Actualizado: 13:46 CET
Lunes, 24/02/2020

Provincia de Cádiz

Gastamos tres veces menos en comida rápida que el resto de España

El sector advierte de que la subida de impuestos propuesta por el ministro Alberto Garzón a la ‘fast food’ perjudicará a todos, especialmente a las rentas bajas

  • Comer una hamburguesa puede salir caro: el Gobierno PSOE-Unidas Podemos declaran la guerra a la comida rápida.
  • El gasto en 'fast food' solo representa el 6,6% del total, unos 1.035 euros, que reservamos para bares y restaurantes al año
  • Empresarios consideran que "los términos comida y basura sin incompatibles" y "que "la fiscalidad no cambia hábitos"

Habrá que esperar al próximo barómetro del CIS pero Alberto Garzón, otrora uno de los líderes políticos más valorados por la opinión pública, se juega definitivamente su popularidad tras anunciar, recién asumido el cargo de ministro de Consumo, un nuevo impuesto para “reducir el impacto de la comida basura”. El coordinador general de IU no ha concretado el alcance de la medida pero no ha descartado, interrogado al respecto, subir el IVA de este tipo de productos del 10% al 21%. Tanto el pacto de Gobierno firmado por PSOE y Unidas Podemos como el programa con el que la formación de Pablo Iglesias concurrió a las pasadas elecciones generales apuntan en esa dirección.

De acuerdo al estudio realizado en 2018 por Fintonic, los españoles gastan en torno a 183 euros al año en establecimientos de comida rápida de. Para la provincia, la plataforma responsable de la aplicación informática móvil de finanzas personales diseñada para organizar el dinero y ahorrar, reduce considerablemente estas cifras, según los números facilitados por la empresa referidos a 2019. Cada gaditano destinó unos 68,25 euros, tres veces menos que la media nacional. La denominada fast food, tiene poco tirón en nuestra tierra. De hecho, solo representa el 6,6% del total, unos 1.035 euros, que reservamos de nuestra economía personal para bares y restaurantes. Por sexos, los hombres (72,84 euros) consumen más comida basura que las mujeres y, por franja de edad, pizzerías y hamburgueserías están frecuentadas, apunta Fintonic, por gaditanos de entre 25 y 34 años mayoritariamente, o de 35 a 44, en segundo lugar.

Visto así, parecería que la propuesta de Garzón puede tener un impacto económico limitado. Pero a la Federacion Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) no le hace ninguna gracia la idea. “Consideramos que los términos comida y basura sin incompatibles”, responde por medio de un correo electrónico el director general de la entidad, Mauricio García de Quevedo, preguntado al respecto. “No hay evidencia científica de que este tipo de medidas sean eficaces ya que desde la fiscalidad no se cambian hábitos y comportamientos”, advierte, y las tacha de “recaudatorias”. “Únicamente tienen como efecto disminuir la renta de los ciudadanos, especialmente a los de las rentas más desfavorecidas”, agrega. Y remarca, por otro lado, que “los problemas de salud dependen de muchos factores relacionados con hábitos de vidas saludables, no solo con la alimentación”.

Por todo ello, FIAB, explica García de Quevedo, apuesta por “la formación y la información al consumidor, una dieta variada y equilibrada basada en evidencias científicas y el sentido común de los consumidores que permita satisfacer las necesidades nutricionales sin incurrir en excesos calóricos”.   El responsable de la organización también considera que promover “actividad física y estilos de vidas saludables”, y señala como riesgos el sedentarismo, la alteración de horarios de comida y sueño, el estrés y otros factores asociaciados a la obesidad y el sobrepeso, así como las enfermedades no transmitibles. “Nunca como ahora ha habido una oferta de productos tan segura, variada y adaptada a los gustos, necesidades y la capacidad adquisitiva de los ciudadanos”, concluye.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Rota, enclave geostratégico para EEUU, refugio de poetas
chevron_right
Los partidos dan juego (o no) a sus representantes en Las Cortes