Actualizado: 23:23 CET
Sábado, 15/12/2018

Notas de un lector

Cambio de sentido

“Cambio de sentido” (Paréntesis. Colección Umbral. Sevilla, 2010), supone el bautismo novelístico de Mar Gómez Glez. Esta joven y polifacética madrileña, residente en Nueva York -donde estudia su doctorado e imparte clases en New York University-, ya se había sumergido con anterioridad en otros géneros.
En 2006, vio la luz su libro infantil “Abecedadrio”. Un año después, recibió el “Beckett” de Teatro por su obra “Fuga Mundi”. En 2008, obtuvo el primer premio de relato del Certamen Arte Joven Latina de Madrid… Su vocación literaria, pues, sigue ampliándose y abarcando muy distintos ámbitos con la reciente publicación de este sugerente relato mayor.


En esta última década, ha habido un buen número de autores -noveles o no- que han antepuesto las modas y etiquetas más ”pseudomodernas” a la calidad y el talento. En cierta medida, se vieron favorecidos por un oportunismo editorial que alentó una forma de hacer más efervescente que consistente.
Por fortuna, no parece ser este el camino elegido por Mar Gómez. Su primera entrega, nos ofrece un relato con tintes de road movie, donde su principal protagonista, Pablo, va asumiendo su condición de injusto perdedor en la batalla que ha librado contra sí mismo y contra sus arriesgadas y erróneas decisiones vitales. Si bien el naufragio del petrolero Prestige en las costas del Cantábrico sirve como fino hilo conductor de la trama, es la voz y la experiencia del citado Pablo quienes conducirán al lector -a quien se invita deliberadamente a participar- a un laberinto emocional que lo mantendrá en constante alerta.

En sus confesiones a la Doctora Farazo -una avispada psiquiatra forense-, Pablo desmenuzará los diversos avatares que le llevaron finalmente a prisión: “Me acusaban de robo, de lesiones y de homicidio. Sin embargo, aunque no podía negar cierta participación en los hechos, yo no había cometido ningún delito, porque mi implicación era circunstancial”.
Al par de esta aseveración -de la que se da cuenta en la primera página-, se inicia una encadenada mutación de afectos y desafectos, una incesante hilera de interrogantes, de sorpresivas acciones…, que dejan adivinar el porqué de la quebrada identidad del personaje principal tras un proceso amatorio en verdad turbador y un viaje hacia la Bretaña francesa en busca de dos mujeres del que nunca habrá posible ni feliz retorno.

La prosa de la autora madrileña pretende ser ágil y directa, con una puntuación ajustada y un mensaje muy claro. Ese aire de constante agitación, de intencionada inmediatez, se ve detenido en ocasiones para poner en boca de Pablo reflexiones que se contradicen un tanto con su peculiar carácter. Puesta en la piel de un protagonista masculino, el discurso de Mar Gómez apuesta por envolver cada escena con distintos personajes que entran y salen de escena velozmente, como si anduvieran sumidos en un gran teatro.

Al cabo, una primera novela con buenos mimbres y momentos de alta temperatura narrativa, que hacen presagiar cotas aún más altas. Y muy cercanas.

COMENTARIOS

chevron_left
Un detenido en Sevilla por matar a una mujer cuyo cadáver fue arrojado al río
chevron_right
Más de 8.500 nuevos empleos gracias a los residuos no peligrosos