Actualizado: 12:40 CET
Miercoles, 12/12/2018

Andalucía

Un nuevo socavón retrasa la inauguración del metro de Sevilla

  • El quiosco desapareció, literalmente, dentro del socavón de seis metros.
  • Un quiosco desapareció en el interior del agujero, de seis metros de profundidad

El consejero de Obras Públicas y Transportes de la Junta de Andalucía, Luis García Garrido, confirmó la relación entre el hundimiento de calzada producido en la tarde de ayer en la calle Almirante Lobo de Sevilla y las obras que la Unión Temporal de Empresas (UTE) Metro de Sevilla acomete en la aledaña estación de Puerta de Jerez, al tiempo que señaló que, debido a este incidente, no se garantiza que la Línea 1 pueda inaugurarse el 20 de diciembre.

 

En rueda de prensa, el consejero señaló que la concesionaria debe ahora "analizar" el efecto que sobre la obra -tanto dentro del recinto interior como los efectos colaterales en el exterior para el tránsito de peatones y vehículos- puede tener el suceso, señalando que "hay que contar con las máximas garantías". 

 

García Garrido dio los primeros datos del incidente al señalar que el socavón, que provocó que un quiosco fuera "absorbido" por el agujero, tuvo lugar en torno a las 16,00 horas, con una dimensión de seis metros de profundidad por seis de diámetro. No se ha producido ningún daño personal, aunque sí hubo una situación de "nervios" por parte de los propietarios del quiosco, un matrimonio y su hija.

 

Tras el inicio del protocolo de seguridad que obligó a acordonar la zona -en la confluencia de apantallamientos-, los técnicos de Metro de Sevilla pudieron constatar cómo el incidente se ha debido a unas filtraciones de agua, debido al nivel freático "alto" de la zona -se encuentra junto al río Guadalquivir-, que provocó el arrastre de finos, lo que debilitó la capacidad portante del suelo.

 

En los primeros momentos los trabajadores de la concesionaria, muchos de los cuales siguen efectuando labores en una zona distinta del cajón de obras, han procedido al inicio de la retirada del quiosco, con el plan posterior de rellenar el agujero con mortero. Asimismo, el consejero de Obras Públicas y Transportes hizo hincapié en que existen "testigos suficientes" en la zona para ver el comportamiento del suelo.

 

García Garrido quiso hacer un llamamiento a la "tranquilidad" de los vecinos, puesto que "se cuenta con todos los medios técnicos posibles" y en el lugar de obra la concesionaria cuenta con el material necesario para proceder de inmediato a la reparación del socavón, "confinado en una esquina", y el taponamiento del aporte de agua al interior del recinto.

 

Los edificios no están afectados

 

Las explicaciones técnicas fueron ofrecidas por el director técnico de la concesionaria, Jesús Díez, y el jefe de obra, César Ramos, que dieron cuenta de la aparición de una fisura en la junta de las pantallas que delimitan el recinto de la estación.

 

Esta filtración de agua ha originado un arrastre de tierra y de finos a una cota de profundidad de 26 metros, lo que ha provocado que en la zona, donde se estaba excavando la contrabóveda del último tramo de la última fase de la estación -que no estaría operativa para el comienzo de la Línea 1, sino que sólo sería estación de paso-, se produjera la oquedad.

 

En la confluencia de la zona donde se produjo el incidente, explicó Díez, existe un basamento de micropilotes de unos 20 centímetros. Fue en esa unión, en el tercer nivel, a la altura de los andenes -con un nivel freático de seis a ocho metros- donde se produjo la fisura. Según Ramos, el hecho de que se comience a verter mortero impedirá el arrastre de material, lo que minimiza "muchísimo" la posibilidad de que el problema avance.

 

Los técnicos, explicaron, han efectuado una lectura de la instrumentación instalada en los edificios del Paseo de Cristina y Almirante Lobo, que son los inmuebles situados en el entorno de las obras de la estación. La lectura de esta instrumentación -regletas en edificios e hitos de nivelación en calzada- no ha arrojado ninguna afección a dichos edificios.

 

Ello se complementará con un sondeo en Almirante Lobo y las zonas inmediatamente anexas para confirmar que no existe ningún agujero o 'blandón' que pueda provocar que se repita el suceso; en el caso de que lo haya, se procederá a su inyección con hormigón.

 

El reforzamiento estaba planeado

 

Asimismo, la concesionaria expuso que el reforzamiento de la zona estaba planeado, aunque el socavón se produjo antes de que este paso se llevara a cabo. Ahora se acometerá con la novedad del necesario relleno con hormigón del agujero, sobre el cual se realizará el refuerzo.

 

Ramos subrayó que las características de la estación de Puerta de Jerez son "singulares", pues ha contado con una metodología distinta de construcción, lo que imposibilita que problemas específicos de esta estructura puedan repetirse en otras estaciones. En cuanto a las prospecciones y al protocolo de seguridad, se explicó que ello se realiza por prudencia, en tanto el terreno de la ciudad es "complicado e imprevisible".

 

Díez culminó señalando que el incidente es "importante" pero que, al contar en el terreno de obra con los materiales necesarios, la situación "ha quedado controlada", aunque a falta aún de dilucidar sus dimensiones y consecuencias concretas.

 

El propietario salió corriendo

 

El propietario del quiosco afectado por el hundimiento de tierra ha manifestado que tuvo que "salir corriendo" de inmediato al notar el movimiento de tierra. En declaraciones a los periodistas, el regente del quiosco, Juan Ariza, explicó que los movimientos de tierra se produjeron "de momento" y que tuvieron que "salir corriendo, sin tiempo a coger ni las cosas ni las llaves ni nada".

 

Al hilo de ello, el portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, que se acercó al lugar de los hechos nada más conocer la noticia, dio "gracias a Dios" de que no se haya producido "ninguna tragedia" y resaltó que los servicios de emergencias "hayan funcionado bien". "Espero que cuanto antes se dé una información veraz" sobre el suceso porque "los vecinos están inquietos y hay que llevarles la tranquilidad".

 

Por su parte, el presidente de la asociación de vecinos 'Casa de la Moneda', Pablo Barbecho, declaró que, hasta donde saben los residentes, el hundimiento ha afectado al quiosco "pero no ha habido que lamentar daños personales". Los vecinos, admitió, "no se esperaban esto, no se lo veían venir porque nos tenían muy informados al respecto, y esperamos tener una respuesta rápida".

 

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�n Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
La Junta garantiza que las medidas de austeridad no suponen "recorte" en políticas sociales
chevron_right
Un juzgado de Fuengirola dirige el caso contra el blanqueo de capitales