Actualizado: 13:49 CET
Miercoles, 22/05/2019

La Esperanza hermana a La Yedra y Las Tres Caídas

La Reina de la Plazuela fue concebida como Virgen de los Dolores

  • La rúbrica final.
Las Tres Caídas y La Yedra cerraron este pasado domingo un hermanamiento que tendrá fiel reflejo en los cortejos de ambas cofradías en la tarde del Miércoles Santo y la Madrugada, respectivamente. Lo hicieron en el transcurso de la función principal de la hermandad de la Plazuela y ante las plantas de la Virgen de la Esperanza, que es quien ha unido para siempre a ambas corporaciones.

A nadie escapa que la imagen que hoy encarna a la Reina de la Plazuela perteneció en el siglo XVIII a la Hermandad del Cristo de la Salud y la Virgen de los Dolores, antecedente de la cofradía actualmente radicada en la iglesia de San Lucas. De hecho, fue esa primitiva corporación la que encargó su hechura al escultor Diego Roldán Serrallonga. La hermandad salió por primera vez en procesión en 1758, desde la desaparecida iglesia de Nuestra Señora de Belén.

El 16 de septiembre de 1771 el Consejo de Castilla suprimió las cofradías, a pesar de lo cual la procesión se mantuvo hasta 1776. Los titulares de la extinguida corporación permanecieron en el interior del templo hasta 1835. La Desamortización clausuró definitivamente la iglesia, siendo sus bienes distribuidos por toda la ciudad.

Esa sucesión de hechos históricos llevó a la Virgen de los Dolores al antiguo Hospital de la Sangre, donde recibió culto hasta 1900, momento en el que pasó a ocupar una galería alta del edificio. En 1928, la madre superiora de las Hijas de la Caridad, congregación que atendía el hospital, la vendió por cien pesetas a un anticuario de la calle Empedrada.

Fue allí donde la encontraron los promotores de la Hermandad de la Yedra, que el 14 de diciembre de 1928 la adquirieron por 250 pesetas, siendo conocida desde entonces con el nombre de Nuestra Señora de la Esperanza.

Hace cuatro años, las juntas de gobierno de ambas hermandades mostraron inquietud en plasmar de alguna manera la vinculación histórica que existe entre ambas, encarnada en una misma imagen de dolorosa. El hermanamiento fue aprobado en primer lugar por los respectivos cabildos de oficiales, que trasladaron la cuestión a los cabildos generales de hermanos. En todos los casos la unanimidad de los cofrades animó a seguir dando pasos al frente, hasta alcanzar el visto bueno de la autoridad eclesiástica.

Con este hermanamiento, Las Tres Caídas y La Yedra se comprometen a auxilio mutuo en caso de necesidad, al sufragio de las almas de sus hermanos y a la participación activa en funciones principales de instituto y otros actos de culto. El Miércoles Santo, una presidencia de nazarenos de la Hermandad de la Yedra se integrará en el cortejo de Las Tres Caídas, cuyos cofrades devolverán el gesto en la Madrugada. En años venideros, los cortejos de ambas cofradías conservarán la representación de un hermano de la otra corporación.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Fiscal se opone a la inconstitucionalidad del juicio al 'Cuco'
chevron_right
El dinero defraudado pudo alcanzar los diez millones