cisterciense de la Encarnación, siendo, además, director del servicio de Publicaciones de los Centros Académicos de la Diócesis de Córdoba.     

cultura, literatura, religiónSu vocación de servicio a los demás hace de Pedro Cabello una persona muy querida tanto en Puente Genil como en la capital cordobesa. Su carisma, su disponibilidad y su entrega le ha convertido en una referencia y en un apoyo para muchas familias en estos meses durísimos en los que, desde su Parroquia, ha visto en primera persona como muchas personas sufrían tanto por la pérdida física de familiares víctimas de la cruel enfermedad, como por la disminución material de recursos con los que poder subsistir para hacer frente a su día a día.

COMENTARIOS