Actualizado: 16:17 CET
Viernes, 15/11/2019

Provincia de Cádiz

Una apuesta por la Cultura y los institutos de investigación

Casimiro Mantell es uno de los tres candidatos a las elecciones a rector de la Universidad de Cádiz.

Cargando el reproductor....

Casimiro Mantell es uno de los candidatos a la elección de rector de la Universidad de Cádiz. Transmite mucha tranquilidad aunque asegura que lleva los nervios por dentro. Es novato en cuestiones de medios de comunicación pero su decisión de ser una de las opciones entre las que se elija para sustituir a Eduardo González Mazo ha sido muy meditada, y  por ello pretende montar un equipo muy equilibrado con lo que busca y muy especializado en su posible misión dentro de la institución universitaria. En el mes de junio presentó su dimisión como vicerrector de Investigación, para así “reflexionar y salir de la gestión diaria”

Por el momento no hay fecha concreta para la celebración de las elecciones a rector. Ahora se están elaborando los programas y montando los equipos, pero ya hay algunas cuestiones muy claras. Mantell tomó la decisión de manera personal y siendo consciente de que es “un reto apasionante poder llevar a la Universidad a cotas donde tú crees que debe estar. La universidad no es algo estanco, siempre debe estar vivo y debe tirar de la sociedad para delante. Hay muchas parcelas donde se pueden hacer cosas y mejorarlas”. Quiere conseguir llevar su visión para que la Universidad se vea como entidad para resolver los problemas de la provincia o que vertebre las ciudades donde se encuentre y cambie la forma de ver o entender la propia ciudad. Como ejemplo puso Granada, que “sin su universidad, bajaría multitud de enteros”.

Una de las grandes dificultades de la gestión de la universidad es su distribución en los campus pero “es una de sus grandes fortalezas. En los problemas que hay en el Campo de Gibraltar, la Universidad tiene mucho que decir como, por ejemplo, desarrollar labores sociales con ONGs”. Las líneas de trabajo que hay en Algeciras no tienen por qué ser las mismas que en los otros campus.  “La segregación no está reconocida económicamente por la Junta de Andalucía. Nuestros estudiantes están distanciados por cien kilómetros y hay que darles los mismos servicios”. Y eso no sólo afecta en infraestructuras, también lo hace en personal y en cuestiones de mantenimiento. Acceso, matriculación y otros muchos servicios que están duplicados.

Es profesor titular desde 2004, con cargos de gestión universitaria desde ese mismo año. “Llevo toda la vida vinculado con la Universidad y ha evolucionado. Las modificaciones en los planes de estudio -el Plan Bolonia- son uno de los principales cambios. Pasar las titulaciones de cinco años a transformarlos en grados, los máster o los programas de doctorados supusieron mucho cambio igual que la competitividad universitaria con la aparición en los rankings, con su  publicidad y las catalogaciones”.

Campus de Cádiz

Desde el Reina Sofía, donde se ha instalado el Rectorado, hasta el Valcárcel es un “potencial enorme. Queremos trabajar por finalizar ese frontal y uno de los retos es el traslado de Ciencias de la Educación a Cádiz. Llegarán 3.000 estudiantes al barrio de La Viña, que pueden cambiar la forma de entender la ciudad y defender la idea de campus universitario. Recordó cómo afectó a la ciudad la ida de Ingeniería con el cierre incluso de locales. Y la llegada prevista de Ciencias de la Educación es una “apuesta totalmente decidida en la que hay que trabajar. No hay financiación aprobada, ha cambiado el equipo de Gobierno en la Junta y habrá que intentar hacerlo de la mejor manera posible, trabajándolo con los profesores y para que mejoren las titulaciones. Hay que poner de acuerdo a la comunidad universitaria y buscar financiación para adaptar el edificio”.  Es una titulación estrella, dentro de los rankings, Deportes es la tercera a nivel nacional, explica Casimiro Mantell.


Casimito Mantell, candidato a rector.

Valcárcel tendrá que estar abierto a la sociedad, igual que el Rectorado, para lo que incorporaremos un Vicerrectorado de Acción Cultural, del que se encargará Alberto Romero Ferrer, catedrático de Literatura. “Cádiz es una de las ciudades con más referencia cultural, a nivel nacional: flamenco, carnaval, arqueología”, a la vez que se propone usar el Reina Sofía para charlas y actividades culturales.

Para la investigación también tiene planes. La persona que llevaría el asunto como vicerrectora es Esther Berrocoso, profesora del departamento de Psicología. Entre sus objetivos está apostar por la “visualización de los institutos de investigación”. En la UCA hay seis institutos, tres en proyecto (dos de ellos con el Campus Cádiz, con la facultad de Filosofía y Letras y uno en Puerto Real, con la escuela de Ingeniería). Dichos institutos tienen que ser aprobados por la Junta de Andalucía. Uno de los restos que tienen es el de Biomedicina, el Inibica; así como en Microscopía Electrónica, “donde somos referentes nacional y europeo en la red de ICTS”,a la vez que mencionaba los institutos de investigación agroalimentario y marina. “Una idea interesante, que permite la normativa, pero con complicaciones, sería ver de qué manera se puede integrar el futuro instituto de Historia y Arqueología Marítima con el Centro de Arqueología Subacuática”.

Profesores y estudiantes

Tras este repaso por el plano universitario, habló de las personas, de cómo el periodo de crisis hizo que por cada 100 personas que se jubilaban o dejaban la Universidad, se contrataba a diez; y del personal de administración y servicio, cero personas. De ahí que la Junta para atender la situación “contratara a sustitutos interinos, con contratos eventuales”. En el PAS es una preocupación porque deben salir de esa incertidumbre con ese tipo de contratos. Hay más de 250 profesores sustitutos interinos, que rondan los 1.000 euros y dan la mayoría de las clases. “Hay que evitar esa precariedad en el contrato y se debe acabar con esa deficiencia en la Universidad, buscando medidas adecuadas y hay que convencer a la Junta de que no se puede mantener esa situación tan precaria”. Son alrededor de 900 indefinidos y más de 250 sustitutos interinos.

A los estudiantes hay que darles el sitio y son muy importantes porque son “el sentir de la universidad”, cuenta Mantell. Sobre la mesa es consciente de los cambios que se tienen que dar en movilidad para aquellos alumnos de Ciencias de la Educación que se trasladen desde los municipios cercanos hasta la capital, con un transporte sostenible, adecuado, sincronizado y a un precio asequible.  Cádiz “está diseñada sin pensar en su campus universitario, para ello necesitará de la colaboración del Gobierno local”. Como ejemplo puso que el traslado continuo de los estudiantes de Medicina de la facultad al hospital.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Rescatado un parapentista herido en Algodonales
chevron_right
UGT atiza a quienes quieren derogar la Ley de Memoria Histórica