Actualizado: 00:08 CET
Lunes, 19/11/2018

El obispo insepulto tenía la enfermedad de Marfan

El médico Diego Jerez Justicia ofreció ayer una conferencia sobre el entorno médico e histórico del obispo Alonso Suárez

  • Jerez, en el centro.
Alonso Suárez de la Fuente del Sauce estuvo 481 años insepulto en la Catedral de Jaén, desde el 5 de noviembre de 1520. Finalmente fue enterrado en la Capilla Mayor de la Catedral de la ciudad. Problemas derivados de un acuerdo entre el Obispado y la familia de este antiguo obispo causaron esta situación. Éste fue el hilo conductor de la conferencia que ofreció ayer el médico y consejero numerario del Instituto de Estudios Jienenses (IEJ), Diego Jerez Justicia.

Presentado por el periodista y director de VIVA JAÉN, Antonio Garrido, el conferenciante expuso el estudio médico y antropológico, y el entorno histórico que ha realizado del cuerpo momificado del obispo. “Tenía la enfermedad de Marfan. Su cuerpo sufrió alteraciones en las extremidades, teniéndolas más largas de lo habitual. Detecté discrepancias entre el tamaño de su cuerpo y del tórax, y sus manos sufrieron aracnoractilias porque sus dedos eran largos y tenían forma de araña”.

El médico aclaró que “no fue la enfermedad que le ocasionó la muerte”, que fueron “otras alteraciones”, pero que en su últimos años de vida estuvo “muy débil”.

La conferencia se celebró en la Real Sociedad Económica de Amigos del País, que llenó su aforo en la tarde de ayer.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�nPublicidad AiAndaluc�a Informaci�n Publicidad Ai
chevron_left
La Santa Cena estrena el dorado del canasto del Misterio
chevron_right
Manolo García aplaza su concierto en Jaén tras ser operado de apendicitis