Actualizado: 18:30 CET
Sábado, 14/12/2019

Mundo

El atacante de Manchester tenía problemas de salud mental

El sospechoso de 40 años fue detenido primero por agresión grave y luego por presunto terrorismo

  • Ataque con cuchillo en Manchester.

El hombre detenido este viernes en Manchester como sospechoso de terrorismo tras atacar a varias personas con un cuchillo en un centro comercial tiene problemas de salud mental, informó hoy la Policía.

El sospechoso de 40 años, que fue detenido primero por agresión grave y luego por presunto terrorismo, ha vuelto a ser ahora arrestado en virtud de la legislación británica de salud mental, después de haber sido "examinado por especialistas", indicó la Policía del Gran Manchester.

Los agentes confirmaron hoy que el detenido apuñaló a tres personas -un hombre y dos mujeres- mientras que otras dos mujeres resultaron también heridas en el incidente pero no de arma blanca, y ninguno está grave.


Sobre las 10.15 GMT del viernes, un hombre empezó a correr por el complejo comercial The Arndale del centro de Manchester blandiendo un cuchillo, tratando de herir a quienes encontraba a su paso, de acuerdo con algunos testigos.

El ataque sembró el pánico y numerosos clientes se refugiaron en el interior de las tiendas, que cerraron sus puertas para protegerles.

Las fuerzas de seguridad arrestaron poco después al sospechoso en las inmediaciones de la escena, y se dispusieron a investigar sus motivaciones.

Tras sopesar la posibilidad de que se tratara de un acto terrorista, después del que vivió la ciudad en mayo de 2017, la Policía local ha concluido que el sospechoso es un enfermo mental.

Manchester, en el norte de Inglaterra, fue blanco de un atentado suicida el 22 de mayo de 2017, en el que murieron 22 personas al explotar una bomba en el pabellón Manchester Arena, tras un concierto de la estadounidense Ariana Grande.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Putin exige retirar de Siria a militares extranjeros no autorizados
chevron_right
Los ecuatorianos piden fin de la violencia con un "cacerolazo"