Actualizado: 13:35 CET
Miercoles, 22/01/2020

Provincia de Cádiz

Juan Carlos Campo colma su ambición como ministro

El magistrado culmina con su nombramiento una fulgurante carrera entre la Justicia y la política de la mano de Zapatero, Susana Díaz y ahora Pedro Sánchez

  • El diputado del PSOE por Cádiz Juan Carlos Campo será ministro de Justicia de Pedro Sánchez.

La mitad de los diputados del PSOE por Cádiz son ministros. Fernando Grande-Marlaska repite en Interior. Y ayer, a última hora, se conoció que Juan Carlos Campo lo será de Justicia. Dos de cuatro. Campos ha visto colmada, al fin, su mal disimulada ambición. Daba por hecho, no en vano, que le tocaba en el primer Gobierno de Pedro Sánchez, tras la moción de censura y una legislatura corta pero bronca como portavoz de la comisión parlamentaria del ramo.

Se impuso Dolores Delgado, que abandona el cargo envuelta en la polémica por sus nunca aclarados del todo vínculos con el comisario Villarejo. Campo estaba convencido de que se había ganado los galones como portavoz. Pese a tener un perfil técnico más que político, saltó a las pantallas y portadas de los periódicos por el debate sobre la prisión permanente revisable en un debate hosco. Con los padres de las víctimas en la tribuna de invitados, el magistrado espetó a Rafael Hernando y Albert Rivera que “las víctimas no pueden ser utilizadas, señores del PP y de Ciudadanos, ni ellas ni su dolor, y eso es lo que están haciendo” en una sesión que, dijo, sabe “a ira, a rabia, a sed de venganza”. “¡Qué gran error de Campo!”, sentenciaron los diputados populares; “algunos portavoces se han equivocado, especialmente el PSOE, acusando a las víctimas”, señaló Rivera.

Pero ya había hecho méritos antes, con  Susana Díaz. Magistrado de la Audiencia de Cádiz, fue director general de Justicia en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, miembro del Consejo General del Poder Judicial y Secretario de Estado de Justicia. En 2011, en pleno estado de incertidumbre por las eventuales imputaciones de Manuel Chaves y José Antonio Griñan por el escándalo de los ERE, fue nombrado Secretario de Relaciones con el Parlamento andaluz. A partir de ahí su carrera es fulgurante.

El pasado diciembre ganó por concurso una plaza de magistrado en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, aunque en las últimas semanas, Campo sonaba como ministro, junto con Gabriela Bravo y Ana Ferrer. Pero también ha sido noticia por las informaciones que le relacionan sentimentalmente con la presidenta del Congreso, Maritxell Batet.

Sevillano de nacimiento, nacido en 1961, divorciado y con dos hijas, es de la misma quinta de otro juez, el gaditano Jesús de la Mata, que también ha desarrollado una carrera a caballo entre la Justicia y la administración, siempre de la mano del PSOE, y ha llevado la investigación del caso Gurtel y la financiación ilegal del PP.

Entre los retos que tendrá que afrontar Campo al frente de sus nuevas responsabilidades está desatascar la renovación del Consejo General del Poder Judicial y de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional. Y defender a una carrera duramente cuestionada desde el independentismo catalán. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Los partidos velan armas ante la legislatura de la confrontación
chevron_right
El PSOE prepara ya la nueva etapa sin De la Encina