Actualizado: 10:40 CET
Domingo, 09/08/2020

Mundo

El Samur tardó 9 minutos en llegar a la pista

Los servicios de emergencias del Ayuntamiento de Madrid tardaron nueve minutos en llegar a la pista del aeropuerto de Barajas donde el pasado 20 de agosto se produjo el accidente del vuelo Jk5022 de Spanair.

  • Donde tuvo lugar el accidente
Los servicios de emergencias del Ayuntamiento de Madrid tardaron nueve minutos en llegar a la pista del aeropuerto de Barajas donde el pasado 20 de agosto se produjo el accidente del vuelo Jk5022 de Spanair. 

Así lo explicó la semana pasada el director general de Emergencias y Protección Civil, Alfonso del Álamo, durante la comisión ordinaria del área de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, quien quiso insistir en el buen trabajo de los profesionales del Samur señalando que, según los datos registrados, en algo menos de dos horas todos los supervivientes estaban ya en diferentes hospitales de la capital. 

Tras las protestas de algunas de las víctimas del accidente, que se cobró la vida de 154 personas, de que los servicios de emergencias habían llegado tarde e incluso el testimonio de una de las heridas, médico de profesión, que señaló que si ella misma no se hubiera diagnosticado habría muerto ante la actuación de los sanitarios de ese día, Álamo quiso dejar claro que en el puesto el aviso se recibió a través de la radio del Samur a las 14.27 horas y el primero de los efectivos movilizados llega a las 14.36 horas al lugar de los hechos. 


Así, el responsable municipal hizo un relato cronológico de los hechos de aquel fatídico día, indicando que a las 14.27 horas “el puesto de radio del Samur recibió un aviso de un camionero que, al circular por la M-50, vio que un avión de pasajeros había caído al tratar de despegar y que había mucho humo y llamas”. 

“Desde la central del Samur se rellamó a esta persona para confirmar los hechos (...), indicó.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Gobierno y Comunidades apuran la negociación
chevron_right
Alerta ante la posible venta de aceite contaminado