Actualizado: 13:46 CET
Martes, 07/04/2020

Provincia de Cádiz

Cádiz registra una brecha salarial por sexo del 27%

Solo por detrás de Huelva, la temporalidad, la contratación a tiempo parcial o el difícil acceso al mercado laboral de la mujer explican las diferencias

  • Las gaditanas ocupan mayoritariamente empleos en el sector servicios, peor retribuidos.

Salvo Vox, no hay ningún otro partido político que niegue la brecha salarial. La formación de Santiago Abascal trató de forzar en vano el debate al respecto con una iniciativa en la Cámara andaluza sobre “falsos planteamiento de tintes ideológicos” en julio del año pasado.

Sin embargo, a la práctica totalidad del arco parlamentario le preocupa, y así lo hicieron saber el resto de formaciones, una incómoda realidad a la que UGT le ha dado ahora dimensión al céntimo con el 'Informe Las Brechas'.

Elaborado con motivo del Día por la Igualdad Salarial, que se celebró este sábado, el documento revela que la diferencia entre sueldos según el sexo en España es del 21,9% y en Andalucía, del 24,4%; Cádiz, por su parte, registra una brecha del 27%, y se sitúa como segunda provincia en la región con mayor porcentaje, solo por detrás de Huelva (39%).

Según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía relativos a la explotación de la muestra continua de vidas laborales con datos fiscales de la Seguridad Social, un asalariado gaditano ingresa al año 17.236 euros de media, frente a los 12.653, unos 4.583 menos, que percibe una mujer.

UGT remarca en el estudio que no hay que confundir discriminación retributiva, la diferencia entre lo que cobran las mujeres realizando trabajos de igual valor que los hombres en puestos o categorías equivalentes de una misma entidad, con brecha salarial, diferencia ésta determinada, apunta, “por los factores estructurales de desigualdad entre mujeres y hombres”. Y agrega: “La brecha salarial es producto de otras brechas o discriminaciones estructurales en los distintos ámbitos público o privado”. Entre los motivos que enumera para explicar este fenómeno están la masculinización del mercado de trabajo y la segregación por sectores.

En este sentido, y aunque el sindicato no aporta datos provinciales, basta con acudir a la Encuesta de Población Activa (EPA) y paro registrado para comprobar que la tasa de actividad es del 62% entre los hombres, mientras baja al 46,54% entre las mujeres, y que, en una proporción mayoritaria, seis de cada diez ocupados es hombre.


En cuanto a los desempleados, el 58,52% son mujeres y, solo en el mes de diciembre, tal y como ha apuntado CCOO, “el crecimiento del paro registrado entre las mujeres duplica al de los hombres”. “Esta brecha se ajustó durante la crisis, pero vuelve a ser cada vez mayor el diferencial”, advierte. Y un dato más sobre la dificultad para acceder a una colocación: las mujeres representan el 67,7% de los 60.579 gaditanos que llevan sin empleo más de doce meses.

Por último, hay que tener en cuenta que 150.200 de las 163.100 ocupadas en Cádiz, el 92%, desarrollan alguna actividad vinculada al sector servicios, que ofrece unos salarios más bajos. En el caso de los hombres, ese porcentaje se rebaja al 69,3%, concentrando gran parte de los efectivos en la construcción (12%) e industria (13,2%).

Al hilo, cabe recordar que en España, una mujer sin formación cobra un tercio menos de salario que un hombre en sus mismas condiciones; si tiene estudios superiores, percibe una cuarta parte menos que un hombre en el mismo nivel.

Hay más cifras, todas apabullantes, en este sentido: las mujeres solo firman cuatro de cada diez contratos en la provincia, la tasa de temporalidad se situó casi en el 95% y la modalidad de la jornada laboral del total de los contratos registrados en 2018 que predomina es la de tiempo parcial, con el 58,4%. Finalmente, tal y como publicamos en estas páginas, las madres gaditanas piden nueve de cada diez excedencias para cuidar hijos.

Para afrontar este conflicto, la consejera de Empleo, Rocío Blanco, ha recordado la obligación de las empresas de más de 50 trabajadores de elaborar planes de igualdad que incluyen la novedad de la auditoría salarial. Para reforzar el control, ha planteado “la creación de un Registro de Planes de Igualdad de las empresas, y la obligación de llevar un registro salarial y de justificar la brecha salarial igual o superior al 25% si la empresa cuenta con 50 o más trabajadores”.

Asimismo, ha destacado necesidad de promocionar cláusulas adecuadas en la negociación colectiva que ofrezcan mayor seguridad jurídica desde la perspectiva de género y reforzar las campañas de la inspección. Y, además, Blanco ha considerado de vital importancia el avance en las medidas para fomentar la conciliación familiar. El Instituto Andaluz de la Mujer ha lanzado, por su parte, el 'Manual Práctico sobre brecha salarial entre mujeres y hombres'.

La directora, Laura Fernández, ha señalado que “son 52 los días que separan a las mujeres y los hombres de la igualdad salarial en el trabajo”, ya que es la cifra de media que una mujer trabaja sin sueldo por el mismo trabajo que haría un hombre. Y ha afirmado que “solo seremos iguales cuando nuestros salarios sean los mismos”. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Guerra de agravios entre la educación pública y concertada
chevron_right
“Los agricultores y ganaderos han llegado ya al límite”