Actualizado: 13:53 CET
Miercoles, 23/09/2020
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Provincia de Cádiz

Cádiz, a la cabeza de accidentes de tráfico graves: 1 cada 55 minutos

La provincia es la séptima en España con mayor frecuencia. El coordinador de Aesleme, asociación de lesionados medulares, considera clave educar y prevenir

Cargando el reproductor....

Cádiz aparece coloreada de rojo en el mapa de estimación del número de accidentes graves elaborada por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). Séptima en el ránking de mayor frecuencia, la provincia registra uno cada 55 minutos y 39 segundos, de acuerdo al último informe Estamos seguros publicado, con datos correspondientes a 2017.

El responsable de Estudios de la organización sectorial, Miguel Ángel Vázquez, indica que, efectivamente, Cádiz  se halla a la cabeza de los territorios con mayor siniestralidad vial y aporta una cifra más para remarcarlo: en solo un año, se contabilizaron 22.586 accidentes con responsabilidad civil corporal, solo por detrás, en este orden, de Murcia, Valencia, Málaga, Sevilla, Barcelona y Madrid. La cantidad de desplazamientos interurbanos, señala, y el elevado número de ciclomotores, vehículos que son más vulnerables, se encuentran entre las causas de tan elevada accidentabilidad. La Dirección General de Tráfico (DGT) también ha apuntado a la afluencia turística, especialmente en verano.

En cualquier caso, estos números arrojan un abultado balance de víctimas. En el año de referencia del estudio de Unespa, la DGT sitúa en 34 el total de muertos, 224 los heridos hospitalizados y 3.949 los heridos no hospitalizados. En 2018, último ejercicio con estadísticas definitivas, se contaron dos fallecidos más, 36, aunque se redujeron levemente los heridos hospitalizados (206) y no hospitalizados (3.476). No es fácil, sin embargo, conocer el cómputo de personas que sufren secuelas.

El coordinador provincial de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme), Alejandro García Montiano, lo confirma. Sabe de lo que habla. Un turismo embistió su motocicleta en El Puerto en 1993. De Cádiz, se dirigía a Rota para practicar pesca submarina, una de sus pasiones, con unos amigos. El impacto y la caída le provocaron la rotura de dos vértebras. Asistido antes de que llegaran los servicios médicos, sufrió al ser movido la lesión medular que le obliga a usar una silla de ruedas desde entonces. “Es muy importante seguir el protocolo PAS en caso de accidente: proteger, avisar y socorres”, remarca, para evitar casos como el suyo. Es lo primero que dice cada vez que se pone delante de alumnos de colegios e institutos, conductores que han perdido todos sus puntos, mayores o ante reclusos, audiencia del programa que ha dirigido desde el año 2003 para fomentar la prevención y la concienciación.

Ocho o nueve meses después de la fatídica jornada, tras su estancia en el hospital y mucho padecimiento, Alejandro se enfrentó a una nueva realidad de la que también habla en sus sesiones didácticas. No pudo terminar de estudiar Económicas porque el edificio no reunía las condiciones de accesibilidad suficientes. Lo hizo a través de la Universidad a Distancia. “Las cosas -dice- han mejorado, pero queda mucho por hacer en todos los ámbitos”.

Entre las cuestiones prioritarias, reclama máyor dotación de recursos a los afectados. “La silla de ruedas que proporciona el sistema público no sirve para llevar una vida normal”, lamenta. Y pide también más apoyo municipal para que pueda seguir contando hasta en el último rincón de la geografía gaditana su historia e insista a quienes le escuchan que no se usen el móvil mientras  conducen o cruzan una calle, no circulen bajo los efectos del alcohol y las drogas y moderen la velocidad. Es cosa seria. “La tragedia no la padece únicamente el accidentado, también su entorno. No es justo tanto dolor”, concluye.


COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Uno de cada cuatro vehículos no pasa la ITV
chevron_right
Pies en Cádiz, ojos en Madrid