Actualizado: 18:55 CET
Lunes, 12/11/2018
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Medinaceli y Ecce-Homo llenaron el centro hasta que comenzó la lluvia

La archicofradía de Medinaceli lucirá los candelabros del paso de Jesús Cautivo y Rescatado, lo que supone la culminación del proceso de talla del paso.

  • El hermano mayor anuncia la suspensión de la salida procesional.
  • Afligidos se quedó en su templo por las predicciones meteorológicas
  • Las otras dos hermandades de la jornada salieron con una hora de retraso
  • A las doce de la noche la lluvia daba al traste con las buenas intenciones de las dos cofradías
La cofradía de los Afligidos contaba con un importante estreno como era el nuevo manto bordado de la Virgen de la Amargura, en consonancia con la túnica de Jesús de los Afligidos y realizado por Francisco Carrera Iglesias, pero no fue posible que saliera a la calle. La intensa lluvia caída desde las 16,00 horas, cuando los hermanos se dirigían al templo ya presagiaban lo peor.
 
A pesar de que el cielo iba aclarando paulatinamente, la junta de gobierno planteó en un primer momento al Consejo de Hermandades el retraso de todas las salidas del día en una hora, algo a lo que accedieron Medinaceli y Ecce-Homo, pero llegadas las 18,15 horas, se reunió de nuevo y tomó la decisión de no salir a la calle ante los pronósticos que seguían apuntando lluvia para la noche. Fue un jarro de agua fría para los hermanos y especialmente para los que vestían la túnica por primera vez. Para algunos eran las lágrimas de Juan Macías Martín, hermano honorario, desde el cielo y es que el detalle de un pañuelo negro en la mano derecha de la Virgen de la Amargura, simbolizaba la tristeza imperante en la hermandad por el fallecimiento a comienzos de marzo.

Los alrededores de la iglesia estaban llenos de público expectante y algunos lamentaron perderse la bajada de la calle Ancha, aunque habrá una nueva oportunidad el sábado con ocasión de la Magna. El luto se hizo extensible también con un lazo negro en uno de los candelabros del paso por José Cruz Ruiz, que fue primer presidente de la junta pro cultos y por Wladimiro Bravo Barrios.

Un friso de claveles rojos constituía el exorno del extraordinario paso de dorado de una hermandad que ve cómo paulatinamente va incrementando el número de hermanos que acompañan a los titulares, de forma que la cofradía contaba ayer con 250 hermanos, medio centenar más que hace tres años.

El misterio, que pudo admirarse en la iglesia desde las 19,00 a las 22,00 horas, en las que permaneció abierta al público, mostraba también un cambio en la disposición de María Salomé y María de Cleofás, volviendo al lugar original de las mismas desde que procesionaron por primera vez. El estreno del manto de la Virgen de la Amargura no fue posible y hay quien recordaba que cada vez que la Virgen de la Amargura estrena algo, llueve. Así ocurrió con el estreno de la antigua saya y de la corona, pero hace años.

Medinaceli
Medinaceli volvió a apostar ayer por salir a la calle y por la ‘vida tras la vida’. Continuó apoyando la donación de órganos y simbolizó este apoyo con el encendido de una vela tanto en el paso de Jesús de Medinaceli como el paso de la Virgen de la Trinidad. Velas que llevaban precisamente el lema de la campaña, impulsada este año con las palabras de fray Carlos Amigo Vallejo en su carta pastoral “no te lleves al cielo lo que necesitamos aquí”.

Y precisamente el cielo era la noticia en la tarde por la inestabilidad del tiempo, lo que llevó a retrasar la salida en una hora. El andamiaje de la iglesia Mayor marcó también la salida de Medinaceli. La ausencia del volteo de campanas hizo distinta la salida de la cofradía, que presentaba grandes estrenos como los candelabros del paso de Jesús de Medinaceli, que supone la culminación del proceso de talla, a cargo del taller de Manuel Guzmán Fernández, a la espera del dorado del mismo, en próximo años. Los candelabros sustituyeron a los faroles y dieron nueva imagen al Señor Cautivo y Rescatado.

