Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 18/08/2022  

Provincia de Cádiz

“Los pacientes piden aliviar el sufrimiento, no la eutanasia”

El internista Fernando Carmona reclama la importancia de atender a los enfermos, tanto en su dolor físico, como sus necesidades espirituales, ante la muerte

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El médico internista del Hospital Puerta del Mar, de Cádiz, y delegado diocesano de la Pastoral de la Salud del Obispados de Cádiz y Ceuta, Fernando Carmona.
  • delegado diocesano de Pastoral de la Salud del Obispado de Cádiz y Ceuta sostiene que “la gente necesita esperanza”
  • Hoy se celebra la Jornada Mundial del Enfermo

Fernando Carmona, médico internista en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz y delegado diocesano de la Pastoral de la Salud del Obispado de Cádiz y Ceuta, lamenta que hoy a los pacientes se les ofrece la opción de poner fin a su vida pero, sin embargo, solo la mitad de quienes precisan de cuidados paliativos puede contar con el debido acompañamiento hasta el último aliento. Ello, pese a que, como sostiene, fruto de su experiencia diaria, “las personas que afrontan la muerte me piden aliviar su sufrimiento, pero no la eutanasia”.

Su reciente despenalización es una “de las grandes barbaridades” que se han cometido en los últimos años “desde el punto de vista sociológico, antropológico, médico”, agrega, advirtiendo de que se ha hecho en plena pandemia. “Es criminal”, remacha.

Entretanto, las administraciones públicas siguen sin dotar de recursos económicos y humanos los cuidados paliativos, ni en los centros hospitalarios ni en los domicilios, para valorar y tratar el dolor y otros síntomas físicos o psíquicos o las necesidades espirituales.

Carmona considera especialmente importantes atender estas últimas. “Cuando una persona se enfrenta a la situación compleja de la muerte, se hace preguntas, hace balance de sus proyectos, se cuestiona qué legado dejará o si existe Dios y, en caso de que exista, si le juzgará”, explica. Estas demandas espirituales, religiosas o no, deben ser igualmente satisfechas porque dan un sentido a la vida, “La gente necesita, esperanza, en definitiva”, y, por lo tanto, el personal sanitario juega un papel fundamental para ayudar a dar respuestas.

Las trabas administrativas no son el único obstáculo que han de salvar los profesionales. Desde la irrupción del Covid-19 en marzo de 2020, los cuidados paliativos se han visto afectados porque la prevención de contagios ha impuesto la obligatoriedad de mantener distancia entre sanitarios y pacientes, justo lo contrario que defiende una buena práctica del servicio.

Precisamente, en torno a esta idea se articula la próxima campaña de la Iglesia que arranca hoy 11 de febrero, viernes, con la Jornada Mundial del Enfermo, y hasta el sexto domingo de Pascua, el 22 de mayo.

Carmona recuerda que estas jornadas fueron iniciadas por Juan Pablo II en el año 1992, coincidiendo con el día de la festividad de la Virgen de Lourdes, con los objetivos de sensibilizar a toda la sociedad en la asistencia al enfermo; ayudar a valorar el sentido del sufrimiento del enfermo, tanto a él mismo como a su familia; fortalecer el compromiso de la asistencia religiosa al enfermo como parte fundamental de la labor de la Iglesia; promover el compromiso de las personas voluntarias; y, finalmente, compañar los procesos de formación permanente a todos los que desarrollan su labor en el ámbito sanitario (profesional sanitario, sacerdotes, religiosas y religiosos y voluntarios)

Este año 2022, el lema de la jornada es “Acompañar en el sufrimiento”, inspirado en el pasaje de Lucas 6,36 que reza: “Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso”.

“La pandemia vuelve a inspirar el lema y el pasaje”, apunta Carmona, quien admite que, casi dos años después, “aún cuesta saber cómo evoluciona esta enfermedad”, y señala que, si bien “existe cierta adaptación, todavía es necesario utilizar los equipamientos de protección individual (EPI), que impiden el contacto directo que tanto añoran profesionales y enfermos.

El internista del hospital de la capital gaditana no solo se refiere a quienes están afectados por Covid, que han copado todo el protagonismo, sino al conjunto, que tiene que cumplir igualmente con los protocolos de prevención.

La sexta ola impedirá, asimismo, desarrollar las actividades tradicionales del Obispado de Cádiz y Ceuta, con mesas redondas o el reparto de las estampitas que son tan frecuentes en las habitaciones de los hospitales andaluces. A nivel intraparroquial, no obstante, tendrá especial protagonismo.

TE RECOMENDAMOS