Actualizado: 13:35 CET
Miercoles, 29/01/2020

Provincia de Cádiz

El 62% del parque móvil de la provincia tiene más de 10 años

La caída de matriculaciones en 2019 se suma a la aceleración del achatarramiento de los vehículos. El sector reclama incentivos para facilitar la renovación

  • El riesgo de fallecer en un accidente con un coche de 15 años se duplica con respecto a uno de cuatro.

Se han cumplido los pronósticos más temidos. El sector del automóvil de la provincia ha anotado en 2019 el peor registro en matriculaciones desde 2015 y, pese a que no hay que hacer saltar las alarmas todavía, sí convendría reflexionar sobre una eventual parálisis que obligue a la Administración a tomar medidas. Hay mucho empleo en juego. Pero también es una cuestión de seguridad y reducción de gases contaminantes. El planteamiento es de Jesús Ruiz, presidente de la Asociación de Concesionarios de la Provincia de Cádiz (Acoauto), quien ofrece números y claves.

El pasado ejercicio se cerró con una caída interanual del 12,8%, con solo 17.812 nuevas matriculaciones para particulares, 2.337 menos. “Advertimos cierta debilidad comercial en el primer trimestre de 2018”, explica, que “atribuimos a las nuevas normativas sobre vehículos eléctricos y los nuevos motores diésel”. Pero la tendencia a la baja se mantuvo hasta el mes de diciembre. No era una cuestión coyuntural. Las previsiones económicas para 2020, con los expertos apuntando a una desaceleración inevitable, no son halagüeñas. Es hora de poner en marcha nuevas medidas para estimular el mercado, facilitando la adquisición, y contra el achatarramiento, señala Ruiz, y recuerda que hace dos años ya que no hay ni un solo céntimo de ayuda por parte del Gobierno central. Y se nota. La caída de ventas agravará, por otra parte, el envejecimiento del parque móvil. Los datos del portal estadístico de la Dirección General de Tráfico (DGT) indican que el 62% de los vehículos que circulan en la provincia tiene más de diez años. En el caso de los turismos, los más numerosos en el total, el porcentaje se reduce al 57,5%, pero un tercio suma más de 15 años y, con esa antigüedad, el riesgo de fallecer en un accidente se duplica con respecto a otro con menos de cuatro años de edad, según informes del Real Automóvil Club de España (RACE).

En dicho documento, la entidad subraya que “cuanto más antiguo es el vehículo menos sistemas de seguridad incluye, por ejemplo, cuentan con sistemas de iluminación que ofrecen menor visibilidad, no llevan reposacabezas, incluyen cinturones de seguridad de dos puntos en lugar de tres y sin pretensores pirotécnicos, tampoco incluyen un sistema de aviso de pérdida de presión en los neumáticos, etc”. Un coche con ABS, y estos no suelen tenerlo, reduce un 6% el riesgo de colisión, recuerda RACE; el sistema de control electrónico de estabilidad, que tampoco disponen, reducen un 22% los accidentes por salida de la vía y un 32% los siniestros en condiciones climatológicas adversas.

De otro lado está la cuestión sobre emisiones de gases contaminantes. RACE apunta que un vehículo actual emite un tercio menos de dióxido de carbono (CO2) y un 85% menos de óxidos de nitrógeno (NOx) que uno de hace sólo diez años. La DGT ha facilitado, a consultas de este medio, datos sobre los distintivos medioambientales en Cádiz y los resultados son desalentadores. El grueso, el 40%, no ostenta distintivo, y engloba a los vehículos de gasolina anteriores al año 2000 y los diésel anteriores a 2006. Solo 6.517 vehículos tienen en Cádiz la etiqueta Cero (coches eléctricos y de los híbridos enchufables) y Eco (híbridos enchufables con una autonomía inferior a los 40 km, los vehículos híbridos no enchufables, los que usen gas natural o gas licuado del petróleo), las más ecológicas, lo que representan el 0,8%. No obstante, el coche eléctrico comienza a despertar curiosidad.

El presidente de Acoauto asegura que los conductores empiezan a preguntar precios y prestaciones. Aunque su presencia en la provincia es testimonial, con menos de 200. Con respecto a su evolución, el futuro a medio plazo pasa por la convivencia de éste con los vehículos de gasolina y diésel. La ventas de estos últimos se ha visto resentida, admite, por las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, a mediados de 2018, que aseguró que “el diésel tiene los días contados” y que su “impacto” en la calidad del aire “es lo suficientemente importante como para ir pensando en un proceso de salida”.  Generó incertidumbre en el sector y desconfianza en el comprador, señala Jesús Ruiz.

Aún se perciben. El año pasado, sólo un tercio de los coches matriculados era de diésel. “Comparó el diésel de hace 14 años, que era más contaminante, con el de ahora”, explica, que emite un 15% menos de CO2, según patronal de concesionarios Faconauto. Aún está por ver si el mercado se recupera. Lo que es seguro es que Ribera seguirá de ministra. Y ahora, además, ejercerá de vicepresidenta del Gobierno de Pedro Sánchez.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
"Para fidelizar a un equipo hay que darle algo más que un sueldo"
chevron_right
Uno de cada cuatro vehículos no pasa la ITV