HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:35 CET
Jueves, 12/09/2019

Patio de monipodio

Chicos y latinos

Publicado: 28/07/2019 ·
22:42
Actualizado: 28/07/2019 · 22:42

Copiar no es igual que aprender, aprender es muy inteligente si se aprende de quien lo hace mejor; peor es copiar términos mesetarios

Los latinos no son chicos, su estatura ha aumentado y ya alcanzan el metro ochenta de media. Pero tanto machacar tiene sus ventajas para el machacador y los andaluces han creído el exótico cuento del “hablamos mal”. Y a la chita callando (y sin callar) como “hay gente pa tó” los hay capaces de “mejorar” su vocabulario imitando a quienes “hablan bien”, que “no pueden ser otros que los críticos”. Pena de valoraciones, porque entonces “hablan bien” quienes están aprendiendo de los andaluces a perder la “d” intervocal y la “s” final. Justo y precisamente aquello por lo que más riñas nos hemos ganado en el colegio, en los medios de difusión centralistas y en el vulgo, que bastante vulgar es para atreverse a criticar por “hablar mal”, ignorantes de que se puede hablar de manera distinta, pero no mal. En todo caso será hablar mal cambiar el sentido de las palabras: por ejemplo, el “laísmo” (“la dije”, en vez de “le dije”), el “leísmo” (“le quiero”, en vez de “lo quiero”), o cambiar la forma del verbo (“estaría” en lugar de “estuviera”) entre otros errores no menos garrafales, no cometidos precisamente en Andalucía.

Copiar no es igual que aprender, aprender es muy inteligente si se aprende de quien lo hace mejor; peor es copiar términos mesetarios, cuando en la Meseta aprenden la regla andaluza, donde cuentan las letras “d” y “s” comentadas. No se comprende la manía de aculturizarse copiando palabras mesetarias, cuando nuestro léxico es mucho más rico. Y lo afirman reputados profesores y académicos.

Aquí no se renuncia a ninguna “evolución”, porque decir “chico” en vez de niño, o “churros” en vez de calentitos, no es más correcto. Es involución, empobrecernos lingüísticamente, renunciar a nuestra riqueza. Si un/una joven de 25 años no es un/una niño/niña, con mayor rigor es obligado ver que no es chico ni chica, palabra centrada en la geografía peninsular, pero no más correcta. La cursilería del acomplejado por creerse lo de “hablar mal”, le está abriendo sitio. Como la misma cursilería del mismo acomplejado le ha llevado a cambiar andaluza “calentito” por la mesetaria “churro”. Que no define a los calentitos, sino a una variante estriada, frita en trozos. Los de muy lejano parecido, por gran diferencia en sabor y digestión, los llaman “porras”. Buen lugar dónde viajar los del complejo.

Si por desgracia olvidáramos nuestro rico vocabulario; si se empobreciera al copiar el habla madrileña, quedaría el consuelo de América, que habla andaluz sin sentirse disminuidos. Yerran al aceptar el término “latino”, pues asumen una simple atribución para diferenciarlos de la América anglo-sajona. “Latino” es el gentilicio de El Lacio, la región de Roma, ampliado a todo el Imperio. Pero en América, como aquí, la palabra “niño” no sólo define a los menores de 12 años. Es término de cercanía; “niño” y “niña” pueden tener treinta años. Pero la expresión “chico” y “chica” podrá parecer más “fisna” a los creedores del cuento. Nada más. No hay motivo para desdecirnos de nosotros; cambiar nuestro léxico no nos hace más cultos, pero desfigura nuestro carácter, nuestra cultura. Es posible que estén consiguiendo asimilarnos, llevan siglos intentándolo.  

COMENTARIOS

Autor en Andalucia Información

Rafael Sanmartín

Rafael Sanmartín es periodista y escritor. Estudios de periodismo, filosofía, historia y márketing. Trabajos en prensa, radio y TV

Patio de monipodio

Con su amplia experiencia como periodista, escritor y conferenciante, el autor expone sus puntos de vista de la actualidad

VISITAR BLOG
Publicado: 28/07/2019 ·
22:42
Actualizado: 28/07/2019 · 22:42
chevron_left
El metro “tampoco se podía hacer”…
chevron_right
No sólo Blas Infante