Actualizado: : CET
Martes, 24/04/2018
ESTÁS EN:

La novena provincia

La vida

La vida es un 10% lo que a uno le pasa y un 90% como nos lo tomamos.

LA VIDA

  La verdad es que siempre he tenido y tengo  bastante capacidad para aguantar el dolor físico, lo que se conoce como tener un umbral del dolor muy alto.

  Vamos, que ante lo que otras personas quizás se quejan más, yo lo hago poco.     Soporto  bien a lo largo de mi vida  todos los problemas de salud  y el dolor físico que me ha tocado pasar.
  Pero llega un momento en el que ya nada es un drama, ya nada duele tan intensamente, una vez que has pasado ese umbral. Te duele tanto que ya no te duele. Y me refiero al dolor físico porque el otro, el emocional, el que ataca al corazón, con ese nunca he podido. Y estas alturas de mi vida es muy difícil que cambie. Con ese, me hacen daño de verdad. He sufrido mucho por amistades interesadas, por desengaños,  por cosas que te pasan en la vida, por cosas que no te pasan... por la hipocresía que se ha adueñado de todos los ámbitos de nuestra sociedad. Y lo he hecho por familiares, por amigos, por conocidos y por desconocidos. Y hasta aquí he hablado en pasado porque precisamente de eso quiero escribir hoy, de la capacidad que tiene el ser humano para adaptarse a todo, hasta al sufrimiento. Y es que llega un momento en la vida en el que ya nada es un drama. Es difícil a estas alturas pero he tomado la firme decisión de no sufrir más de lo necesario y ante cualquier problema tengo que ser capaz de decir "de otro peor que este ya he salido".

  La hipocresía es de lo peor. Esta semana lo he podido comprobar. Pero he decidido  firmemente que la vida es un 10% lo que te pasa y un 90% cómo te lo tomas y he decidido que  yo voy a tomarme la vida muy bien.
 
  A veces me dicen que soy afortunado. Y yo le digo que sí que lo soy, pero no porque mi vida sea fácil, mi vida no son solo  familia, artículos, libros o viajes  sino  otras partes complicadas que no muestro y es que creo que uno puede hacer que su vida sea tan buena como quiera que sea en gran medida, dejando que los problemas tanto de salud como el daño que intentan hacerme ocupen el espacio más reducido que puedan ocupar. Creo que uno puede hacer que su vida sea tan buena como quiera que sea. Os cuento esto por si resulta que a través de mis ojos mi vida también os parece fácil y maravillosa. No quiero dar esa imagen porque no lo es.

  No voy a contaros mis problemas porque hay algo que me gusta menos aún que dar una imagen falsa de felicidad y perfección, y es hablar de penas.

  Lo dicho, la vida es un 10% lo que a uno le pasa y un 90% como nos lo tomamos. Y a pesar de la hipocresía, yo la vida me la tomo muy bien.
Algeciras a 14 de marzo de 2017
Patricio González

COMENTARIOS