Actualizado: 17:49 CET
Domingo, 13/10/2019

Provincia de Cádiz

María Malo o cómo concienciar con el diseño

De las camisetas de Mala Mujer ha dado un giro a su vida hacia el compromiso con el medio ambiente. El lugar que le insufla paz: Tarifa

María Malo.

1

María Malo.

2

María Malo lleva 17 años dedicándose al mundo de la moda. Vive en Tarifa y reivindica el entorno en el que encuentra su paz: el campo. Muy conocida por su trabajo como Mala Mujer ha decidido  cambiar su visión de la vida, quiere un desarrollo sostenible en el que está dispuesta a colaborar desde su profesión, el mundo de la moda.

Empezó haciendo camisetas, con un reconocido logo con un corazón coronado por dos cuernos. Ahora, su logo, que le gusta mucho más, ha dado paso a las alas de una mariposa donde se dibujan los cuatro elementos, la semilla de la vida, el om...  “Fue un punto de inflexión” explica María Malo. “Ya no me latía, no podía seguir trabajando con ese bloqueo. Me sentía incoherente. Y fue ahí cuando quise transformar mi trabajo hacia la moda sostenible”. Para ello contó con su querido amigo David Testal (cineasta, escritor, exorcista) a traves del cual pudo comprobar “qué era lo que me faltaba”.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

“Quería aportar algo con mi trabajo. Son prendas que están pefectas hoy y dentro de diez años. Los tejidos se obtienen a través de plantas que son cosechadas respetando el medio ambiente, sin abusar del agua, sin uso de fertilizantes ni pesticidas. Los trabajadores tienen una situación laboral que les permite disfrutar de su vida, con condiciones de salud óptimas”. Esa es la intención de María Malo crear prendas que se pueda poner una madre de tres niños, que quiera estar cómoda en la playa o una chica que quiera salir a navegar. “Patrones para mujer con diseño de líneas básicas que no pasan de moda”. Y ahora, la firma va a más y se plantea crear una línea masculina haciendo uso de lo que les caracteriza.

Es moda sostenible, aunque a María no le gusta llamarlo moda. Es la única en España que fabrica ropa deportiva de bambú orgánico, o usa nylon regenerado para los biquinis”, explicaba esta joven que lleva tres años trabajando ya en el nuevo proyecto empresarial.

Pero el trabajo de María no se queda sólo en su trabajo profesional, también quiere “motivar y concienciar a otras personas”, dejando de lado “ese modelo de consumo absurdo que nos han vendido”, cuando “con el cariño y el respeto se puede conseguir mucho más”.


Una concienciación en la que ya se trabaja entre los más pequeños pero que “debe llegar a los mayores, para que aquellos que imitan modelos sean conscientes de que hay que cuidar todo lo que nos rodea y que tenemos que trabajar por un desarrollo sostenible”.

Por ello, sigue investigando a través de una fundación que va a echar a andar en muy poco tiempo y que va  a analizar cuestiones como los microplásticos en nuestro entorno o la presencia de residuos que destrozan el ecosistema.

Ha llevado a cabo varias campañas de sensibilización como ‘Turning waste into Swimwear’, campaña que ha creado para concienciar sobre las consecuencias de los residuos plásticos en el mar, creando una colección de baño a partir de la regeneración de plásticos, redes de pesca y botellas, principalmente, recolectadas en playas y bosques. Además de España, la firma comercializa sus productos en Italia, Alemania, Francia y Estados Unidos.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
chevron_left
Inyectar el jazz en vena para despertar las emociones
chevron_right
Navantia está de enhorabuena con la entrega del segundo petrolero