Actualizado: 19:28 CET
Jueves, 04/06/2020

Provincia de Cádiz

“La construcción es parte de la solución a la crisis”

La presidenta del Círculo de Empresas Andaluzas de la Construcción, Consultoría y Obra Pública (Ceacop), Ana Chocano, reclama inversión pública y financiación

  • La presidenta de la patronal de la construcción, Ana Chocano, reivindica el papel del sector en la reconstrucción económica tras la pandemia.

La construcción ha encajado razonablemente bien el primer golpe de la crisis económica. Pero la presidenta de la patronal, Ana Chocano, advierte de que el futuro preocupa si no se dota de liquidez a las empresas y se apuesta por la inversión pública. La paralización de las licitaciones durante dos meses juega en contra para un sector clave para la recuperación.

El 20% de las empresas que se disolvieron en España en abril pertenecía al sector de la construcción. ¿Ha encontrado dificultades el sector a la hora de acceder a ayudas y financiación?

–Las empresas siempre hemos defendido que la mejora ayuda que podemos recibir es que nos permitan trabajar, para lo que es necesario invertir en infraestructuras. Pero es cierto que, en estos momentos de incertidumbre, disponer de financiación es clave para que las empresas podamos hacer frente a nuestros gastos, que se han mantenido o incluso aumentado, aunque la producción haya disminuido. Nos hemos encontrado que las medidas de apoyo financiero propuestas por los gobiernos autonómico y central son insuficientes y tardan en llegar. En el caso de las líneas de avales del ICO lanzadas por el Gobierno central, son insuficientes y bastante inaccesibles para las pymes. Los trámites burocráticos y la falta de celeridad hacen que estas ayudas no nos lleguen; muchas aún están pendientes de aprobación. Además, nos hemos tenido que enfrentar a duras exigencias por parte de las entidades financieras, que están invitando a la contratación paralela de otros productos y servicios, junto con la concesión de las líneas de avales. En cuanto las medidas de apoyo financiero puestas en marcha por el Gobierno autonómico a través de Garantía, en la primera partida de ayudas lanzadas a mediados de marzo el sector quedó explícitamente excluido. Recientemente han aprobado nuevos fondos ampliando la cantidad y mejorando las condiciones de acceso de la línea de liquidez para pymes y autónomos a los que parece que sí podremos optar.

¿Qué otras medidas debe adoptar en este sentido las administraciones públicas?

–Las empresas de la construcción somos parte de la solución. La Administración puede apoyarse en nosotros, pero necesitamos contar con mecanismos que nos permitan hacer frente a la disminución del ritmo de actividad en el sector. Medidas que permitan la financiación a las empresas ante la falta de liquidez. Pero la medida fundamental es aumentar la inversión en infraestructuras, que se pongan en marcha un plan de inversiones con actuaciones de carácter inmediato, y otras a corto y medio plazo, que permita a las empresas continuar su actividad y mantener el empleo. No podemos esperar en momentos de emergencia a planes a largo plazo, como la colaboración público-privada. La puesta en marcha de este mecanismo supone modificaciones legislativas que van a necesitar más de un año para producirse, si es que esto llega a ocurrir. Necesitamos soluciones ahora para atajar de forma urgente los problemas económicos y el aumento del desempleo.

¿En cuánto estima el sector las pérdidas acumuladas en lo que va de año?

–Una de las medidas que hemos venido demandando ha sido la reactivación de las licitaciones. Tras la declaración del estado de alarma todos los procesos administrativos quedaron suspendidos, y han estado paralizados hasta hace apenas una semana, algo que consideramos excesivo ya que se podría haber continuado los procesos a través de la contratación electrónica. Esta congelación en los procesos de licitación y de adjudicación han supuesto eliminar dos meses de trabajo que repercutirá negativamente a medio plazo en la cartera de encargos de las empresas y en la facturación.

“El problema surgirá al acabar obras en marcha y que no haya nuevas por paralizar dos meses las licitaciones”

Sin embargo, el desempleo ha bajado en el sector en abril. ¿Por qué?

