HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:36 CET
Miercoles, 13/11/2019

Pienso, luego estorbo

Pacto con el demonio

El PSOE ha tenido el peor resultado de toda la democracia, los peores resultados de la historia en unos comicios municipales y autonómicos. Sin embargo, nos están haciendo ver que han ganado. ¡¡¡¡Que artistas!!!! El batacazo del PP lo tapa todo, pero al PSOE se le esfumaron 670.000 papeletas; un desastre que ahora se apresura a camuflar con pactos y componendas. Están en un gran debate interno: entregarse al radicalismo comunista o ceder al sentido de Estado y pactar con el PP. Esta encrucijada ha vuelto a despertar en el PSOE todos los demonios del pasado, sin saber muy bien cómo gestionar los resultados del 24-M para no verse penalizado en las elecciones generales previstas para fin de año y mantenerse como partido hegemónico de la izquierda. Por mucho que se obsesionen en ganar poder territorial a toda prisa pasteleando con Podemos, de forma inexorable tienen que entenderse con el PP para pactar muchas cosas, incluida la urgente reforma de la Constitución. 


Y en ello está Pedro Sánchez, Don Limpio, que después de pasarse meses arremetiendo contra aquel Podemos venezolano, mudó su discurso en plena campaña. El líder socialista vivió unos meses atemorizado por el ascenso de Iglesias en las encuestas.  Tras las andaluzas, casi todo se calmó. Podemos no volaba tan alto y la presidenta en funciones se quedaba colgada de la brocha a la espera de una mayoría que no llega.


La hora del camuflaje. Se trata de arañar presidencias autonómicas, ayuntamientos y concejalías a cualquier precio. Todos los balones para Iglesias y que él reparta juego. Unas elecciones son un combate por el poder. En el PSOE lo saben. Quieren el mapa de España rojo y morado. Pero Iglesias tiene la manija y está disfrutando. Los viejos socialistas del puño y la rosa, los de Felipe, piensan que la humillación nunca es buena consejera. Podemos era, hasta ahora, el enemigo público número uno del PSOE. El que le saquea el granero, le levanta las gallinas y hasta la camisa...blanca. Ahora se va a convertir en su compañero, si no de cama, sí de baile.


De ahí la advertencia de Susana Díaz: cuidado con pactar con el diablo que te fulmina. El objetivo de Podemos pasa por embaularse al PSOE con patatas fritas como ya hizo con Izquierda Unida. El tablero político español ha cambiado. Ahora hay que jugar con otras reglas.

COMENTARIOS

chevron_left
Nuevo escenario
chevron_right
Ya están aquí