Actualizado: 13:08 CET
Martes, 17/09/2019

Mundo

Una treintena de muertos y desaparecidos en naufragios en Filipinas

Han sido tres los naufragios acaecidos en las últimas horas

  • Naufragios en Filipinas.

Tres naufragios en el centro de Filipinas han dejado una treintena de víctimas, con 25 muertos confirmados y al menos 9 desaparecidos, que este domingo buscan los equipos de emergencia, mientras 55 personas han sido rescatadas con vida.

Los naufragios ocurrieron el sábado por la tarde en el estrecho entre la ciudad de Iloilo y la isla de Guimaras, en la región de Bisayas Occidental, debido a la fuerte marejada e intensas lluvias, informó hoy el Consejo Nacional de Gestión y Reducción del Riesgo de Desastres (NDRRMC).

"Las tareas de rescate continúan, el tiempo hoy ha mejorado lo que está permitiendo que los equipos de emergencia puedan trabajar. Hoy se han recuperado 14 cadáveres", señaló en declaraciones telefónicas a Efe la portavoz de la Oficina de Gestión y Reducción de Riesgo de Desastres de la provincia de Iloilo, Donna Magno.


Las embarcaciones naufragadas son el Chi-chi, con 4 tripulantes y 47 pasajeros a bordo; el Kezziah, con solo 4 tripulantes, y el Jenny Vince, que llevaba 39 pasajeros y 5 tripulantes, según el recuento facilitado por el NDRRMC.

Las víctimas mortales, todas ya identificadas por familiares excepto una, corresponden a los pasajeros de los botes Chi-chi y Jenny Vince y entre ellas hay un menor, mientras que todos los tripulantes del Keziah sobrevivieron.

Magno indicó que todas las víctimas identificadas son filipinas, la mayoría residentes de Iloilo y Guimaras, al tiempo que han identificado a diez turistas locales, procedentes de otras regiones del país.

Los servicios de emergencia, apoyados por equipos de la Cruz Roja de Iloilo, están atendiendo a los supervivientes, "todos fuera de peligro, aunque algunos están todavía en estado de shock".

El portavoz de la Guardia Costera, el capitán Armand Balilo, apuntó que las operaciones de búsqueda y rescate siguen en marcha, aunque se ha prohibido la navegación temporalmente en la región de Bisayas Occidental, así como en otras afectadas por el mal tiempo, como Bicol y Bisayas Central, todas ubicadas en el centro del país.

Balilo señaló que los botes que naufragaron partieron porque hacía buen tiempo en el área antes de que ocurrieran los accidentes y apuntó a que una "posible ráfaga repentina" hizo que volcaran los botes.

"Es el fenómeno de una tormenta que ocurre en medio del mar, lo que llamamos chubasco en la comunidad marítima. Eso probablemente fue la razón detrás de los naufragios de los tres barcos", aclaró.

Las autoridades han responsabilizado de los naufragios al mal tiempo y los monzones provocados por la cercanía de la depresión tropical Hanna, que en las próximas 24 horas se podría transformar en una tormenta tropical con vientos de entre 60 y 88 kilómetros por hora, según la estación nacional de meteorología Pagasa.

Hanna se encuentra hoy a unos 1.000 kilómetros de la costa este de Filipinas, pero sus efectos ya se han hecho sentir en forma de fuertes lluvias en prácticamente toda Filipinas, que podría recibir hasta cuatro tormentas tropicales en agosto según Pagasa.

Alrededor de 20 tifones y tormentas azotan Filipinas cada año, ya que el archipiélago se ubica en el cinturón de tifones y terremotos del Pacífico, y es uno de los países del mundo más propensos a desastres naturales.

Además, los accidentes marítimos en Filipinas se cobran cada año decenas de vidas, la mayoría en naufragios causados por el mal tiempo, el incumplimiento de las normas de seguridad, el defectuoso mantenimiento de los equipos o la sobrecarga.

El suceso más grave en la historia moderna de la navegación comercial sucedió en Filipinas en 1987, cuando el transbordador Doña Paz zozobró en aguas de Leyte tras colisionar con un petrolero y murieron 4.341 personas.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Un terremoto de 6,2 grados sacude el noreste de Japón
chevron_right
El Papa pide rezar por las víctimas de los tiroteos de EEUU