–Salvo la paralización obligatoria de la actividad durante los 14 días que duró el cese de las actividades no esenciales decretado por el Gobierno, la construcción ha continuado trabajando en las actuaciones que tenía en marcha, manteniendo su actividad y el empleo. El problema del desempleo surgirá cuando finalicen las obras en ejecución y no haya contratos nuevos que ejecutar porque durante dos meses no se ha licitado ni se ha adjudicado nada.

¿Por qué advierte de que el sector tiene la posibilidad de incorporar trabajadores ahora, pero que en unos meses podría ser un drama? 

–Creemos firmemente que el sector de la construcción es un sector esencial que puede liderar la recuperación de nuestra comunidad porque tiene la capacidad de generar actividad y empleo de forma rápida, incorporando trabajadores de otros sectores, como es el caso de la hostelería u otros sectores, a los que se dirigieron los trabajadores de la construcción en la crisis de 2008. Pero para poder hacer posible esto, la inversión en infraestructuras será vital. Las actuaciones se deben poner en marcha ya. Si no existen nuevas expectativas de trabajo en lugar de integrar trabajadores de otros sectores, aumentarán las cifras de desempleo.

Las administraciones sufren ya caída en la recaudación. ¿Teme que la inversión pública sufra en primer término el recorte en ingresos?

–Sí, porque desgraciadamente ya ha ocurrido otras veces. Para evitarlo es por lo que desde Ceacop no hemos parado de comunicarnos con las distintas administraciones para transmitirles nuestra disposición a la colaboración y recordarles que somos un valioso aliado. Las administraciones van a sufrir una disminución de ingresos ante la paralización de la actividad, al mismo tiempo que un aumento de gastos en materia social y sanitaria. Pero destinar recursos a infraestructuras no es un gasto; es inversión: el 62% de lo invertido vuelve a la administración vía tributos, seguros sociales y tasas, además de generar empleo y de que el resultado del trabajo queda al servicio de la sociedad.

¿Ha aumentado la morosidad de las administraciones públicas desde el inicio de la crisis por la pandemia?

–La Administración está haciendo un esfuerzo por cumplir con los pagos en tiempo y forma y, salvo contadas excepciones, en algún ayuntamiento, no hemos tenido mayores problemas para que se ejecutasen los pagos.

“El sector puede liderar la recuperación y para eso la inversión pública en infraestructuras es vital”

¿Cuántas obras son prioritarias para Andalucía y cuánto esfuerzo inversor precisarían?

–Todas las actuaciones planificadas y previstas en los presupuestos son importantes. Además, su tramitación administrativa ya tiene un largo camino avanzado. Para centrarnos en algunos casos concretos podemos resaltar las actuaciones recogidas dentro del Acuerdo Marco de la Agencia Pública Andaluza de Educación para obras de menos de 500.000 euros en los centros educativos andaluces. Actuaciones ya adjudicadas, que deberían estar en ejecución, aprovechando que las aulas se encuentran vacías, y cuya puesta en marcha generaría la incorporación de mano de obra inmediata y local, contribuyendo a mantener nuestras plantillas e incluso a disminuir las cifras de desempleo. También las obras incluidas dentro del Plan de Depuración y Saneamiento, que cuenta con la financiación finalista que recaudan con el canon del agua en la factura de los andaluces desde hace 10 años.

¿Qué esfuerzo inversor precisa el sector para salvar el año?

–Desde el sector estimamos que como mínimo es necesaria una inversión anual en torno a los 4.000 millones de euros anuales por parte de todas las administraciones para la construcción de nuevas infraestructuras, la conservación del patrimonio ya construido, garantizar mantener las cifras de empleo en el sector y posibilitar la integración de mano de obra de otros sectores.

¿Hay optimismo en cuanto a la recuperación? ¿Comenzará en 2021 o prevé una crisis larga?

–Nos mostramos optimistas porque somos un sector con posibilidades si se toman medidas de forma urgente y hacemos las cosas bien. Como le comentaba al principio de la entrevista, la construcción es parte de la solución, pero necesitamos que las administraciones nos reconozcan como aliados y se apoyen en nosotros, destinando recursos a infraestructuras y poniéndolas en marcha de manera inmediata. Solo así podremos garantizar la continuidad de las empresas, preservar la economía y salvar el empleo.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
“Las víctimas del Covid-19 piden justicia”
chevron_right
Una donación multiorgánica en Puerto Real para ayudar a ocho pacientes