También fue novedad el acompañamiento musical de Jesús de Medinaceli, con la agrupación musical Virgen de las Lágrimas. El paso, exornado con un monte de claveles rojos, llevaba también un lazo negro, simbolizando el luto por el hermano fundador Mateo Ratia Ramos.

Cuando el paso del Medinaceli se adentraba en la Carrera Oficial, sonaron los acordes de la marcha Regidor Perpetuo de la Isla, en homenaje a la hermandad del Nazareno por el reciente nombramiento de su titular.

Por su parte, el paso de palio de la Virgen de la Trinidad lucía un exorno a base de friso y jarras de claveles blancos y flor de cera. La rejuvenecida Agrupación Municipal de Música acompañó el paso de palio, en su salida y pendiente también de cuanto pudiera acontecer a lo largo de la noche.

La organizada y larga penitencia tras Jesús Cautivo volvió a demostrar la extraordinaria devoción que el titular de la archicofradía tiene en San Fernando.

La cofradía se disponía a renovar su estación de penitencia en el convento de las Madres Capuchinas, para resaltar el compromiso contraído con la carta de hermandad. De hecho, para destacar este hermanamiento, la archicofradía contempló un guión seráfico bordado en oro porDolores González Fuentes con diseño de Juan Guerrero Pérez y un relieve policromado y estofado de Ventura Gómez Rodríguez, discípulo de Luis Álvarez Duarte. La JCC portó los dos pasos de la archicofradía, al igual que los dos de Ecce-Homo.

Ecce-Homo
El barrio de la Pastora vivió su primer día de la Semana Santa. Lo hizo más tarde de lo previsto, ya que la cofradía retrasó una hora, hasta las 20,00 su salida procesional, siguiendo el acuerdo alcanzado en torno a las 17,00 horas con Afligidos y Medinaceli. La hermandad del Ecce-Homo contaba este año con pocas novedades, aunque la principal radicaba precisamente en el acompañamiento del paso de palio de la Virgen de la Salud, ya que la banda de la Asociación Cultural Maestro Agripino Lozano, antigua Cruz Roja, que viene dejando un gran sabor de boca en sus actuaciones, sustituyó este año a la banda de música del Nazareno.

El contraste del rojo de las capas de los hermanos y del azul de los escapularios de las hermanas, aportaron la nota de color a una tarde donde los cofrades nunca perdieron la cara al cielo y es que la suspensión de la salida de Afligidos no daba buenos presagios para la tarde noche. Al final salió y Ecce-Homo hizo que la Plaza de la Pastora vibrara con el misterio de la presentación al pueblo.

El paso de misterio de la hermandad cambió su exorno de los últimos años por un friso de claveles rojos, salpicado de tonos morados, mientras el paso de palio de la Virgen de la Salud mostró un exquisito exorno a base de orquídeas, dispuestas por Antonio Luque Márquez.

En el cortejo no faltaron las representaciones de distintas hermandades isleñas y del Ecce-Homo de Cádiz. Una novedad fue también los paños de las bocinas, que serán bordados en próximos años. La fuerza de la agrupación musical Santa Cecilia, que acompañó el misterio, se hizo notar en la salida de la cofradía, que pudo estrenar la renovada calle Marconi, donde se ha eliminado el nivel entre el la calzada y el acerado.

Ecce-Homo salió a la calle con la seguridad de que a partir de las 20,00 horas el riesgo de lluvias era muy bajo, aunque no descartaba modificar parte de su itinerario en el tramo final, si el cielo empeorara. El Lunes Santo brilló en el centro, aunque se quedó huérfano del cortejo de la hermandad de los Afligidos.

Todo hubiera sido casi perfecto si a las doce de la noche, como si estuviera esperando el cambio de día, un fuerte aguacero diera al traste con las esperanzas de lucimiento de las dos cofradías que desafieron al tiempo inestable.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Publicidad Ai
chevron_left
Indemnizan con 90.000 euros a los padres de un bebé fallecido por negligencia médica
chevron_right
Más de 50 productos andaluces tienen distinciones de calidad