Actualizado: 16:56 CET
Martes, 18/06/2019

Pescadería, un barrio ?ignorado? por el Consistorio

Los vecinos reclaman al Ayuntamiento que atienda sus demandas y cumpla todo lo ?prometido?

  • Cartel anunciador
Se las prometían muy felices los vecinos de Pescadería cuando se hipotecaron de por vida para adquirir una vivienda en la Huelva del siglo XXI, para vivir y “mirar al a Ría”, como anunciaba el Ayuntamiento en ese momento.
Pocos años después, y aunque conscientes de que viven en un entorno privilegiado y en una zona de la capital donde las carencias no son tan perentorias como en otros barrios de Huelva, ven como todo los prometido fue un espejismo y el resultado final es un nuevo barrio lleno de edificios pero con apenas servicios ni espacios dotacionales.

Así lo ha denunciado a Viva Huelva el presidente de la Asociación de Vecinos de Pescadería, Francisco de la Corte, que recuerda con ironía un cartel del Ayuntamiento de Huelva que lucía en el barrio en 2007 y que anunciaba todos los “extras” de vivir en Pescadería: “Aparcar fácilmente, un mercado cerca de casa, parques y jardines, ir andando al colegio e instalaciones deportivas”.

De esas cinco promesas, cuatro años después sólo se ha cumplido una: un mercado cerca de casa. Sobre el resto, explica que aparcar es un infierno, y más ahora que los terrenos habilitados en el Ensanche se han cerrado ante el inminente inicio de la urbanización; los parques y jardines nunca llegaron, el colegio sigue siendo motivo de rifirrafe político entre la Junta y el Consistorio y en la zona sólo hay una guardería de gestión privada; y las instalaciones deportivas brillan por su ausencia.


Precisamente sobre este último apartado, De la Corte lamenta que a pesar de que hay una parcela destinada a uso deportivo en los planes de ordenación de la zona -junto a la Plaza Hermanos Costaleros, a la espalda de la Delegación del Gobierno de la Junta-, “hubo un único intento e incluso se adjudicó el proyecto a una empresa para construir unas pistas de pádel con un aparcamiento subterráneo, pero al final no se construyó nada”.

De hecho, ese espacio está ahora ocupado por zonas de aparcamiento asfaltadas por el Ayuntamiento con residuos de pavimiento y que, a juicio de De la Corte, es “de lo poco” que han hecho por el barrio.

Justo al lado, como tampoco hay zonas de recreo, los pequeños del barrio ocupan la Plaza Hermanos Costaleros como espacio de ocio. Y es que la principal queja de los vecinos de Pescadería es la poca atención que les presta el Ayuntamiento. Se sienten “ignorados” y frustrados al ver que todas sus demandas caen en saco roto y que “tampoco se nos incluyó en el Proteja y el Plan E”.

Sólo en elecciones

Así, el presidente de los vecinos de Pescadería lamenta que “sólo se interesan por nosotros en periodo electoral, pero las nuevas promesas que nos hacen nunca llegan a cumplirse”.

Además, lamenta que en el anterior mandato, “al menos teníamos un interlocutor, pero ahora ni eso”. Se refiere al ex concejal de Movilidad y Tráfico, José Luis Barragán, que “se reunió algunas veces con nosotros e incluso nos presentó una propuesta para reorganizar los aparcamientos y el tráfico en la zona con una adecuación de la zona ORA”. Y es que según explica, la Avenida Villa de Madrid “es realmente una vía rápida, una calle de acceso a la ciudad, y hay mucho tráfico”, además de que Pescadería “soporta una gran bolsa de aparcamientos de gente de fuera, de muchas personas que trabajan o vienen a comprar al centro, lo que provoca que sea prácticamente imposible aparcar en las calles interiores e incluso muchos alcorques han sido arrasados por los coches”.

Terrazas de bares

Otro tema peliagudo es el referente a las terrazas y establecimientos hosteleros y las quejas vecinales por la ocupación de aceras. En este sentido, De la Corte entiende que estos establecimientos benefician al barrio y que “hay mucho espacio libre”, pero sí pide al Ayuntamiento que “aplique la normativa y establezca un plan de ordenación en la zona”.

Por último, también realiza un ejercicio de autocrítica y lamenta la desidia de la mayoría de los vecinos, ya que aunque Pescadería tiene en torno a 1.500 viviendas, la asociación vecinal sólo cuenta con unos 300 socios. Por ello, pide a los vecinos más “implicación”, porque sólo así lograrán las mejoras que tanto ansían. De la Corte confía en que esto cambie y llegue savia nueva.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
El timo inmobiliario llega a la red
chevron_right
La regulación horaria divide al sector del taxi