Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 04/08/2021

Mundo

La policía neozelandesa desbarató dos planes para atentar en 2019 en su país

Uno antes y otro posterior al ataque supremacista perpetrado el 15 de marzo de ese año contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Nueva Zelanda.

La Policía de Nueva Zelanda desbarató dos planes para atentar en 2019 en su país, uno antes y otro posterior al ataque supremacista perpetrado el 15 de marzo de ese año contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, que dejó 51 muertos, informaron este martes fuentes policiales.

El consultor en seguridad nacional de la Policía neozelandesa, Cameron Bayly, reveló hoy al inicio de una conferencia sobre contraterrorismo y violencia extremista, celebrada en Christchurch, que antes del ataque contra las mezquitas, un extremista planeó el asalto armado contra una escuela, sin revelar más detalles.

“En 2019 vivimos un día horroroso en esta ciudad, aunque estuvimos muy cerca de tener múltiples y potenciales incidentes de tiroteos masivos", declaró Bayly al precisar que el hombre que intentó atacar la escuela era "un ávido consumidor de material extremista (aunque) no está claro qué es lo que impulsaba su comportamiento" y tenía "planes altamente detallados".

El experto en seguridad también dijo que la Policía neozelandesa desbarató, a raíz de los reportes ciudadanos, otro plan terrorista unas dos semanas después del ataque realizado por el supremacista australiano Brenton Tarrant en el que murieron 51 musulmanes y que fue retransmitido parcialmente en directo en las redes sociales.

Tras la masacre en las mezquitas, "un individuo declaró su intención de llevar a cabo un ataque violento", indicó el experto, aunque las autoridades no identificaron los objetivos potenciales.

Por su lado, la directora general del Servicio de Inteligencia y Seguridad neozelandesa, Rebecca Kitteridge, alertó en su discurso el incremento de la ideología supremacista entre algunos extremistas neozelandeses, y cuyo número supera a los extremistas islámicos en el país oceánico.

Kitteridge alertó que "existe una posibilidad realista" de que el ataque de Tarrant "inspire" otro atentado en Nueva Zelanda.

Tarrant fue condenado en agosto de 2020 a cadena perpetua sin derecho a fianza por 51 cargos de asesinato, 40 de intento de asesinato y uno por terrorismo.

La conferencia anual es parte de las recomendaciones de la comisión que investigó el ataque supremacista, que además motivó una reforma a la tenencia de armas y una campaña mundial contra los mensajes de odio por internet y las redes sociales.

COMENTARIOS