Actualizado: 13:35 CET
Miercoles, 29/01/2020

Provincia de Cádiz

Solidaridad masIVA

La asociación Andas pide al Ministerio de Hacienda que el impuesto de la donación de alimentos recogida en las grandes campañas se reinvierta en donar más kilos

  • España, líder en solidaridad, pulverizaría los registros si convierte el IVA de lo donado en más kilos.

Santiago López se enfundó por primera vez el peto de voluntario para la Gran Recogida de Alimentos en 2015 y, solo cuatro años después, lidera una campaña que, de prosperar, revolucionará la iniciativa solidaria. Actualmente recoge firmas para pedir al Ministerio de Hacienda que el IVA de la donación de todos los alimentos recogidos se reinvierta en donar más alimentos. Lo hace al frente de la Asociación Nacional de Alimentos Solidarios (Andas), a través de la plataforma Change ORG, en el enlace www.change.or/IVAdonaciónAlimentos, y cuenta ya con más de 130.000 adhsesiones. “Confiamos en llegar a las 150.000 en un poco”, asegura, y pide a los ciudadanos que se sumen porque hay voluntad política. “Tenemos fundadas esperanzas de que en esta legislatura que comienza la propuesta adquiera carácter formal y esté activa en el próximo mes de diciembre”, explica.

Hasta el momento, la asociación, constituida en 2017, ha mantenido encuentros con grupos parlamentarios de PSOE, PP, Ciudadanos y ERC en el Congreso de los Diputados y prepara ya nuevas reuniones con el resto de formaciones. La acogida, sostiene, ha sido excepcional. España recoge la mitad de todo lo que se anota en Europa, con más de 21 millones de kilos. En segundo lugar, muy atrás, se sitúa Francia, con solo la mitad. Pero, con la implicación del Gobierno central, se podrían pulverizar todos los registros.

En el cómputo nacional, si Hacienda devolviera en productos el IVA de las donaciones, se contarían 1,6 millones de kilos más. En el caso de Andalucía, con 3,2 millones, se habrían podido donar otros 240.000 kilos. En la provincia de Cádiz, finalmente, se sumarían 17.100 kilos a los 207.000 que acabaron en las cestas de los voluntarios. Santiago nos ahorra la pregunta. “Mucha gente nos cuestiona acerca del modo de calcular lo que el Ministerio tendría que devolver”, admite antes de que le interrogue al respecto. “Es sencillo -responde-, hemos estudiado el asunto y planteamos un método práctico y eficaz”. Lo explica: basta con saber el número de alimentos donados a través de las entidades organizadoras y establecer un tipo medio de IVA y el precio medio del kilo de alimento. A partir de estas tres variables se realiza el cálculo. También tiene claro el reparto de tareas: Hacienda debe fijar el tipo medio que, de acuerdo a las estimaciones ya realizadas, se situaría en el 7,5%, y las grandes empresas de distribución de alimentos, harían lo propio con el kilo de alimento. Apunta al euro y medio. Pero es cuestión de que las principales firmas del sector concreten. “Ya colaboran cediendo sus instalaciones y contribuyendo con productos, así que estoy convencido de que no tendrán ningún problema en colaborar también en este sentido y pondrán al servicio la información de sus bases de datos”, afirma.

Las ONG y los bancos de alimentos, los principales beneficiarios de esta propuesta que caerá “por su propio peso, por la fuerza de la razón”, conocen los pormenores de la misma y están encantados, agrega, al tiempo que valora el trabajo de estas entidades y saca pecho de la labor de su asociación, a pulmón, sin subvenciones. Pero remarca el papel de los donantes. Sin ellos, la Gran Recogida no sería Gran. Ahora les pide un pequeño sacrificio más: firmar en Change.org para multiplicar la solidaridad. 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
35 años del adiós del Tren de la Costa
chevron_right
Juancho Ortiz se prepara para el salto provincial